Reportaje

Lancia Beta Mizar: ¿el origen del Tesla Model X?

12 fotos

Ampliar

19 de abril, 2020

En 1974 Lancia presentaba este concept desarrollado por el diseñador Michelotti que llamaba la atención por su solución para dar acceso a un habitáculo muy espacioso. El Lancia Beta Mizar es claramente una fuente de inspiración para el Tesla Model X, que toma algunas de sus soluciones.

Si preguntas hoy en día por una marca innovadora, seguramente que la respuesta sea Tesla. Es evidente que sus coches llaman la atención y que sus presentaciones son muy mediáticas, pero si rascamos un poco en la historia, realmente no son tan originales. El nuevo Cybertruck tiene una forma piramidal que recuerda mucho al Citroen Karin Concept y está claro que el Model X tiene un referente en este Lancia Beta Mizar.

En el Salón de Turín de 1974, Lancia presentaba este concept car en el que se innovaba en la búsqueda del máximo confort y seguridad para sus pasajeros. El habitáculo estaba diseñado para ofrecer la máxima amplitud y luminosidad. De esta forma sus ocupantes podían disfrutar de las vistas en el viaje, además de ganar en sensación de amplitud y libertad.

Tal vez te interese: 15 prototipos que se fabricaron en serie casi sin cambios

Sus puertas en forma de alas de gaviota estaban pensadas para hacer más cómodo el acceso, pero no sólo por dejar un mayor hueco para entrar o salir. Estas peculiares puertas permitían también que al entrar y salir del coche no nos mojásemos si estaba lloviendo, al quedar resguardados bajo ellas, como si fuesen una especie de cornisa.

Lancia Beta Mizar: alas de gaviota para todos

El Mizar usaba la plataforma del Lancia Beta, pero seriamente modificada.

12 fotos

Ampliar

El responsable del diseño de este concept fue Giovanni Michelotti, uno de los diseñadores más prolíficos de la época. De su lápiz salieron modelos como el BMW 700, los Triumph TR 4, Alpine A110… la lista es muy extensa y más todavía si añadimos a ella los concepts y prototipos, que se cuentan por decenas.

El Museo de Lancia en imágenes

El Lancia Beta Mizar se basaba en la plataforma del Lancia Beta, del que en España se llegaron a producir las versiones Coupé y HPE en la factoría que hoy es de Volkswagen en Landaben, Navarra.

Equipaba su mismo motor de gasolina 1.8 de 4 cilindros en línea colocado sobre el eje delantero en posición transversal con doble árbol de levas en cabeza. Este conjunto mecánico era muy compacto y de buenas prestaciones, lo que permitía aprovechar muy bien el espacio y un comportamiento alegre.

10 coches míticos de los 70: del vaquilla al bandido

El Mizar estaba repleto de soluciones interesantes, siendo sus puertas de apertura vertical lo más llamativo y extravagante, pero otras ideas eran mucho más prácticas. Por ejemplo, sus parachoques eran gruesos y protegían muy bien los grupos ópticos, especialmente los traseros, que eran enormes y se veían muy bien, también pensando en la seguridad.

Los faros delanteros escamoteables permitían un frontal muy afilado y una silueta muy futurista al Lancia Beta Mizar.

Lancia Beta Mizar: la inspiración del Tesla Model X

Aunque el concept era plenamente operativo, tenía problemas estructurales.

12 fotos

Ampliar

El Tesla Model X toma de este concept gran parte de su inspiración, como su arquitectura de 5 puertas con un amplio habitáculo. Incluso el diseño minimalista del salpicadero y de los asientos recuerda bastante en el Tesla al concept de Lancia.

El diseño de Michelotti, aunque bastante realista y realizable, no se llegó a producir en serie. Algunas ideas sirvieron para desarrollos posteriores, pero la idea de las puertas de apertura vertical tenía varios inconvenientes.

Curiosamente, los principales defectos de estas puertas en el Mizar están presentes también en el Tesla Model X. El primero de ellos es que, aunque permiten un cómodo acceso al habitáculo, resultan muy pesadas y caras de fabricar en serie. Al tratarse de un coche caro, el precio no es un problema, pero sí el segundo inconveniente: la rigidez estructural.

Basta con ver la fotografía en la que se muestra el Mizar con todas sus puertas abiertas para ver que la estructura principal del coche queda muy debilitada con tanto hueco abierto. Esto hacía que el Mizar torsionase bastante y que las puertas no cerrasen correctamente si el coche estaba algo retorcido, por ejemplo, con una rueda subida en un bordillo.

Exactamente el mismo defecto lo padece el Model X de Tesla casi medio siglo después. Pese al uso de aceros de alta resistencia, en el Model X las puertas tienen tanto peso y son tan grandes que someten a mucho esfuerzo al arco del techo. Si el coche no está sobre una superficie plana y, por ejemplo, tenemos una rueda subida en un bordillo, las famosas «falcon wings» no cierran correctamente, algo que pudimos constatar en nuestra prueba del Tesla Model X.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche