*

Cómo actuar ante un accidente de tráfico

7 Agosto, 2012, modificada el 9 Agosto, 2012 por

La calma y el orden de actuación resultan fundamentales para auxiliar a las víctimas de accidentes de tráfico, según la ‘Guía de primeros auxilios en la carretera’ de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE).

Cómo actuar ante un accidente de tráfico1
Foto: Vía Wikimedia Commons, autor Michelangelo-36

Esta ‘Guía de primeros auxilios en la carretera‘ de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE) recuerda que los primeros diez minutos tras el accidente son fundamentales y que, por ello, hay que evitar la precipitación y seguir el protocolo PAS, que significa ‘Proteger, Alertar y Socorrer‘.

En primer lugar, el auxiliador debe procurar su propia protección. Para ello, tiene que detenerse sin crear nuevos peligros de circulación; inmovilizar el vehículo de forma adecuada y ponerse el chaleco reflectante antes de bajar del vehículo. A continuación, es prioritario restablecer la seguridad de la circulación. En este sentido, el conductor no implicado en el siniestro debe inmovilizar el vehículo fuera de la calzada y de la parte transitable del arcén siempre que sea posible. El conductor implicado, por su parte, tiene que apagar el vehículo y señalizar el accidente -colocando los triángulos y conectando la señal de emergencia en cualquier momento y las luces de posición de noche y en condiciones de poca visibilidad-. Además, el auxiliador debe evitar la modificación de las pruebas que puedan servir para la posterior investigación.

Entonces, y sólo entonces, hay que proteger a las víctimas. En la medida de lo posible, hay que acceder hasta ellas y permanecer a su lado. No hay que mover a los heridos, salvo que sea absolutamente necesario -como en caso de riesgo de incendio-. Una vez establecida la seguridad del lugar del accidente, se debe alertar a los servicios de emergencia a través del 112.

Finalmente, la guía desgrana consejos para socorrer al accidentado. Entre otras cosas, no hay que darle nada de beber, ni ningún tipo de medicamento, pomada o crema. Conviene, sin embargo, protegerle el cuello, aflojar las prendas que puedan oprimirle el mismo y las vías respiratorias, además de taparlo para que no pierda calor corporal. Asimismo, resulta fundamental valorar la consciencia, la respiración y la circulación sanguínea del accidentado.

Recuerda que seguir estos simples consejos puede ser la clave para salvar una vida cuando nos encontremos con un accidente en la carretera. Toda colaboración ante un siniestro, por mínima que sea, es necesaria.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba