Mercedes-Benz SLS AMG safety car F1

29 Marzo, 2010, modificada el 20 Abril, 2015 por

¡Conoce todos los secretos de esta joya de 571 CV de potencia que se estrenó en el GP de Australia!

En el circuito urbano de Melbourne del Gran Premio de Australia de F1 de este domingo debutó el nuevo safety car oficial más potente hasta el momento, durante el incidente de la primera vuelta. El Alas de Gaviota sustituye al SL 63 AMG, de las temporadas 2008 y 2009, y el C63 AMG Estate continúa como coche de atención médica.

El Mercedes-Benz SLS AMG, pilotado por el alemán Bernd Mayländer, está en el pitlane durante toda la carrera listo para actuar. Si el director de carrera requiere sus servicios por radio, el ex-piloto de DTM y su copiloto, el comisario inglés de la FIA, Pete Tibbetts salen a la pista y se ponen a la cabeza de la formación para guiar con seguridad a los monoplazas por el trazado del circuito.

Su motor V8 de 6,3 litros desarrolla una potencia máxima de 571 CV y entrega un par motor máximo de 650 Nm. El Alas de Gaviota acelera de 0 a 100 en 3,8 segundos, registros necesarios para que conseguir unos tiempos por vuelta excelentes ya que, de lo contrario, los neumáticos y los frenos de los monoplazas pueden enfriarse demasiado y sus motores llegar a sobrecalentarse.

Para llegar a la excelencia dinámica la carrocería de aluminio Spaceframe reduce el peso del conjunto a sólo 1.620 kg. El engrase por cárter seco permite montar el motor V8 AMG en una posición especialmente baja, lo que da como resultado un centro de gravedad más bajo del vehículo que junto con su situación retrasada respecto al eje delantero y el nuevo cambio Speedshift DCT AMG de doble embrague y 7 velocidades -en disposición transaxle, sobre el eje trasero, con cuatro programas de conducción y cambios rápidos de relación casi sin interrupción de la fuerza de tracción, en el modo manual M es posible cambiar de marcha en 100 milisegundos– mejoran el reparto de masas con un 47% delante y un 53% detrás.

En el desarrollo del tren de rodaje AMG se ha empleado tecnología procedente del automovilismo. Los ejes de trapecio articulado con componentes de aluminio garantizan una respuesta precisa al volante, de agilidad sobresaliente y baja inercia en los cambios de apoyo que permiten alcanzar velocidades muy elevadas de paso por curva. Además el bloqueo mecánico del diferencial garantiza una tracción excelente en combinación con el ESP de 3 niveles y los neumáticos 265/35 R19 y 295/30 R20 -delante y detrás, respectivamente- montados sobre llantas forjadas de 10 radios y peso optimizado.

El equipo de frenos cerámicos de alto rendimiento AMG con discos de gran tamaño –402×39 mm delante y 360×32 mm detrás- garantiza distancias de parada especialmente cortas y máxima resistencia, incluso en las condiciones más exigentes y extremas de conducción.

Todo el equipamiento tecnológico del safety car oficial de F1 es idéntico al del SLS AMG de producción en serie, excepto por el silenciador final de nuevo desarrollo que acentúa el rugido del motor atmosférico V8 de de altas revoluciones.

Exteriormente el safety car oficial de F1 se diferencia del modelo de calle por los adhesivos con el logo F1, los retrovisores exteriores de fibra de carbono y el equipo de señalización óptica de leds -más rápida y de menor consumo- con cámara de TV integrada que permite ver a los monoplazas desde un monitor del puesto de conducción. Este equipo se monta sobre una visera de carbono de nuevo desarrollo, probada en el túnel de viento, que garantiza que el alerón trasero -que se extiende a 120 km/h– reciba la corriente de aire adecuada para pegar el eje posterior al suelo, ayudado por el difusor.

Dentro, con las llamativas puertas de ala de gaviota levantadas, está el puesto de conducción -tan funcional como similar al del vehículo de serie- con unos asientos deportivos tipo bacquet AMG tapizados en cuero negro, con cinturones de 6 puntos de anclaje y una óptima sujeción lateral. En el túnel central, a la derecha de la AMG Drive Unit, se encuentran cuatro pulsadores de color para activar las distintas funciones de señalización óptica y la bocina que se activa a la entrada y salida de boxes. La consola central y algunas molduras del interior están realizadas en fibra de carbono y el volante AMG Performance -en cuero y alcántara- está achatado en la parte inferior, que lleva un aplique de metal, y lleva detrás dos levas metálicas.

Además del SLS AMG, el otro vehículo AMG de altas prestaciones del Mundial de Fórmula 1 es el Mercedes-Benz C63 AMG Estate que vuelve a ser el coche médico oficial, tras las temporadas 2008 y 2009, para prestar asistencia de emergencia en caso de accidente. Este rapidísimo familiar circula el último detrás de los monoplazas durante la vuelta inicial de la carrera, un momento crítico por la proximidad de los bólidos entre sí.

Este modelo Estate lleva bajo el capó un motor V8 de 6,3 litros y 457 CV de potencia máxima que rinde un par de 600 Nm transmitido por el cambio AMG Speedshift Plus 7G-Tronic. Además la suspensión ajustable, las llantas de aleación de 19 pulgadas con neumáticos 235/35 delante y 255/30 detrás, el bloqueo del diferencial y el ESP de 3 niveles, así como el equipo de frenos de alto rendimiento AMG con discos de material compuesto autoventilados y perforados en el eje delantero completan el conjunto.

Por fuera, el nuevo faldón delantero con entradas de aire más grandes revela las medidas introducidas para mejorar la refrigeración del agua, el aceite del motor y el cambio y la servodirección. Como en el safety car, el coche médico hace ostentación de su excepcional papel mediante los logotipos específicos F1, el equipo de señalización óptica sobre el techo y las lámparas de leds en el frontal y la zaga.

Dentro se sientan el piloto de carreras Alan van de Merwe y su copiloto el Dr. Gary Hartstein, el jefe médico oficial de la FIA. Los asientos traseros los ocupan dos médicos asistentes procedentes de una clínica especializada -previamente seleccionada- situada en las inmediaciones del circuito correspondiente. Todos son tipo bacquet con cinturones de 6 puntos. Además, los 485 litros del maletero llevan un completo equipo médico de emergencia que incluye un desfibrilador y un respirador.

En cada carrera hay dos safety cars y dos coches médicos oficiales -uno de cada para salir a la pista y otro de cada de reserva- con dos técnicos de AMG encargados de que estén a punto durante todo el campeonato. Desde hace 14 años, AMG pone a disposición el safety car oficial y el coche médico oficial de F1, y ya en 1984 un Mercedes-Benz Clase E Coupé AMG con motor V8 fue coche médico.

1996: C36 AMG y C36 AMG.
1997: CLK55 AMG y C36 AMG y E60 AMG.
1998 y 1999: CLK55 AMG y C55 AMG Estate.
2000: CL55 AMG y C55 AMG Estate.
2001 y 2002: SL55 AMG y C32 AMG Estate.
2003: CLK55 AMG y C32 AMG Estate.
2004 y 2005: SLK55 AMG y C55 AMG Estate.
2006 y 2007: CLK63 AMG y C55 AMG Estate.
2008 y 2009: SL63 y AMG C63 AMG Estate.
2010: SLS AMG y C63 AMG Estate.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba