Reportaje

La fábrica de Wolfsburg de VW cumple 75 años

3 fotos

Ampliar

29 de diciembre, 2020

Hace exactamente 75 años que comenzó la producción de automóviles en la factoría de Wolfsburg, la más importante del grupo Volkswagen, que iniciaba su actividad estando todavía medio destruida por los bombardeos aliados de la Segunda Guerra Mundial.

El 27 de diciembre de 1945 comenzaba de nuevo la actividad en la factoría de Wolfsburg y salía por sus puertas el primer Volkswagen tras la Segunda Guerra Mundial. La que ahora es la fábrica de automóviles más grande del mundo, prácticamente una ciudad completa, celebra así su 75 aniversario.

El Volkswagen fue un encargo directo de Hitler a su íntimo amigo Ferdinand Porsche y el KdF Wagen (así se llamaba al principio) se presentó multitudinariamente en 1938. Sin embargo, se produjeron muy pocas unidades del KdF Wagen para uso civil y los acontecimientos de 1939 dejaron claro que la verdadera idea de Hitler no era movilizar al pueblo sino a un ejército.

La mayoría de los Wagen producidos salían con carrocerías especiales desarrolladas con fines militares, como los Kübelwagen o los Schwimmwagen anfibios. Esto hizo que la factoría de Wolfsburg fuese uno de los objetivos de los bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

Con el fin de la contienda, Wolfsburg quedó bajo el control de las autoridades militares británicas, quienes tras varias dudas, asumieron la reconstrucción de parte de la factoría para reiniciar la producción del Volkswagen, esta vez definitivamente con fines civiles.

27 de diciembre de 1945: renace el VW Escarabajo

Este llamativo roadster fue un encargo del responsable de Wolfsburg para su superior.

3 fotos

Ampliar

Al finalizar la guerra, un grupo de ingenieros de la REME (Royal Electrical and Mechanical Engineers) comienza la reconstrucción de algunas de las zonas destrozadas por los bombardeos para poder reanudar la producción del Volkswagen Escarabajo.

Sus trabajos finalizan el 27 de diciembre de 1945 con el Ivan Hirst como responsable de la factoría. Este oficial británico podría ser el hombre que salvó a Volkswagen de desaparecer de la historia. Los británicos no daban un céntimo por el VW Escarabajo, un vehículo que encontraban obsoleto, feo y poco práctico. Hirst supo persuadir a sus superiores de las ventajas de reanudar su producción.

Entre sus trucos para lograrlo estuvo el encargo que hizo a Rudolf Ringel (responsable del departamento de desarrollo) para hacer un roadster a partir del VW para uso personal de su superior, el Coronel Charles Radclyffe. El llamativo Roadster de dos plazas y formas casi simétricas gustó bastante, hasta el punto de que los primeros descapotables del VW diseñados por el carrocero Hebmüller estuviesen claramente inspirados en este «one of».

Con la factoría todavía parcialmente destruida, la producción durante 1946 fue de sólo 1.000 unidades mensuales, mientras se continuaba con las labores de reconstrucción. Finalmente, la fábrica fue entregada de nuevo en 1948 al control alemán, asumiendo su dirección el ingeniero Heinrich Nordhoff, el artífice del milagro del Escarabajo, superando el millón de unidades fabricadas en 1955 y llegando a una producción anual de más de un millón de vehículos en 1961 gracias a sus campañas publicitarias y agresiva política de exportaciones.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche