Reportaje

La historia de cómo un jeque se hizo con siete Porsche 959

8 fotos

Ampliar

03 de octubre, 2019

El departamento Porsche Exclusive nació hace 33 años para hacer realidad los sueños de los clientes más adinerados. He aquí uno de los pedidos más insólitos que han recibido.

Somos de sobra conscientes de que, con dinero, en el mundo automovilístico se llega hasta donde uno quiera. Que se lo digan si no al protagonista de esta historia. Abdul Aziz Khalifa Al Thani es un jeque perteneciente a la familia real catarí al que le apasionan los coches. Además, como deja patente su currículum, goza de muy buen gusto… El caso es que allá por 1989, cuando la extraordinaria división Porsche Exclusive contaba con sólo tres años de vida, los de Zuffenhausen tuvieron que enfrentarse a uno de los pedidos más inusuales que recuerdan. El señor Al Thani solicitó la construcción de siete unidades del Porsche 959 para agregarlas a su densa colección. Eso sí, cada uno tenía que ser de un color diferente, con un tapizado interior a juego y con una serie de elementos personales.

Los 5 mejores Porsche de la historia

¿Existe un Porsche 959 más exclusivo que este?

Por supuesto, nadie en la marca barajaba un «no» por respuesta. El pedido se hizo y llegó a su destinatario. Como es lógico, la discreción primó sobre cualquier otra cosa y esta es la principal causa por la que no ha trascendido nada de esto hasta mucho tiempo después… En 2011, Porsche Exclusive celebró su 25 aniversario y la ocasión resultaba inmejorable para exhibir al menos uno de esos 959 tan singulares. Finalmente, Porsche obtuvo el permiso del jeque y pudo así llevar hasta su museo de Stuttgart el 959 dorado que veis en imágenes. Ahora, el fabricante ha decidido rememorar en Facebook ese momento tan especial de su historia enseñándonos cada rincón de este precioso Grupo B.

Junto a él podemos ver dos unidades más de diferentes dueños. Sin embargo, la pintura dorada hace que el 959 de Al Thani resalte entre cualquier otro. Además del color tan característico, presentaba llantas de aleación a juego, rayas en marrón, beige y verde que subrayaban su cintura y tubos de escape fabricados en oro real. Todo el habitáculo era del mismo tono: volante, tablero, asientos de cuero, tapizado y alfombra. El escudo de armas de la familia también estaba hecho de oro y se podía encontrar estampado tanto en el volante como en el pomo de la palanca de cambios. ¡Menuda joya!

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche