Reportaje

La historia del Ferrari F40 negro de Maradona

2 fotos

Ampliar

25 de noviembre, 2020

Acaba de fallecer el que para muchos es el mejor jugador de fútbol de toda la historia, Diego Armando Maradona, pero aquí nos gustan los coches, así que es un buen momento para recordar una historia que tiene al astro argentino como protagonista y un formidable F40 como excusa.

Hace tres décadas Maradona estaba en lo más alto de su carrera. En 1986 marcaba el que se considera el gol del siglo, el que encajó en las redes de la selección inglesa en el Mundial de Mexico 86. Prácticamente se convertía en un dios y todo lo que pidiese se le concedía, así empieza la historia de cómo acabó saliendo por las puertas de Maranello un Ferrari F40 negro para Maradona.

No era el primer Ferrari que tenía Maradona, que ya disfrutaba de un formidable Testarossa de color negro, un deportivo de gran lujo y formidables prestaciones que en 1984 presumía de ser uno de los coches más rápidos del mundo rozando los 300 km/h. En lo más alto de su carrera, Maradona encargaba a su representante Guillermo Coppola que hiciese las gestiones para hacerse con el nuevo supercoche que estaba desarrollando Ferrari con motivo de su 40 aniversario, el nuevo F40 que se presentaría al público pocos meses después.

Sobre el precio no habría problema, ni tampoco cómo entrar en la lista de compradores de semejante máquina, que ya tenía casi todas las unidades que se iban a fabricar con nombres y apellidos de sus propietarios. El principal problema era que Maradona quería que su Ferrari F40 en color negro, un color que no estaba disponible para este modelo.

Un Ferrari F40 negro de 470.000 dólares en 1987

El interior del F40 estaba desprovisto del más mínimo lujo.

2 fotos

Ampliar

 

Escuchar al propio Coppola contar la historia tiene su miga y te lo recomiendo, porque es un narrador formidable y ha vivido la historia en primera persona. El representante de Maradona cuenta cómo convence a Enzo Ferrari para que firme el contrato de venta de un F40 por valor de 470.000 dólares a nombre de Maradona, pero cuando el contrato ya está firmado, le dice que Maradona lo quiere negro, lo cual encoleriza a «il Commendatore», que en principio considera una ofensa pintar su última maravilla en un color que no sea rojo.

Como se suele decir, los negocios son negocios, así que Enzo accede a pintar por encargo el Ferrari F40 para Maradona en el color que el jugador ha pedido, «nero».

Maradona en aquel momento había sido fichado por el Nápoles, así que en uno de los viajes a Italia, Coppola acude a la pista del aeropuerto italiano a recibir a la estrella con el flamante F40 negro. Le acompaña el presidente del Nápoles, quien se sorprende de ver el Ferrari F40 en la pista y le pregunta al representante cómo se las ingenió para conseguir el bólido con tanta premura. Coppola le propone que se lo regale a Maradona, que aterriza como campeón del mundo, como mejor jugador de la historia y una de las estrellas más mediáticas del momento.

Te interesa: los Ferrari más feos de la historia

Cuando le pregunta al representante cuánto ha pagado por el F40, éste añade otros 400.000 dólares al precio del coche. Cuando le dice que pague 870.000 dólares de 1987 por el coche, el presidente del nápoles al principio se niega, pero el hábil representante consigue que se rasque el bolsillo y sacarle 1.000.000 de dólares al presidente, que sabe que recuperará el millón en una semana con Maradona en su equipo.

Nada más bajarse del avión, Maradona ve su flamante F40, se acerca a él con una enorme ilusión, se abraza a su presidente y a su representante y toda su alegría se desvanece en cuanto abre las puertas y se encuentra con un interior con menos detalles que un Seat Panda. Acostumbrado a los asientos de cuero, el climatizador, el equipo de sonido de su Testarossa, Maradona esperaba que el mejor Ferrari de la historia fuese todavía más. Cuando se encontró con un coche sin equipo de sonido, ni aire acondicionado… con nada que fuese superfluo o lujoso, decidió que no quería aquel coche.

El Ferrari F40 estaba en el extremo opuesto del Testarossa. Lejos de ser un gran turismo, el F40 era un automóvil de competición con lo imprescindible para poder ser matriculado, pero carente de todo lo innecesario que pudiera hacerle perder décimas frente al cronómetro.

La historia del Ferrari F40 de Maradona contada por su agente

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Gaston

    Esta nota esta mal

    Maradona nunca tuvo una F40 negra, simplemente porque jamas salio ni una F40 negra de la fabrica de Fiorano.

    La negra fue la Testarrosa, no la F40
    Nada coincide en la historia que narra Coppola.. Habla que compro la Ferrari cuando termino el mundial del 86, sin embargo la F40 no sale al mercado hasta septiembre de 1987.

    Jamas salio una F40 negra de las puertas de Maranello.
    Hay un video de Difilm en youtube que confirma que esto de la F40 negra es un mito o se le mezclaron las Ferraris a Coppola.
    Ahi se lo ve a Maradona, Giordano y Andrea Frigerio mostrando la flamante Ferrari que acababa de comprar antes del mundial de 1990. Y es de color Rosso Corsa.

    • Rubén Fidalgo

      Hola Gaston, me limito a transcribir la historia que cuenta el propio Coppola, es difícil que se le cruce la historia con el Testarossa porque cuando lo narra habla del Testarossa, de hecho cuando dice que Diego le pide el F40 él le dice que para qué si ya tiene el Testarossa. Si buscas en youtube la entrevista de Coppola, él mismo es el que lo dice con su propia voz. Conozco las dudas sobre la autenticidad de la historia, pero Coppola no tiene por qué mentir al respecto, sobre todo cuando la contaba estando vivo todavía el otro protagonista de la misma. Un saludo y gracias por tu acertado apunte.

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche