*

La rotonda mágica de Swindon

15 Noviembre, 2016 por

Es frecuente que en la naturaleza hayamos encontrado ejemplos que nos han servido para mejorar nuestro desarrollo. A lo mejor te sorprende saber que la solución a los atascos está en estudiar el comportamiento de las bandadas de aves o los bancos de peces, pero así es. Mira cómo.

La rotonda mágica de Swindon4

Las rotondas son una verdadera pesadilla para los conductores, pero la verdad es que existen para ayudarnos, aunque sea difícil de creer.

Si te parece que las turbo rotondas y las glorietas normales son complicadas, imagínate una en la que, para entrar en ella, existan otras 5 rotondas, una para cada vía que llega a la principal. Conocida popularmente como “La Rotonda Mágica de Swindon“, esta locura ha sido la solución al problema de la congestión de tráfico que siempre se generaba en este punto tan conflictivo de la ciudad británica de Swindon desde 1963.

Primero se planteó realizar cruces a distinto nivel, pero, tras consultar con el British Transport Research Laboratory, se llegó a la conclusión de que la mejor alternativa era añadir rotondas más pequeñas en las vías de acceso a la principal.

La idea surgió al estudiar el comportamiento de las aves que vuelan en bandadas y de los bancos de peces. En ellos hay una situación similar a la del tráfico de coches, porque concurren muchos individuos que vuelan, nadan o ruedan. Los pájaros no pueden dejar de volar ni los peces de nadar para evitar cruzarse, de modo que, cuando llegan a un punto común en el que podrían chocar, en lugar de frenar, realizan un giro. De este manera, evitan chocar y se mantienen siempre en movimiento.

No pares, gira gira…

Circular en esta rotonda parece complicado, pero en realidad mejora la fluidez.4
Circular en esta rotonda parece complicado, pero en realidad mejora la fluidez.

¿Cómo hacer que los coches no paren y no choquen entre sí? Pues la solución ha sido la misma que con las aves o los peces: hacerlos girar, pero de un modo especial.

En la rotonda grande central de Swindon se gira en sentido contrario al de las agujas de un reloj, mientras que en las pequeñas y en la exterior se hace en sentido horario. El resultado es que este punto, en el que confluyen 5 calles, es capaz de mantener la fluidez con una densidad de tráfico de hasta 6.200 coches por hora.

La rotonda mágica es un éxito desde que se finalizó su construcción en 1973. Evita atascos y los accidentes se han reducido, aunque, con una densidad de tráfico tan elevada, es imposible que no haya siniestros de vez en cuando.

Vídeo de la rotonda mágica de Swindon

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba