*

Michael Schumacher, el adiós de un mito

5 Octubre, 2012, modificada el 8 Octubre, 2012 por

El piloto alemán Michael Schumacher abandonará la Fórmula 1 a final de la presente temporada, después de una carrera plagada de éxitos que le han convertido en el piloto más laureado de la categoría reina del automovilismo. Repasamos aquí su trayectoria como homenaje a lo que es, un mito viviente de las carreras.

Michael Schumacher, el adiós de un mito6

Corría el año 1991 cuando un suceso extradeportivo que tuvo lugar en Londres iba a cambiar la historia de la Fórmula 1 para siempre. El piloto de Jordan Bertrand Gachot era condenado a ir a la cárcel después de una disputa con un taxista londinense que subió demasiado de temperatura. Este hecho imposibilitaba al piloto belga ponerse a los mandos de su monoplaza en el GP de su país, a disputar en el trazado de Spa Francorchamps. Eddie Jordan, dueño de la escudería que llevaba su nombre, tuvo que apresurarse en fichar a un sustituto. Ese recambio fue un por aquel entonces casi desconocido Michael Schumacher, al que su mánager Willi Weber vendió como el futuro de la Fórmula 1. Luego resultó ser verdad, pero dicen que en la conversación definitiva entre Weber y Jordan, el primero juró una y otra vez que el bueno de Michael había corrido muchas veces ya en Spa, cuando no era cierto.

Schumi al volante de uno de sus Benetton, el equipo que le dio sus primeros laureles. Foto: Wikimedia commons.6
Schumi al volante de uno de sus Benetton, el equipo que le dio sus primeros laureles. Foto: Wikimedia commons.

Podríamos decir que la fe ciega de Weber en su pupilo hizo que Schumacher se jugase su reputación en la que probablemente iba a ser su única oportunidad de brillar, porque la Fórmula 1 no perdona. Pero Michael brilló, ¡y vaya si lo hizo! Logró clasificar su modesto Jordan en la séptima posición de la parrilla de salida. Por desgracia para él, la rotura del embrague a los pocos metros de empezar la carrera belga le apartó de un fin de semana memorable (de hecho, su compañero de equipo Andrea de Cesaris, que partía mucho más atrás que Michael, acabó la prueba en segundo lugar).

Tal fue el rendimiento de Schumacher en el GP de Bélgica que Jordan apalabró con él su continuidad en el equipo. Sin embargo, Flavio Briatore fue más listo que nadie y firmó a Michael como piloto oficial de Benetton desde la siguiente carrera, el GP de Italia. Allí, Schumacher consiguió sus primeros puntos. Fue también en Benetton donde logró su primera victoria, en el GP de Bélgica de 1992, justo un año después de su debut.

1994: el año del despegue de Michael Schumacher

Tras dos temporadas y media en los que su talento se confirmó, Michael Schumacher comenzó la temporada 1994 como uno de los aspirantes al título. Un gran cambio de normativa puso patas arriba el mundo de la Fórmula 1, convirtiendo además al Benetton Ford del alemán en uno de los coches punteros. Su rival, una vez retirado Alain Prost, iba a ser Ayrton Senna, que había fichado por Williams ese mismo año. Las dos primeras carreras de la temporada fueron para “Schumi”, lo que acompañado de dos ceros de Senna, le otorgaban al piloto alemán una ventaja sustancial en la general.

En estas circunstancias llegamos al GP de San Marino de 1994, el fin de semana más negro de la historia de la Fórmula 1. La muerte de Ayrton Senna al chocar violentamente contra el muro de la curva de Tamburello (la segunda muerte del fin de semana tras la de Roland Ratzenberger un día antes) le otorgaba a Schumacher el papel de máximo favorito para el mundial. El campeonato iba camino de resolverse por la vía rápida, pero la exclusión de Schumacher por varias carreras tras una bandera negra en Silverstone e irregularidades en su monoplaza en Spa, hizo que Damon Hill, hombre fuerte de Williams tras la pérdida de Senna, llegase a la última cita a solo un punto del piloto alemán.

Aquel Gran Premio de Australia, disputado en el circuito de Adelaida, comenzó a mostrar la cara oscura de Schumacher, la del ganador despiadado capaz de lo que sea necesario por alcanzar el éxito. El de Benetton lideraba la prueba con Hill pisándole los talones cuando cometió un error, saliéndose de la pista y golpeando el muro. Con el coche probablemente dañado, Schumacher volvió al asfalto, Hill le atacó por el interior de la siguiente curva y Michael cerró la puerta. El resultado fue una colisión que acabó con ambos fuera de carrera y con el título mundial, el primero de su cuenta, para Schumacher.

El año 1995 fue mucho más sencillo para Schumacher. Benetton consiguió los motores Renault, que ya equipaban los Williams, y el segundo título del piloto alemán fue un paseo. Nueve victorias y un título sentenciado con varias carreras por disputarse.

Schumacher a Ferrari, el fichaje que cambió el rumbo del Cavallino

En 1997 Schumacher fue descalificado del mundial tras intentar ganarlo chocando contra Villeneuve. Foto: Wikimedia commons.6
En 1997 Schumacher fue descalificado del mundial tras intentar ganarlo chocando contra Villeneuve. Foto: Wikimedia commons.

Corría el año 1996, y del gran equipo Ferrari del pasado solo quedaban las migajas. Desde finales de los 70 ningún piloto al volante de un monoplaza rojo lograba imponerse en el mundial de pilotos. Y para ello ficharon a Schumacher, a razón de casi 30 millones de euros al año. El primer año con la escudería italiana fue un desastre, con un monoplaza muy poco competitivo (llegó a romper el motor en la vuelta de calentamiento del GP de Francia) que sin embargo no impidió al Kaiser imponerse en tres carreras, España, Bélgica e Italia, para delirio de los tifosi.

