¿Merece la pena comprar un coche embargado?

¿Merece la pena comprar un coche embargado?

12 febrero, 2018

Dicen que el futuro es de los osados, por ello empiezo hoy una pequeña serie destinada a las compras de coche complicadas por deudas, herencias, indocumentaciones y bajas definitivas. Porque en según qué casos y para algunos, puede compensar.

Bien, vaya por adelantado que yo no recomiendo la adquisición de ningún coche en situación irregular, si ésta no está bien explicada y el precio es, desde luego, más que atractivo.

Porque pelearse con los talleres o los chapistas es una cosa, pero litigar con la Administración Pública es otra muy distinta digna de la sátira de Larra del “Vuelva usted mañana” o de la caricatura genial de “Las siete pruebas de Astérix”.

¿Se puede vender un coche embargado?

Básicamente un automóvil se embarga por falta de pago del propio vehículo (a la financiera de la marca, al banco, a un compro oro…) o de importes asociados (multas, impuestos o estar recogido en una declaración de bienes aportada a Hacienda).

En el primer caso, interviene un juzgado, que es quien ordena la ejecución de la sentencia, y el procedimiento se tramita por la Ley de Enjuiciamiento Civil.

En el caso de las deudas con la Administración,  el procedimiento se rige por la Ley General de Recaudación y no necesita intervención de un juzgado ni la ejecución de una sentencia. Es la propia Administración quien ordena el embargo del coche en un orden similar al que sigue la Ley de Enjuiciamiento Civil antes mencionada.

Te puede interesar: Cómo comprar un coche en una subasta

Desde que un juez ordena el embargo de un coche hasta que éste se ejecuta, es decir, hasta que se ordena el llamado “precinto del vehículo”, suele pasar tiempo, incluso años, aunque últimamente están acelerando y siempre se ejecutan antes de que prescriba el delito, que viene a ser a los cuatro años.

En contra de lo que muchos piensan, los coches embargados sí que se pueden vender. Eso sí, para ser legales, si la intención del propietario deudor es hacer frente al “pufo” con lo que saque en la transacción, esa circunstancia habrá de ser recogida en contrato y el comprador podrá no entregarle el resto del importe hasta tener prueba de que el embargo ha sido levantado. Mucho ojo con las falsas promesas. Mejor todo por escrito, firmado por ambas partes  y en gestoría o notaría.

Si, por el contrario, el moroso decide vender el coche embargado para librarse de la deuda e irse de rositas, estará incurriendo en un posible delito de alzamiento de bienes con pena de prisión de uno a cuatro años y multa de 12 a 24 meses, que se traduce en un importe entre 720 y 288.000 euros. Y mucho ojo: estos años de crisis han sido aprovechados por muchos “deudores profesionales” que, en última instancia, se declaraban insolventes esperando salir por la puerta de la misma manera que entraron. Sin embargo, se han encontrado en el furgón de camino a la “trena” por lo que se considera reiteración delictiva. O sea, que han insistido demasiado en la misma dirección…

Especial: Cómo comprar o vender un coche, ¡todo lo que necesitas saber!

El coche embargado es transferible

Al llevar la documentación a Tráfico para hacer la transferencia, en ventanilla se te notificará el embargo (no es obligatorio, pero lo hacen) y, de estar de acuerdo, se efectuará el cambio de titularidad.

Otra cosa es  que el coche esté embargado y precintado. En ese caso, Tráfico renueva la titularidad, es decir, permite la transferencia, pero no expide permiso de circulación a nombre del nuevo propietario. Es más, hay que tener presente que dicho vehículo tiene prohibida la circulación y, si te paran, te inmovilizarán el coche y se lo llevarán al depósito municipal. Y sacarlo de allí no va a ser nada sencillo…

No te lo pierdas: Qué debes tener en cuenta al comprar un coche de segunda mano

En el caso de haber comprado un coche embargado “sin querer” (ese precio sospechosamente bajo, ese trato en la calle, ese vendedor gitano con más oro encima que el tesoro de la Infanta Mercedes…), podrás –y deberás- denunciar al vendedor por estafa y, acto seguido, demostrar que eres un tercer adquiriente de buena fe. Para ello, el procedimiento judicial adecuado es ejercer una “tercería de dominio” por la que habrás de acreditar que eres propietario del automóvil sin nada que ver con la anotación del embargo, y solicitar que éste se dirija contra otros bienes del deudor.

Más sencillo es ponerse en contacto directamente con el juzgado que ordenó el embargo para notificarle que eres adquiriente de buena fe y que no hay fraude de acreedores.

O más fácil todavía: puedes hacer por liquidar la deuda pendiente y sumar la reclamación del importe de la misma a tu denuncia.  Pero hazte cargo de que lo más probable es que te quedes sin ese dinero. Eso sí, al menos tendrás coche “legal” en pocos días.

Distinto es levantar embargos prescritos. En ese caso, se debe hacer a través de una solicitud de cancelación de la anotación de embargo por caducidad, presentándola en el Registro de Bienes Muebles de la provincia donde se encuentre la autoridad que decretó el embargo.

Aunque yo, insisto, huiría de este tipo de coches, puesto “blanco sobre negro” parece más difícil de lo que en realidad es. Farragoso y frustrante sí, pero es factible si se cuenta con toda la información y comprador y vendedor fundamentan su trato en el entendimiento. Como todo en la vida.

¿Sabes qué coche comprar y cuál no? Curro San Miguel te lo explica

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

JOSE 20 marzo, 2018

SI UN PADRE CON UN COCHE DE 20 AÑOS + O – MUERE SIN NOMBRAR EXPRESAMENTE LA HERENCIA DE SU COCHE Y EL HIJO, SIN COCHE TEMPORALMENTE, LO USA SIN DECLARARLO, TENIENDO EL VEHÍCULO CON EL CUENTAKILOMETROS BLOQUEADO EN 380.000 Kms. MERECE LA PENA HACERLO (DECLARAR ESA HERENCIA)?

CSM 20 marzo, 2018

Hola Jose.Tienes un artículo por aquí recientemente publicado sobre coches heredados. Respecto al hijo de tu caso, no tendrá problema al conducir el coche de su padre fallecido mientras no esté de baja ni tenga cargas legales y/o administrativas. No obstante, yo recomiendo que lo ponga a su nombre mediante acto notarial, pues lo que va a pagar por la transferencia y la transmisión patrimonial será muy-muy poco dada la antigüedad del vehículo. Lo de los kilómetros es lo de menos.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba