Reportaje

Coches míticos: el Renault Fuego cumple 40 años

9 fotos

Ampliar

08 de agosto, 2020

El Renault Fuego es uno de esos coches que se quedan en la memoria. Sus formas eran muy llamativas y en muchos aspectos fue todo un pionero y se anticipó muchos años a la competencia. Este año cumple 40 años y le damos un repaso a su historia.

En 1980 Renault presentaba su nuevo coupé que daba relevo a los peculiares R-15 y R-17 de líneas muy audaces en las que resultaba imposible reconocer el modelo del que procedían, el R-12. Al igual que sus predecesores, el mítico Renault Fuego tomaba como punto de partida la berlina contemporánea de Renault, que en ese momento era el R-18.

Robert Opron se encargó de modificar las líneas sencillas de la berlina para convertirlas en un coupé muy llamativo en el que no podía faltar una de las obsesiones del diseñador francés, que debía de tener acciones en las compañías cristaleras, porque en todos sus diseños incorporaba algún cristal que había que sudar tinta para templarlo. En el Fuego la luneta trasera en forma de cúpula es el sello más «Opron» de sus líneas, aunque también las proporciones.

Puede que te interese: Renault 5, la respuesta francesa al Golf GTi

Sus mecánicas provenían directamente del R-18 y sus prestaciones, salvo en el caso del Turbo, eran más bien modestas y su dinamismo también bastante calmado. Más que un deportivo, el Renault Fuego era una especie de versión díscola de la berlina.

Renault Fuego: cordero con piel de…retriever

El diseño era muy llamativo, pero no se puede definir de deportivo.

9 fotos

Ampliar

Los motores no eran muy potentes (salvo los sobrealimentados) ni su dinamismo muy sport y la verdad es que sus líneas, aunque muy llamativas, tampoco eran agresivas sino más bien futuristas y elegantes, además de bastante prácticas, pues el Fuego ofrecía un interior muy espacioso para 4 pasajeros y un buen maletero pese a tratarse de un coupé.

Además de la cúpula trasera, en el diseño del Fuego llamaban mucho la atención las molduras de plástico que separaban el capó delantero y el portón trasero de los pasos de rueda, además de dar una especie de continuidad a los marcos de las ventanillas.

Te interesa: 10 curiosidades de Renault que no te imaginas

La verdad es que el Fuego es uno de esos coches en los que, con algunos retoques y unas llantas de tropecientas pulgadas como están de moda ahora, podría pasar por un modelo actual.

Se mantuvo en producción desde 1980 hasta 1992 y, aunque se sometió a una actualización al mitad de su vida, los cambios que introdujeron fueron mínimos, cambiando sólo algunos detalles en la parrilla delantera y en el salpicadero.

Renault Fuego: aprovechando al máximo

La primera generación del Fuego heredaba casi todo el interior del R-18 salvo los asientos.

9 fotos

Ampliar

Aprovechando al máximo los recursos, el interior del Fuego era básicamente el del R-18 pero con unos asientos diferentes, algo lógico, puesto que tenían que ser abatibles para dejar acceso a las plazas traseras. De mullido blando, llamaban la atención por sus pétalos laterales, al estilo de los del Alpine A610.

Videoprueba Renault Alpine A110 2019: el renacer de un mito

La segunda generación del Fuego ya recibió un salpicadero completamente nuevo que no era el mismo que se usaba en el R-18 (que también se actualizó) sino que se buscó unas formas más próximas a las del que encontrábamos en el R-25 (el coche que hablaba), con una llamativa capilla que cubría la instrumentación y parte de los mandos de la consola central.

Bastante espacioso, ofrecía un interior confortable a sus pasajeros y con un buen nivel de equipamiento para los estándares de la época.

Renault Fuego: ¿un deportivo turbo diésel?

El Fuego fue pionero en usar un motor diésel en un modelo de corte deportivo.

9 fotos

Ampliar

Hoy en día no nos extrañamos demasiado al ver las siglas TDi en un llamativo coupé como un Audi A5, pero a mediados de los años ochenta, los motores turbo diésel seguían teniendo la imagen de ser máquinas rudas para viajantes y taxistas, así que cuando Renault presentó el Fuego Turbodiesel supuso una pequeña revolución.

Lo cierto es que sus 88 CV lo movían muy bien y era un motor mucho más suave de funcionamiento de lo que era frecuente en la época. Para dejar espacio en el vano motor a esta mecánica, el capó de los TD tenía un pequeño abultamiento que le daba un aspecto incluso más deportivo que el de las versiones de gasolina. Fue uno de los diésel más rápidos del mercado, con una velocidad punta de 175 km/h.

Aunque no iba nada mal y tenía mucho empuje, el Fuego más deseado era el Turbo, pero de gasolina. Sus 132 CV parecían más por su poco peso (apenas una tonelada) y, al tener pocas inercias, no iba nada mal, aunque sus suspensiones eran demasiado blandas y para nada tenía un tacto realmente sport.

Renault Fuego: traspasando fronteras

El Fuego se llegó a fabricar al otro lado del Atlántico.

9 fotos

Ampliar

El Renault Fuego fue de los pocos modelos de Renault en traspasar fronteras fuera de Europa, llegando a comercializarse en Canadá e EE.UU. Incluso se fabricó en Argentina por la propia filial de Renault hasta 1992, año en el que dejó el mercado definitivamente.

Precisamente en Argentina es donde más repercusión tuvo el Fuego en el ámbito deportivo, al inscribirse y resultar bastante competitivo en el campeonato de turismos TC 2000, muy popular en el país americano.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Jorge Tesan

    Así es, en la Argentina se trató de un coche mítico y muy deseado. Tuvo un restyling de media vida diferente al europeo, que eliminó esas molduras negras de su cintura y tal vez no le quedó tan bien. Pero ¿quién no estaba enamorado de ese auto que además, inauguró las denominaciones con nombres de Renault, en lugar de 12, 18, 4, 9, etc? Aquí tuvo motores 2.0 y 2.2. Con este último motor y 116 C.V. (din), arañaba los 190 km/h. En el ámbito deportivo, competía con el Sierra XR4, que aquí no equipaba ningún motor Cosworth, sino un añejo Lima 2.3 de 4 cilindros en línea y carburador.

Síguenos en las redes

Ofertas en Autocasion.com

Aquí está tu coche