Un año después, y con el equipo técnico de Ferrari en plena reestructuración, Schumacher ya pudo luchar por el mundial. Su rival, de nuevo un Williams, aunque en esta ocasión pilotado por Jacques Villeneuve. El desenlace del título se quedó para la última carrera, como en 1994, aunque en esta ocasión en el circuito de Jerez. Villeneuve partía primero, Michael segundo. Ambos habían clavado hasta la milésima su tiempo en los entrenamientos oficiales. Sin embargo, el de Ferrari salió como un rayo y se colocó en cabeza de carrera. Así fue hasta el segundo cambio de neumáticos, cuando Schumacher empezó a perder ventaja respecto a Villeneuve. Las cuentas eran claras, el que quedase por delante era campeón del mundo. Consciente de ello, el hijo el mítico Gilles atacó a Schumacher en cuanto le tuvo a tiro. Michael, consciente de que se le iba el mundial, cerró la puerta buscando un contacto que cerrase el título allí mismo. Sin embargo, esta vez erró el golpe y quedó fuera de carrera, dejando vía libre para que Villeneuve se llevase el campeonato. No acabaron aquí las desgracias para Schumacher, que fue sancionado duramente por la FIA por aquella acción, viendo cómo era excluido de la clasificación del mundial de aquel año.

Michael Schumacher en 2006, durante la última temporada de su primera etapa: Foto: Wikimedia Commons.6
Michael Schumacher en 2006, durante la última temporada de su primera etapa: Foto: Wikimedia Commons.

Las temporadas 1998 y 1999 fueron dos nuevas decepciones para Schumacher y Ferrari, aunque por motivos bien distintos. En la primera Schumacher no pudo con un binomio Mika Hakkinen-McLaren Mercedes muy superior al resto, pese a lo cual mantuvo sus opciones hasta la última carrera en Suzuka. En 1999 parecía que iba a lograr al fin el título, pero un brutal accidente en Silverstone donde se rompió la tibia y el peroné apartó a Schumacher de los circuitos durante media temporada.

Finalmente el éxito llegó en el año 2000, cuando Schumacher se impuso a Mika Hakkinen y logró su tercer título mundial en el circuito japonés de Suzuka. Lo que no sabían ni Michael ni Ferrari era que este triunfo iba a ser el comienzo de la mayor época de dominio de la historia de la Fórmula 1. Ambos encadenaron cinco títulos mundiales seguidos, lo que catapultó a Schumacher a los altares de la Fórmula 1. Aún continuaría dos años más en Ferrari, un 2005 donde no pudo pelear por el título con un monoplaza que no estaba a la altura y un 2006 donde a punto estuvo de culminar una de las mayores remontadas que se recuerdan en la historia. Sin embargo, una rotura de motor en la penúltima carrera cuando lideraba le apartó de la lucha, dejando el título en bandeja a Fernando Alonso.

Al final de la temporada 2006 Schumacher decide retirarse de la Fórmula 1, y lo hace con una carrera memorable en el GP de Brasil, donde tras un pinchazo en las primeras vueltas se queda en última posición a punto de ser doblado. Poco más de una hora después cruzaba la meta cuarto tras una sucesión de adelantamientos y vueltas rápidas de las más espectaculares que se recuerdan.

2010: Michael Schumacher vuelve

Michael Schumacher volvió a la Fórmula 1 en 2010 con el objetivo de volver a ganar. Foto: Wikimedia commons6
Michael Schumacher volvió a la Fórmula 1 en 2010 con el objetivo de volver a ganar. Foto: Wikimedia commons

Después de tres temporadas fuera de las carreras, uno de los hombres más importantes en la carrera de Michael Schumacher, Ross Brawn, le convence para volver. El otrora ingeniero de Schumi y responsable estratégico de muchas de sus victorias era entonces el jefe de equipo de Mercedes, equipo que surge de la compra de Brawn GP, monoplaza que había dominado con suficiencia la temporada 2009.

Schumacher y Brawn se las prometían muy felices, pero lo cierto es que en ningún momento Mercedes fue capaz de proporcionarle un monoplaza ganador a Schumacher, que ha pasado con más pena que gloria en estas tres temporadas que ha disputado al volante de las flechas de plata.

Distintos detalles de lo que en su día fue sí que ha mostrado, como por ejemplo una brillantísima “pole position” este año en Mónaco. Sin embargo, ha sido superado regularmente por su compañero de equipo, Nico Rosberg, lo que demuestra que la mezcla entre su edad y los tres años que estuvo parado han sido demasiado para él. Siempre ha declarado que volvió para divertirse, y seguramente lo haya hecho, pero los aficionados siempre le recordarán por su primera etapa, ésa en la que consiguió 91 victorias, 7 títulos mundiales, 68 pole positions, 155 podios (uno de ellos, con Mercedes)… En definitiva, se va un mito de la Fórmula 1, y esta vez para siempre. Gracias, Michael.

Te puede interesar...

2 Comentarios

Rubén Fidalgo 5 Octubre, 2012

Él y Fangio son para mí los mejores de la historia. Gracias por habernos hecho disfrutar tanto.

maurizio 13 Octubre, 2012

tubimos que esperar 50 años para rematar los records de fangio 5 capionados del mundo aver quandos años tenemos que esperar que salga otro schumi que rematera los 7 de schumi grazias schumi.Eres el mechor y se mercedes le avia construido un coche mejor siguramente avriomos visto alcuna victoria mas.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba