Qué mirar antes de comprar un vehículo comercial de ocasión

26 Septiembre, 2016 por

Antes de comprar un vehículo hay que fijarse en muchas cosas, pero, si encima éste es un vehículo de ocasión, debemos presarle aún más atención a cada detalle si queremos evitarnos disgustos innecesarios.

Qué mirar antes de comprar un vehículo comercial de ocasión5

No todo en el mercado de segunda mano son coches “al uso”, también hay una nutrida oferta de vehículos de trabajo. Escoger una buena unidad de estas “mulas de carga” modernas no debe ser problema teniendo claras una serie de consideraciones.

Dentro de esta categoría de vehículos de uso profesional incluiré furgonetas ligeras, furgones y pick up, dejando de lado los llamados “vehículos de empresa” por tratarse de coches usados mucho más convencionales.

Sea cual sea nuestra necesidad y/o elección, hay que pararse a pensar en que estos “comerciales” en la mayoría de los casos han llevado una vida azarosa; por ello habrá que revisar el estado de cada una de ellos con especial detenimiento.

Aunque habrá casos y casos, tenemos una serie de elementos comunes sujetos a inspección por el uso y abuso que se puede haber hecho de ellos. Yo empezaría por echar un ojo a las rótulas de dirección, o incluso a todo el sistema. Una existencia urbana, con subidas y bajadas de bordillos, aparcamientos descuidados y maniobras al límite, puede provocar desgastes prematuros –o incluso roturas “mal sanadas”-, con la consiguiente holgura en la dirección e imprecisión del mando.

Seguiría por los llamados “fungibles”: neumáticos, pastillas de freno, discos, muelles, amortiguadores, correas y líquidos. En muchas unidades, con el tiempo, se descuidan estos elementos, dejándolos en un estado de “aprobado pelado” para pasar las ITV –cada dos años, por cierto-.

Los vehículos destinados para el uso comercial más frecuentes son las furgonetas ligeras, furgones y las pick-up.5
Los vehículos destinados para el uso comercial más frecuentes son las furgonetas ligeras, furgones y las pick-up.

El mantenimiento del vehículo es primordial

El mantenimiento, como en todo coche, es crucial. Y, si se ha llevado de manera escrupulosa, no nos deben echar para atrás las enormes cantidades de kilómetros que seguro muchos de estos automóviles tendrán entre sus ruedas.

También convendría echar un ojo al embrague, ya que, a menos que optemos por una furgoneta de las que cubren largas distancias por autopista, es una pieza con mucha batalla a sus espaldas. Asegurémonos de que no patina al iniciar la marcha, que el pedal tiene suficiente resistencia en todo su recorrido y que las marchas entran –y no se salen- con corrección.

Muchos me preguntan por qué no hay más vehículos comerciales automáticos, pues tendrían más sentido, y yo les digo que tienen razón, pero que todo obedece a un tema de coste: se busca que sea un automóvil barato, no cómodo o “con sentido”. Pero poco a poco hay más fabricantes que ofrecen la opción y más compradores que la escogen.

Un último vistazo –aunque por obvio, ha de ser el primero- se lo ha de llevar la carrocería. He visto comerciales con abollones hasta en el techo. Y algunos de ellos ya oxidados marcando la vejez del golpe. Eso denota tanto un uso descuidado como un nulo interés en conservar cierta imagen (que por otro lado, repercute en una mala imagen de tu negocio…). Una vez le afeé a un amigo flotista el lamentable aspecto de sus vehículos y me respondió “¿Para qué los voy a reparar si la semana que viene los conductores van a volver a chocar con ellos?”. Pues vale. Igual habría que replantearse mantener esos conductores

Un punto más faltaría para acabar nuestra revisión, y es que el vehículo comercial en cuestión no tenga cargas ni gravámenes pendientes, pues, de haberlos y no saberlo…,  nos vamos a llevar “la furgo” con todas sus multas de aparcamiento.

Llegados aquí, ojo con elegir una unidad muy barata, pues, si sumamos reparaciones y mantenimiento de lo antedicho –y Dios no quiera que tenga algún pufo financiero…-, nos puede salir mucho más caro el collar que el galgo, y entiendo que, a la hora de adquirir un coche de trabajo usado, se busca no gastarse demasiado dinero ni tenerlo parado en el taller día sí,  día también.

Actualmente muchos autónomos y pequeños empresarios han descubierto la fórmula del renting, cuyas condiciones son casi las mismas que para un automóvil cualquiera. Plantearse adquirir un vehículo comercial procedente de esta modalidad puede ser una gran idea, ya que su estado y mantenimiento debe ser –y generalmente es así- mucho más cuidado, puesto que prácticamente todo va incluido en la cuota que paga el usuario. ¿La parte mala? Pues que suelen salir al mercado de ocasión con precios netamente más caros que su competencia. Pero al párrafo anterior me remito…

Antes de comprar un vehículo comercial de ocasión es muy importante que nos aseguremos de qué tipo de coche es el más apropiado para el trabajo que vamos a realizar. Antes de comprar un vehículo comercial de ocasión es muy importante que nos aseguremos de qué tipo de coche es el más apropiado para el trabajo que vamos a realizar. 5
Antes de comprar un vehículo comercial de ocasión es muy importante que nos aseguremos de qué tipo de coche es el más apropiado para el trabajo que vamos a realizar.

Pensar qué modelo necesitamos

Queda por analizar la oferta y variantes de las que hablé en el inicio y valorar lo que necesitamos. Aunque una furgoneta ligera (Citröen Berlingo, Volkswagen Caddy, Renault Kangoo…) es tremendamente funcional para toda distancia y uso –incluso familiar-, sus cajas pueden quedarse cortas, con lo que queda la opción de optar por un pick-up o por la consabida furgoneta.

Los primeros (Nissan Navara, Volkswagen Amarok, Ford Ranger…) son muy atractivos y realmente versátiles, ya que cumplen como coche de carga, coche convencional y todo terreno. Sin embargo, transportar bultos a  la vista de todos y sujetos a las inclemencias meteorológicas tal vez no sea lo ideal. Y, además, su precio es elevado y su boca de carga queda, por lo general, bastante elevada.

Las furgonetas y los furgones parecen más apropiados. Y, puestos a escoger uno de éstos, tenemos que prestar atención a su ficha técnica donde comprobar su tara (masa del vehículo sin ocupantes, pero con todos sus líquidos y combustible) y masa máxima autorizada (MMA: La masa máxima para la utilización de un vehículo con carga en circulación por vías públicas). En función del modelo y del fabricante, encontraremos distintas medidas e, incluso, un mismo modelo de un mismo fabricante puede tener varias configuraciones distintas. Mejor asegurarnos de cuál es la que nosotros queremos.

Y concluyo con los equipos más prácticos e interesantes con los que debería estar equipado nuestro vehículo comercial nuevo o usado según una reciente encuesta  de un portal especializado: sensores de parking con cámara 360º, cofres, bandejas y posavasos, ruedas antipinchazo… y media docena de duendes que carguen y descarguen ellos solitos (aunque, de momento, no existen ni como opción).

¿Te interesan los artículos sobre coches de ocasión? Echa un vistazo a la web del autor de este reportaje, Curro San Miguel.

Te puede interesar...

Curro San Miguel

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba