Reportaje

Las 5 carreteras más inquietantes

Ampliar

31 de octubre, 2019

Seguro que alguna vez te has encontrado en medio de una carretera desconocida y por la que no te cruzas a nadie durante kilómetros y has tenido una sensación extraña en ella. Aquí va una lista con las cinco carreteras consideradas más tenebrosas.

Hoy en día no es fácil perdernos en un viaje, casi todos llevamos un navegador en el móvil, ni tampoco acabar en una carretera por la que hace kilómetros que no ves ni un alma, están todas atascadas o con radares, pero existen cinco carreteras que resultan de lo más inquietantes por las leyendas que circulan sobre ellas.

CL-623 Camposagrado: una zona de avistamientos

La carretera que une la capital leonesa con algunos pueblos de la montaña, la CL-623 es otra de las que alberga algunas leyendas sobre extraños fenómenos, especialmente a la altura de la zona de Camposagrado. Lo cierto es que su nombre ya induce a creer algunas de sus leyendas.

Al parecer, en esta zona tuvo lugar una sangrienta batalla en septiembre del año 722 entre los hombres de Don Pelayo y Almanzor, con la sorprendente victoria del primero pese a la enorme desproporción en el número de combatientes, de más de cien a uno a favor del segundo.

Fue una de las batallas más sangrientas en estas tierras y los miles de caídos en combate al parecer no recibieron sepultura, ya sea por su enorme cantidad o por no poder diferenciar entre «moros y cristianos». Sea como fuere, para los amantes del esoterismo es una de las zonas más energéticas que hay en nuestra geografía y en ella son frecuentes los avistamientos de espíritus e incluso de OVNIS.

M6: una antigua calzada romana que espanta en Inglaterra

Parte del trazado de la actual M6 en Inglaterra discurre sobre la ubicación de una antigua vía romana con más de 2.000 años de antigüedad. Según las historias populares, la mayoría de los «encuentros» suceden en en el tramo entre Rugby y Carlisle, donde algunos afirman haberse cruzado con el espectro de soldados romanos, ancianos que, tras subirse haciendo autoestop desaparecen por arte de magia…

Lo que parece haber sido cierto es que hace años se cometió allí el asesinato de una joven el mismo día que iba a casarse, lo que ha dado lugar a leyendas que hablan sobre su alma atormentada vagando por la zona que se conoce como «la carretera de los horrores».

 

La niña de Valparaíso, en Cáceres

Cuenta la leyenda que en el siglo XIX desapareció sin dejar rastro una niña que viajaba en un carruaje el día de su primera comunión. A su paso por la villa abandonada de Valparaíso, los caballos que tiraban del coche en el que viajaba la familia se espantaron por la presencia de una manada de lobos y otras alimañas.

Un suceso similar tuvo lugar medio siglo después, y así nació una leyenda que afirma que algunos conductores que circulan por  la carretera que une Peraleda de la Mata con Torviscoso, en Cáceres, han visto el alma en pena de la niña desaparecida.

El túnel suizo de los espectros

Las ciudades de Basilea y Hagendorf están unidas por un túnel conocido como el túnel de Belchen en el que afirman que se suceden encuentros inquietantes, todos ellos muy similares a la popular leyenda de «la niña de la curva». Varios conductores afirman que se les ha aparecido en este túnel una anciana que camina por el mismo y que les hace señales para que se detengan y advertirles de que algo fatal está a punto de suceder.

El sanatorio maldito de Belitre Heilstätten, en Alemania

Formado por un complejo de 60 edificios, el sanatorio de Belitre Heilstätten es muy conocido porque entre sus «inquilinos» figura el propio Adolf Hitler. Fue un hospital militar que tuvo que ocuparse, por desgracia, de miles de soldados que padecieron las crueldades de las dos guerras mundiales.

Para acceder a él es necesario tomar el desvío de la carretera nacional L 88 hacia Fichtenwalde hasta llegar a la ciudad de Beelitzer y, una vez allí, continuar a través de un sendero y adentrarte en un bosque que casi esconde por completo el sanatorio hoy en día abandonado.

Los que se atreven a adentrarse en él padecen extrañas sensaciones físicas como cambios de temperatura sin explicación racional, susurros, etc.

Lo cierto es que en este lugar han coincidido tarados reales como el conocido como la Bestia de Beelitz que asesinó a seis personas en 1989.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche