Reportaje

Los coches de los magnicidios en España

9 fotos

Ampliar

20 de diciembre, 2019

Hoy se cumple el aniversario de uno de los atentados más famosos de la historia por su espectacularidad. El asesinato de Carrero Blanco fue uno más de los tristemente frecuentes magnicidios llevados a cabo en España, curiosamente, la mayoría relacionados con coches.

El 20 de diciembre de 1973 se produjo el atentado que acabó con la vida de Carrero Blanco mientras circulaba en su coche oficial tras salir de misa en su recorrido hacia la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros. No ha sido el único magnicidio ni atentado cometido en España contra un político de alto rango, aunque sí es el más conocido.

Con motivo de este aniversario damos un repaso a los coches implicados en los principales atentados a presidentes y políticos de primer nivel en nuestro país. Aunque Cánovas del Castillo y Canalejas también fueron asesinados, sus coches no tuvieron nada que ver en el magnicidio, por lo que no los incluimos en este artículo.

Juan Prim, Berlina 2 caballos: 27 diciembre 1870

En este carruaje fue asaltado Prim

9 fotos

Ampliar

El atentado contra Prim, que era el Presidente del Consejo de Ministros, está repleto de misterio y todo apunta a que las versiones oficiales ocultan una trama y un asesinato muy distintos de lo que está registrado en los libros de historia. Tras una reciente autopsia de su momia, la principal causa de su muerte parece haber sido un estrangulamiento, no las heridas producidas por los disparos de sus asaltantes.

Lo que sí es cierto es que el 27 de diciembre de 1870 su coche de caballos (de tipo berlina-coupé de 2 puertas y tirado por dos caballos) fue tiroteado en la Calle del Turco (hoy rebautizada como Marqués de Cubas) de Madrid mientras regresaba a su residencia presidencial tras acudir al Parlamento.

En la emboscada, dos carruajes cerraban el paso en la calle y al detenerse el cochero fue cuando los asaltantes aprovecharon para efectuar los disparos sobre Juan Prim. El cochero la emprendió a latigazos con los supuestos asesinos y con sus caballos para salir del cerco, pero el Presidente ya había sido alcanzado por los disparos.

La versión oficial de su muerte es que las heridas de su hombro se infectaron por los restos del abrigo que penetraron en la carne con los disparos, falleciendo 3 días después del atentado, el 30 de diciembre de 1870.

El coche de Juan Prim se conserva en el Museo del Ejército en Toledo.

Eduardo Dato, Marmon 34A: 8 marzo 1921

El coche de Eduardo Dato se conserva en el museo del ejército.

9 fotos

Ampliar

Con el nuevo siglo los coches dejaron de ser tirados por caballos de carne y hueso y pasaron a ser motorizados. El coche a servicio de Eduardo Dato, presidente del Consejo de Ministros entonces, era un Marmon 34A, un modelo americano de cierto prestigio en la época.

El atentado fue similar al de Prim. De nuevo se aprovechó el itinerario de vuelta a su domicilio para ejecutar la emboscada, que tuvo lugar en la Plaza de la Independencia de Madrid el 8 de marzo de 1921. Durante su recorrido, el Marmon 34A de Eduardo Dato fue seguido por los asesinos en un sidecar que en el punto citado se puso a su altura para efectuar los disparos y luego tratar de huir a toda prisa.

Marmon era un fabricante de coches americano y el modelo 34 se presentó en 1914, siendo el de Dato fabricado en 1917. Era un modelo que se había hecho famoso un año antes por sus prestaciones y por su concepción muy moderna, empleando el aluminio de manera extensiva en su carrocería y con detalles técnicos como los cilindros con válvulas en cabeza.

Su denominación de Marmon 34 hacía referencia a su potencia fiscal de 34 CV, con un enorme motor de 6 cilindros con válvulas en cabeza y construido parcialmente en aluminio, algo muy innovador en la época.

El Marmon 34A de Eduardo Dato carecía de cualquier tipo de blindaje y se conserva también en el Museo del Ejército de Toledo.

Dodge 3700 GT Carrero Blanco: 20 diciembre 1973

En contra de lo que se suele decir, este coche no era blindado.

9 fotos

Ampliar

Probablemente sea el atentado más mediático de nuestro país, incluso tiene una película que se titula como el nombre en clave empleado por los autores del atentado: «Operación Ogro».

Una vez más la emboscada tiene lugar en un recorrido habitual de la víctima, en este caso de camino al trabajo en lugar de a la vuelta como había sucedido en los anteriores.

Al salir de misa el día 20 de diciembre de 1973 y de camino a la Presidencia del Consejo de Ministros, en la calle Claudio Coello se detonaba una carga explosiva enterrada en un túnel hecho por los terroristas y el Dodge 3700 GT del presidente saltaba por los aires, literalmente.

En contra de la creencia popular, el Dodge 3700 GT de Carrero Blanco no era blindado, era un modelo estrictamente de serie con modificaciones mínimas para su servicio oficial, como el porta estandarte en la aleta delantera, sistema de comunicación y poco más.

El Dodge 3700 GT era el coche más caro y potente que se fabricaba en España en aquel momento. Su producción se llevaba a cabo en las instalaciones fundadas por don Eduardo Barreiros en Villaverde, donde actualmente está el centro de producción de PSA en Madrid.

Con una carrocería de 5 metros de longitud y un potente motor de 6 cilindros y 3,7 litros que rozaba los 170 CV, el Dodge 3700 GT era el coche que prestaba servicio a los políticos de más alto rango en España en los setenta.

Pese a no ser blindado, el Dodge 3700 GT soportó muy bien la tremenda explosión y los impactos contra la cornisa y el suelo tras caer de nuevo, algo que aprovechó la marca en una desafortunada publicidad de la época para destacar su robustez y fiabilidad.

El vehículo permaneció algún tiempo en el Museo del Ejército, pero no expuesto como los anteriores.

Audi V8 José María Aznar: 20 abril 1995

El blindaje fue clave para evitar daños personales.

9 fotos

Ampliar

Tras el atentado de ETA contra Carrero Blanco, las autoridades españolas empezaron a utilizar vehículos blindados para sus desplazamientos, una decisión a la que José María Aznar debe la vida. El excelente blindaje del Audi V8 (no confundir con A8) en el que viajaba el 20 de abril de 1995 fue, sin duda, lo que salvó la vida de quien sería posteriormente elegido presidente, entonces líder de la oposición.

Esta vez se empleó un coche bomba estacionado en la calle José Silva de Madrid al paso del vehículo de Aznar para perpetrar el atentado, que provocó heridas de diversa consideración a 20 personas y acabó con la vida de una anciana que se encontraba en su domicilio en plena línea de la onda de expansión de la explosión.

El Audi V8 de Aznar había sido adquirido un año antes del atentado para su uso como vehículo oficial y en una época en la que la banda terrorista ETA era bastante activa. El blindaje (de nivel A-40) del coche en cuestión añadía casi una tonelada extra de peso al vehículo y estaba preparado para mantenerse íntegro frente a armas del calibre 7,62.

Los primeros modelos del Audi V8 eran una evolución del Audi 200 con el motor V8 de 3,6 litros que sería sustituido posterior mente por el 4.2 de mejor rendimiento, que era el que montaba el coche de Aznar, con una potencia de 280 CV. El blindaje, además de cristales laminados antibala, contaba con paneles de carrocería de aramida y kevlar que fueron vitales para amortiguar al potencia de la onda expansiva y evitar la muerte de sus pasajeros.

Los restos del coche fueron vendidos como chatarra a un desguace.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche