Reportaje

Los 5 mejores Maserati de la historia

8 fotos

Ampliar

14 de septiembre, 2020

Maserati acaba de lanzar el nuevo MC20 y es un buen momento para dar un repaso a cinco de los mejores Maserati de la historia y demostrar que es una marca que se merece mucho más reconocimiento del que tiene actualmente.

Maserati puede presumir de ser una de las pocas marcas de automóviles con más de un siglo de historia, más de 100 años repletos de modelos formidables, así que no ha sido fácil quedarse sólo con cinco para esta lista de los mejores Maserati de la historia. Lo que sí te aseguro, es que en ella no va a estar el Levante. Tampoco está el recién presentado MC20, un modelos que, según la firma italiana, supone el comienzo de una nueva era para la marca.

Sin lugar a dudas, uno de los que debería estar en la lista es el Maserati 250F, el monoplaza con el que el piloto más grande de todos los tiempos (Juan Manuel Fangio) logró sus primeras victorias en Fórmula 1 en 1954. Este automóvil que fue tan competitivo, como para lograr ser en 1957 el coche con el que «el gaucho» protagonizó la que es considerada como la carrera más épica de la historia, con una victoria increíble en el circuito más duro del mundo, Nürburgring. También los formidables y originales Birdcage con chasis tubular ultraligero. Sin embargo, vamos a dejar a un lado los modelos de competición y a centrarnos en las obras de arte que se podían matricular.

Maserati A6 G/54 Zagato

El Maserati A6 carrozado por Zagato es uno de los GT más bellos jamás fabricado.

8 fotos

Ampliar

El primer GT fabricado por la compañía fue el Maserati A6 que se produjo entre 1947 y 1956 con sucesivas evoluciones y diversas carrocerías. Sólo se fabricaron 139 ejemplares y hubo tal variedad de carroceros y versiones que podría decirse que no hay dos iguales.

De todos ellos, en mi opinión el más interesante es el Maserati A6 G Zagato, probablemente uno de los automóviles más bellos jamás construidos.

El nombre del Maserati A6 hace referencia a que su motor fue obra del maestro Alfieri y que era de 6 cilindros. Alfieri estaba considerado como uno de los diseñadores de motores de más prestigio del mundo, como se encargó de demostrar el fabuloso palmarés del mencionado 250F.

Zagato se encargó de vestir una de las últimas evoluciones de este formidable GT, el G/54 presentado en 1954. Su motor de 6 cilindros en línea y 2 litros de cubicaje rendía 150 CV (llegó hasta los 160 CV en 1956 al incorporar doble bujía por cilindro) que era una cifra espectacular para un motor atmosférico de sólo 2 litros hace casi 70 años.

Sus prestaciones eran excelentes en la época y su carrocería prácticamente una escultura sobre ruedas. Uno de los ejemplares más famosos es el que el propio Giani Zagato estrelló en un accidente, con el techo de doble cúpula y la peculiar forma en la que las aletas delanteras cubrían los faros delanteros, del que sólo se fabricaron 2 ejemplares en 1956 y que es el que sirve de portada para este reportaje.

Maserati 3500 GT

El Maserati 3500 GT era elegante y muy rápido.

8 fotos

Ampliar

Otra obra de arte sobre ruedas y uno de los coches preferidos para su uso personal del propio Juan Manuel Fangio, el Maserati 3500 GT fabricado entre 1957 y 1964 es otro de los mejores GT del mundo en su época. Los carroceros Touring y Michelotti fueron los que se encargaron de las carrocerías coupé y spider respectivamente y su trabajo fue extraordinario.

Te interesa: El Maserati 3500 GT de Fangio

Es considerado como uno de los deportivos más elegantes de la historia y sus prestaciones eran también sensacionales gracias a su motor de 3,5 litros y 6 cilindros con una potencia que llegó a los 235 CV en las versiones con inyección, quedándose en 220 CV las alimentadas por carburadores Weber. Fue uno de los automóviles más rápidos del mundo en su época.

Maserati 4000 Quattroporte

Diseñado para volar por la nueva red de autopistas en Europa.

8 fotos

Ampliar

En 1963 Maserati presentaba el primer Quattroporte, una especie de versión de 4 puertas del Maserati Sebring, con el que compartía muchas similitudes estéticas y algunos elementos mecánicos, aunque se trataba de un modelo completamente diferente.

10 coches míticos de los años 60

El Maserati Quattroporte montaba un sensacional motor de 4 litros de cilindrada y 8 cilindros en V que rendía casi 260 CV, lo que permitía a esta impresionante berlina de 4 puertas alcanzar los 230 km/h y ser durante algún tiempo la más rápida del mundo. No es de extrañar, puesto que en su proyecto se especificó que su diseño debía estar adaptado para viajar lo más rápido posible por la nueva red de autopistas que empezaba a abundar en media Europa.

En los últimos años de producción, la primera generación del Quattroporte aumentó la cilindrada del V8 hasta rozar los 5 litros y la potencia llegó a los 295 CV.

En la actualidad es una de las berlinas de 4 puertas más cotizada por los coleccionistas.

Maserati Ghibli

El Ghibli alcanzaba los 270 Km/h hace más de medio siglo.

8 fotos

Ampliar

En 1966 Maserati presentaba al mundo un viento nuevo con una tecnología muy avanzada y un motor potentísimo: el Maserati Ghibli. Su afilada carrocería llamaba la atención con sus faros escamoteables y elegantes proporciones que dejaban claro que era un coche muy rápido.

Su V8 de 4,7 litros de cilindrada rendía 310 CV y permitían a este 2+2 alcanzar los 250 km/h y acelerar de 0-100 km/h en menos de 7 segundos, unas cifras espectaculares para un coche que, aunque con carrocería coupé y deportivo, estaba repleto de lujo y bastante pesado.

Sus ventas fueron relativamente buenas y se vendieron casi 1.500 ejemplares entre coupés y descapotables, una buena cifra teniendo en cuenta que era uno de los automóviles más caros del mundo en su momento. En sus últimos años el motor aumentó de cilindrada y potencia, elevando su velocidad máxima.

Maserati Khamsin

El Khamsin fue diseñado bajo la tutela de Citroën y vendido por De Tomaso.

8 fotos

Ampliar

En 1968 Maserati fue adquirida por Citroën y comenzaron algunos de los años más audaces de la marca italiana, hasta que en 1975 los problemas financieros de Citroën la dejaron de nuevo en una situación comprometida y buscando otro padrino, que acabaría siendo De Tomaso.

Uno de los mejores Maserati fue desarrollado en esos años y presentado a finales de 1972 al mundo, el Maserati Khamsin, que llegó para dar relevo al Ghibli y con el que compartía concepto de deportivo de gran lujo.

Más bajo y estilizado que el Ghibli, el Khamsin montaba la última evolución del V8 con la cilindrada aumentada hasta rozar los 5 litros de los últimos Ghibli. Con una potencia de 330 CV era capaz de alcanzar los 270 km/h con un confort inigualable. En su diseño llamaba la atención la parte trasera, con los pilotos como flotando montados sobre una pieza de cristal invisible.

Entre sus características únicas estaba su dirección asistida denominada DIRAVI y diseñada para el Citroën SM. Fue la primera dirección del mundo con asistencia variable en función de la velocidad, muy suave en las maniobras y directa a alta velocidad.

Te interesa: el Citroën SM

Aunque se mantuvo en producción desde 1974 hasta 1982, el Khamsin tuvo que compartir catálogo con el Kyalami, que empleaba la plataforma De Tomaso, que era la nueva propietaria de la compañía tras el descalabro de Citroën. Esto motivó que sus ventas fuesen muy escasas, con poco más de 400 ejemplares vendidos, lo que lo convierte en uno de los Maserati más exclusivos.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • 4rojo

    Y el México, y el Metal SS y el Bora…

    • Rubén Fidalgo

      Ya… habría sido más fácil elegir 5 malos que 5 buenos… Maserati ha hecho muchos de los mejores coches de su época.

  • 4rojo

    Merak SS, quería decir

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche