Reportaje

El Volkswagen Escarabajo descapotable cumple 70 años

62 fotos

Ampliar

12 de julio, 2019

En 1949 Volkswagen quiso expandir su gama de modelos para mejorar las exportaciones y presentó a concurso la creación de una carrocería descapotable para el Escarabajo. Hubo dos propuestas y ésta es la historia de por qué ganó la de Karmann y por qué nos perdimos el disfrutar del más bonito de todos los Escarabajos.

Esbozado por el mismísimo Adolf Hitler y materializado por su íntimo amigo y colaborador, Ferdinand Porsche, el Volkswagen Escarabajo nació justo antes de la Segunda Guerra Mundial y, aunque en sus primeros años su fábrica se centró en la producción de vehículos militares, justo al finalizar ésta comenzó su comercialización real. Cuatro años después de reanudada la fabricación se presentó la versión descapotable del VW EScarabajo que en 2019 celebra nada menos que setenta años.

Aunque las ventas del Escarabajo iban viento en popa, Heinrich Nordhoff (el hombre que se hizo cargo de la compañía tras la ocupación británica) tenía claro que era necesario un modelo descapotable para potenciar las exportaciones y empezar a llenar de divisas sus arcas para garantizar la expansión de su marca.

Todos tenían claro que el mercado con más dinero en aquella época era el americano, los ganadores de la Guerra, así que un cabrio era la mejor idea para potenciar las ventas, y la historia se encargó de demostrar que fue todo un acierto.

Nordhoff encargó a dos carroceros independientes el desarrollo de una carrocería descapotable para el Volkswagen: Hebmuller y Karmann. Ambos modelos fueron del agrado de la dirección de la marca y en 1949 se añadieron al catálogo de Volkswagen los descapotables Hebmuller y Karmann.

Volkswagen Hebmuller: la belleza que se llevó el fuego

Por desgracia, el fuego impidió que esta belleza pasase de apenas la fase de preserie.

62 fotos

Ampliar

Hebmuller desarrolló un precioso roadster de dos plazas de formas casi simétricas que enamoraba por sus proporciones y elegancia. En realidad, este diseño era básicamente una copia del Volkswagen especial que el coronel Charles Radclyffe encargó para su uso personal en 1946, mientras estaba al mando de la reconstrucción de la fábrica de Wolfsburg para reanudar la producción del Volkswagen tras los bombardeos que la destruyeron.

Radclyffe encargó a los empleados que transformasen aquel horrible coche (el Escarabajo no gozaba de muchas simpatías tras la Guerra) en un roadster similar a los modelos británicos, para conducirlo descapotado.

Para reducir los costes de producción, los responsables de diseño de Volkswagen cortaron un coche y cubrieron la parte trasera con un capó delantero, dándole una forma casi simétrica al coche.

Hebmuller tomó aquella idea para su proyecto de descapotable y el resultado es el que ves en las imágenes. Es el Volkswagen Escarabajo más cotizado y se pagan por él sumas claramente superiores a los 100.000 euros. El motivo es que la fábrica de Hebmuller sufrió un extraño incendio apenas unos meses después de ganar el concurso y obtener el encargo de Volkswagen de fabricar su descapotable. Del pedido de 2.000 unidades en firme encargado por Nordhoff, Hebmuller sólo llegó a ensamblar 696 ejemplares antes de que el 23 de julio de 1949 el fuego acabase con la viabilidad del proyecto.

Su escasez y su atractivo hacen que sea el Volkswagen más deseado por los coleccionistas.

Bernd Reuters: el artista que potenció las ventas

El estilizado lápiz de Bernd Reuters se encargó de hacer más atractivo el VW en la publicidad.

62 fotos

Ampliar

Además de sus cualidades propias, el éxito de ventas de los Volkswagen descapotables también tuvo mucho que ver con la excelente publicidad de la época. Los primeros carteles y anuncios se encargaron al artista Bernd Reuters, quien estilizó mucho las líneas de estos modelos y los hacía claramente más elegantes de lo que en realidad eran.

Su estilo era inconfundible y, aunque las campañas eran un éxito, su fallecimiento prematuro hizo que Volkswagen tuviese que encargar la continuidad publicitaria a los genios de la compañía americana de publicidad Doyle Dane Bernbach, quienes crearon un estilo inconfundible que se mantendría durante décadas. En sus campañas, una enorme fotografía era la protagonista junto con un titular llamativo y tres columnas de texto que describían de forma bastante irónica las cualidades del modelo.

Volkswagen y Karmann: un matrimonio de éxito

El matrimonio con Karmann fue muy fructífero y ha llegado hasta nuestros días.

62 fotos

Ampliar

El otro carrocero que recibió el “sí quiero” de Nordhoff fue Karmann y este matrimonio sí fue largo y exitoso, permaneciendo incluso hasta nuestros días.

A diferencia del Hebmuller, el diseño de Karmann apenas modificaba las líneas maestras del Escarabajo cerrado y conservaba las plazas traseras, aunque algo mermadas debido al espacio que ocupaba la capota y los refuerzos necesarios para mantener la rigidez de la carrocería al eliminar el techo.

Desde 1949, Karmann se ocuparía de materializar las carrocerías de los modelos descapotables del Escarabajo, así como las versiones deportivas tipo coupé de los Karmann Ghia y más tarde los Scirocco y Corrado.

Pese a ser menos atractivo que los Hebmuller, la calidad de fabricación y la seriedad de la compañía fueron clave para que las versiones descapotables del Escarabajo se mantuviese en producción durante muchos años hasta que el 10 de enero de 1980. De este modo, el VW Beetle Cabrio de primera generación fue uno de los coches que se ha mantenido en producción más años, con nada menos que 31 años siendo un éxito de ventas.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Jose

    Mira esto

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche