Reportaje

¿Merece la pena comprar tu propia máquina de diagnosis OBD?

14 fotos

Ampliar

09 de enero, 2019

Cada vez son más accesibles los equipos de diagnosis y lo cierto es que pueden ser muy interesantes. Sin embargo, sólo los más caros son verdaderas herramientas para reparar las averías. Vamos a ver qué se puede hacer con ellos y si merece la pena comprar o no un equipo de diagnosis por OBD.

OBD son las siglas inglesas de «Diagnóstico A Bordo» y lo que significan es que los automóviles fabricados a partir de 1991 llevan un puerto de comunicación para diagnosticar las averías que queden registradas en las distintas unidades de mando.

A partir de 1997, este puerto se estandariza para todas las marcas y, además, no sólo incluye la diagnosis de motor sino que integra todos los sistemas instalados en el vehículo, pasando a llamarse OBD II y es de éste del que vamos a hablar aquí, ya que el OBD I lleva unos conectores que son diferentes para cada marca y requieren de equipos de diagnosis más profesionales.

La estandarización del OBD II ha hecho que sea rentable para muchos desarrolladores el crear equipos de diagnosis que sirven para un gran número de vehículos y, al aumentar el número de unidades fabricadas, reducir sus costes y ofrecerlos a precios muy competitivos. Además, la proliferación de sistemas de comunicación inalámbricos como el Bluetooth o las redes Wifi y la gran potencia de los modernos smartphones, han hecho que todos llevemos en el bolsillo una máquina de diagnosis para el coche en potencia.

En la actualidad es posible comprar por menos de 10 euros un conector OBD II con Bluetooth con el que podremos comunicarnos con las unidades de mando de nuestro coche empleando el móvil o un ordenador portátil, pero ojo, no podemos pretender que un aparato de apenas 10 euros tenga las prestaciones de un equipo de diagnosis profesional que tiene un precio que supera en muchas ocasiones 100 veces esa cantidad y que son los que utilizan los talleres.

Qué pueden hacer los OBD II para smartphones

Las aplicaciones para móviles no suelen ser muy completas, aunque permiten diagnosis básicas.

14 fotos

Ampliar

Tanto en las plataformas de Apple como en las de Android existen multitud de aplicaciones para la diagnosis del coche. Las hay más completas (como Torque, por ejemplo) y más básicas, pero ninguna de ellas la debemos entender como una herramienta absolutamente infalible de diagnóstico como las que tienen en el taller.

Los equipos de los talleres y servicios oficiales pueden hacer muchas cosas además de leer las averías memorizadas. Pueden codificar unas llaves del antirrobo, leer valores reales, calibrar sensores, codificar inyectores, modificar ajustes en las unidades de mando, etc.

Los valores reales son una información muy buena, si sabemos interpretar lo que nos dicen. Mediante el equipo de diagnosis se puede leer el valor que está midiendo un determinado sensor en tiempo real, como la temperatura del refrigerante, la posición del pedal del acelerador, el grado de apertura de la EGR, etc.

Las aplicaciones para los móviles y los OBD II que se compran por apenas 10 euros sólo tienen acceso a algunos valores reales y a los códigos de avería que, por ley, son libres.

Qué son los códigos de avería OBD P0001 a P0999

El acceso a los valores que miden los diferentes sensores es interesante.

14 fotos

Ampliar

La ley obliga a que los fabricantes tengan una diagnosis que podríamos denominar como «abierta», «universal» o «libre». Esto significa que determinados fallos que quedan registrados en la unidad de mando tienen que ser accesibles por cualquier equipo de diagnosis.

Las averías registradas en las unidades de mando están codificadas con unas siglas. Dependiendo de si son de la unidad de motor, ABS, confort… tienen una letra y una serie de números. Los fallos «universales» son los que están comprendidos entre el P0001 y el P0999. Existe una tabla que indica qué significa cada uno de esos fallos. En este caso concreto, el código P0001 indica que hay un problema en el circuito de control de presión del raíl, mientras que el P0999 indica un fallo en la gestión de una electroválvula en una caja de cambios automática.

Cómo cuidar un cambio automático: errores que pueden romperlo

En un coche existen muchísimas más posibles averías que esas 1.000 universales, pero la ley no obliga a que sean «abiertas», así que todos los códigos de avería a partir del P1000 (incluido) son específicos de cada marca y modelo. Esto significa que, por ejemplo, el P1002 en un Ford Mondeo no se corresponde con la misma avería en un Volkswagen Golf.

Por este motivo, aunque compremos el conector OBD II, que es universal, para poder diagnosticar necesitaremos un software específico para nuestro coche, y esto vale una pasta, normalmente.

Con las aplicaciones para teléfonos móviles que hay, normalmente sólo tenemos acceso a los códigos universales y, como mucho, a determinados valores reales básicos.

¿Merece la pena entonces el comprar un OBD II para el coche? Pues, en mi opinión, sí. Por apenas 10 euros tienes la posibilidad de verificar algunos valores de los sensores del coche que, si tienes algunos conocimientos, te pueden dar una pista del fallo o verificar si todo está en orden. También puede servirnos para apagar la luz de avería del motor, si tenemos la suerte de que el código de ese fallo está comprendido dentro de los «universales» o si simplemente ha aparecido porque nos hemos quedado sin batería en el coche.

Cómo poner las pinzas para arrancar el coche: el peligro de avería grave

Lo que tenemos que tener clarísimo con estos aparatos son 3 cosas:

  1. No sirven para reparar una avería, sólo sirven para dar pistas de por donde pueden ir los tiros.
  2. Debemos tener unos conocimientos mínimos para usarlos y no estropear nada más.
  3. Salvo que tengamos el software específico, sólo acceden a unos pocos códigos de avería.

Mi consejo es que, si no estás familiarizado con el uso de estos aparatos o no entiendes lo que significa leer un valor real o un código de avería, no lo compres ni lo uses. Es más probable que líes una parda que el que soluciones el problema que te ha llevado a pensar que sería interesante comprar un OBD II por internet.

En el caso de conseguir un software que os permita un mayor acceso a los protocolos de las unidades de control de vuestro coche, el consejo es que no se os ocurra meteros a codificar valores (por ejemplo un mando nuevo para el cierre centralizado) con el móvil. Utilizad siempre un portátil con la batería cargada a tope y si es posible enchufado a la red. Como os llamen por teléfono en mitad de la codificación o se corte la comunicación por cualquier motivo, el resultado en la mayoría de los casos es que tendremos que tirar a la basura la unidad de mando y comprar una nueva. Es decir, que por experimentar con un aparatito de 10 euros hemos provocado una avería de mil.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    buen reportaje.

  • MOHAMED

    Hola

    Nisesto un MAQUINA de deagnosis fácil

    • Rubén Fidalgo

      Dependiendo del tipo de coche que quieras diagnosticar es mejor una u otra. Ninguna hace milagros y las buenas de verdad son caras, pero por precios relativamente accesibles puedes encontrar este tipo de herramientas como las que se comentan en el artículo.

  • Ariel

    Hola, me llamo Ariel y soy webmaster de comprardiagnosis y me pregunto porqué solo comentas las diagnosis genéricas y no las de protocolo específico que son mucho más completas…
    Pones que algunas específicas valen una pasta, pero no todas, Foxwell, Launch y Ucandas tienen versiones excelentes y a precios razonables.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche