Reportaje

Los coches de la transición en España: del Dodge 3700 GT al Audi 200

4 fotos

Ampliar

04 de diciembre, 2020

Los años de la transición en España fueron años de cambios sociales que también se vieron reflejados en el parque móvil. Vamos a dar un repaso a los coches más emblemáticos de aquella época que recordamos en este puente de la Constitución.

Con la muerte de Francisco Franco a finales de 1975 comenzaba en España una época de cambios políticos y sociales que se prolongó durante varios años. Unos historiadores dan por finalizado el proceso en 1982, con la llegada del PSOE al gobierno,y otros en 1986 con la entrada de España en la Unión Europea. Estos cambios sociales se vieron claramente reflejados también en el parque móvil nacional.

Una clara prueba de ello lo tenemos en los coches de ministros, que pasaron del Dodge 3700 GT, que se fabricaba en Villaverde, al Audi 200 Turbo fabricado en Alemania. Algunos de estos coches más emblemáticos de la transición los tienes en nuestro reportaje sobre Coches Míticos de los 70, pero hemos procurado no repetirnos en muchos.

Como verás, no sólo se trata de los coches de los políticos o de las autoridades como la policía, en general se trata de los coches que se veían con más frecuencia en las calles. Aquí va nuestra selección.

Chrysler 180: francés con acento americano

El Chrysler 180 tenía un diseño anticuado, pero era confortable y un lujo para los españoles de los setenta.

4 fotos

Ampliar

Desarrollado por Simca y Rootes, el Chrysler 180 nació con muchas ganas pero con pocos resultados en los mercados europeos, por lo que en 1976 se cesó su producción en Francia, apenas cinco años después de su lanzamiento. Su estilo con cierto regusto a coche americano en su diseño ya no encajaba en una Europa que asociaba coche americano con consumos desorbitados, justo en los años de la crisis del petróleo.

En lugar de achatarrar los moldes y útiles de la factoría de Poissy, la marca tomó la decisión de producirlo en la factoría de Barreiros en Villaverde. España era un mercado que tenía las puertas cerradas a las importaciones, y fabricar aquí el Chrysler 180 permitía abastecer una clientela que buscaba algo que no fuese un Seat o un Renault 12. El Chrysler 180 tenía mucho más empaque que la mayoría de productos nacionales y la verdad es que era un coche que se merecía una mejor aceptación que la que tuvo en Europa.

Para justificar su posicionamiento como modelo de lujo en España, aquí se ofreció con un motor dos litros y cambio automático que no estaba disponible en el resto de mercados y que gozó de cierto éxito. Además del Chrysler 180 2 litros, también se montó una versión con motor diésel que fue un éxito en el gremio de los taxis.

Seat 127: con pantalones de campana

El Seat 127 suponía un salto enorme respecto a sus predecesores, por fin un Seat de concepción realmente moderna.

4 fotos

Ampliar

El Seat 127 se presentó en 1972 y fue un éxito desde el primer momento. Desde luego merecía serlo porque era un coche con una concepción muy moderna. Podría decirse que su esquema técnico es el mismo que tiene hoy en día el Seat Ibiza, con un motor delantero transversal que permitía aprovechar muy bien el espacio, un comportamiento dinámico que todavía hoy te arranca una sonrisa y un diseño que en los años setenta era muy coqueto.

Se supone que venía para reemplazar al Seat 850, pero lo cierto es que era un coche infinitamente mejor, con más espacio, más lujo, mejores prestaciones y mejor fabricado. La clase media española estaba encantada con este nuevo modelo que, además, en España gozó de una carrocería de 5 puertas que no estaba disponible en Fiat.

Seat 131: para pudientes

El Seat 131 representaba a la parte alta de la clase media.

4 fotos

Ampliar

La clase media algo más pudiente daba el salto al nuevo Seat 131, que llegaba al mercado español casi con el final del régimen en 1975. Una berlina colocada un peldaño por debajo del Seat 132, que era el buque insignia de la marca española y un auténtico lujo para la época por sus formidables prestaciones y confortables asientos.

A un precio mucho más razonable y sin prescindir de muchas de sus cualidades, el Seat 131 se posicionaba como la alternativa al Seat 1500.

Las versiones con carrocería familiar tenían una gran capacidad de carga y con buenas prestaciones, por lo que fue un coche muy frecuente en la policía de aquellos años. Su color blanco corporativo y que de ellas salían los agentes del orden de la época dispuestos «a repartir», fueron conocidas popularmente como «lecheras».

Seat Ritmo: nueva imagen para la policía

El Seat Ritmo modernizó también a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

4 fotos

Ampliar

Evolucionado sobre el Seat 127 y ya con la democracia instaurada, llegaba el Seat Ritmo, un coche que debería reemplazar al Seat 124, pero que acabó conviviendo con él bastante tiempo.

Su diseño es muy característico y sus líneas siguen llamando la atención en la actualidad, lo mismo que su interior, con un cuadro de instrumentos muy completo en el que un pictograma con numerosos chivatos de alerta en las versiones más equipadas era un gancho muy llamativo por su espectacularidad.

Ligero, con motores modernos y un excelente aprovechamiento del espacio, el Seat Ritmo fue un buen producto al que le tocó vivir el divorcio entre Seat y Fiat. Los españoles se sacaron de la manga una serie de cambios lo bastante importantes como para poder producirlo ya sin la licencia de Fiat y bajo el nombre de Seat Ronda.

También fue un modelo relativamente frecuente con el uniforme de la Guardia Civil o de la Policía Nacional, que por aquel entonces lucía en color marrón.

Talbot Horizon: el Golf francés

El Talbot Horizon era un concepto muy similar al Golf, incluso en su estética.

4 fotos

Ampliar

Tras la crisis del petróleo y con cada vez más conciencia ecológica, Chrysler tiene claro que debe desarrollar un modelo utilitario económico, práctico y de concepción moderna. Así nace el Chrysler Horizon, un coche que se ríe a carcajadas cuando un fabricante habla de «plataforma global», ya que él nació con ese concepto hace casi 45 años.

Mientras que para los estándares americanos sería un utilitario, en Europa encajaba más en el segmento de los polivalentes compactos donde el Golf era ya el rey. Puesto que en España no estaban permitidas las importaciones, los españoles no podían optar al modelo alemán salvo en Canarias y algunas importaciones «paralelas», pero el Talbot Horizon se produjo en la factoría de Chrysler en Villaverde, así que podríamos decir que el Horizon se convirtió en cierto modo en el VW Golf español.

Lo cierto es que era un coche de concepción muy moderna, con un interior muy bien aprovechado y un gran nivel de confort, además de un excelente comportamiento en carretera. Aquí nos perdimos los potentísimos modelos desarrollados por Lotus y que fueron muy exitosos en competición, pero a cambio pudieron «correr» bastante por las calles con sus sirenas encendidas, al ser elegido también como coche oficial para la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Por sus buenas cualidades fue elegido Coche del Año en Europa en 1979 y Coche del Año en España en 1981. Una pena que la baja cotización de este clásico popular haya hecho que sobrevivan pocos ejemplares, porque fue un coche muy interesante.

Ford Fiesta: desembarco en Almusafes

El Ford Fiesta llegaba a España en 1976.

4 fotos

Ampliar

El Ford Fiesta llegó al mercado justo tras la muerte de Franco, con la transición ya lanzada y con aires de modernidad. Este utilitario se fabricaría en España, en la nueva factoría de Almusafes, y eso le abrió las puertas de un mercado cerrado a las importaciones y que lo recibió con los brazos abiertos.

Otro coche que se convirtió en un éxito y enseguida empezó a abundar en las calles, y eso que, aunque era un utilitario, no era un coche barato para la mayoría de los españoles de la época.

Renault 18: más que el 12

El Renault 18 fue una de las mejores berlinas de la época en su categoría.

4 fotos

Ampliar

Presentado en 1978, el Renault 18 se convirtió en un coche muy popular en España, en gran parte porque era una de las pocas berlinas de gama media que se podían adquirir aquí al fabricarse en la factoría de Valladolid. No tenía demasiados rivales en su momento, sólo modelos como el Chrysler 150/Talbot solara y Peugeot 504 que también se fabricaban en España.

La alternativa de Seat, el 124/131 era más popular, pero el R-18 era un producto de concepción muchísimo más moderna y en el que elementos como el cierre centralizado o los elevalunas eléctricos marcaban la diferencia en aquellos años.

Mercedes Clase S W116: el Rey

El rey Juan Carlos I estrenaba un Mercedes Clase S de idéntico color y generación que el de esta imagen.

4 fotos

Ampliar

En 1975 Mercedes presentaba su buque insignia al poner el motor V8 de 6,9 litros de cilindrada en su Clase S de la generación W116 y pocos meses después de este lanzamiento entraba a formar parte del parque móvil de la Casa Real un flamante Mercedes 450 SEL 6.9 del que te contamos aquí su historia.

Con la corona casi recién estrenada, el monarca tenía a su servicio una de las mejores berlinas de mundo, con la suspensión hidroneumática plagiada por Mercedes a Citroën y repleta de lujo y potencia. En su momento era la berlina de lujo más rápida del mundo.

Citroën CX: el español más caro

El CX fue el coche más sofisticado que se fabricó en España.

4 fotos

Ampliar

Presentado en 1974 al público, el inicio de la producción del CX en la factoría de Vigo unos meses más tarde abría las puertas a la sociedad española de una de las berlinas más sofisticada tecnológicamente de los años setenta. Su sistema hidroneumático con suspensión de altura constante, frenos de alta presión y dirección asistida con centrado automático lo convertían en uno de los coches más confortables y seguros que existían y durante muchos años fue el coche más sofisticado que se produjo en España.

Era el coche más caro de fabricación nacional y un modelo dirigido a los más pudientes en los años en que se sentaron las bases de la transición española.

Audi 200 turbo: coche nuevo Barrionuevo

Este Audi puso fin a la transición cuando los ministros del PSOE lo eligieron.

4 fotos

Ampliar

Llegó en la época en la que la mayoría de los historiadores dan por finalizada la transición española, con la entrada del país en la Unión Europea. Seguramente no es una casualidad que el coche de los ministros nacionales por primera vez no fuese un modelo de fabricación española, sino una berlina del país que sigue mandando en Europa.

La llegada del Audi 200 al parque de Ministerios hizo que la frase «Coche nuevo Barrionuevo» encabezase decenas de titulares en la prensa de la época, aludiendo al apellido de José Barrionuevo, Ministro de Interior por aquel entonces.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche