Aniversario del primer Peugeot moderno

Aniversario del primer Peugeot moderno

El Peugeot 203 es considerado el primer modelo de la marca de la era moderna tras la Segunda Guerra Mundial. Su fiabilidad mecánica, su confort y su alegre rodar se convirtieron en sinónimos de Peugeot durante casi medio siglo.

Peugeot es una de las pocas marcas de coches que puede presumir de tener más de un siglo de vida y a lo largo de todos estos años ha tenido multitud de protagonistas. Presentado en el Salón de París de 1948, el Peugeot 203 es considerado por muchos como el primer modelo de la era moderna de la marca. Pese a que muchas de sus soluciones técnicas no eran nada arriesgadas, fue el primer Peugeot tras la Segunda Guerra Mundial y muchas de sus cualidades han forjado la mejor imagen de la marca.

Hace unos pocos años tuve la oportunidad de probar el Peugeot 203 y me sorprendió lo agradable que era su conducción, en un coche que ahora cumple nada menos que 70 años y que es uno de los pilares de la historia de Peugeot.

Peugeot 203: ¿un americano en París?

Las formas y la abundancia de cromados del Peugeot 203 estaban hechos a imagen y semejanza de los modelos americanos de la época.
Las formas y la abundancia de cromados del Peugeot 203 estaban hechos a imagen y semejanza de los modelos americanos de la época.
Ampliar

La Segunda Guerra Mundial dejó a Europa medio destruida, en la ruina y con la imagen de los americanos en sus Jeep liberando las ciudades. América era la salvadora y todo lo del otro lado del Atlántico era visto con buenos ojos y estaba de moda.

Esto explica que las formas del Peugeot 203 (y la de muchos modelos europeos de la época, como el Volvo PV444) se asemejasen bastante a las de los Dodge, Chrysler y Ford estadounidenses, aunque a una escala más acorde con la realidad económica de una Europa devastada. Nada de grandes motores, nada de accesorios exóticos y los cromados, aunque presentes, se restringían a detalles que estilizaban las líneas en lugar de recargarlas.

En 1954 se llevó a cabo una actualización del diseño del Peugeot 203 en el que se cambió ligeramente la parrilla delantera y se aumentó el tamaño de la luna trasera. Sin embargo, se mantuvo el diseño de las puertas delanteras de tipo suicida (abren a contramarcha), una solución que empezaba ya a estar algo desfasada por motivos de seguridad.

Pese a que no se trataba de un modelo revolucionario, el Peugeot 203 estaba tan bien construido que se mantuvo vigente hasta 1960 y sus ventas no se resintieron demasiado pese a su veteranía.

Peugeot 203: fiable, cómodo y con nervio

El motor de 4 cilindros y 1.200 cm3 tenía un buen rendimiento y prestaciones en su época.
El motor de 4 cilindros y 1.200 cm3 tenía un buen rendimiento y prestaciones en su época.
Ampliar

Aunque su esquema técnico era muy conservador (motor delantero con tracción trasera, frenos de tambor en las 4 ruedas, eje rígido trasero…), el Peugeot 203 tenía algunas cualidades que hacían que se pudiera considerar un coche moderno. El accionamiento hidráulico de los frenos, la dirección por cremallera, la caja de cambios sincronizada o la culata de aluminio de su motor eran algunas de sus virguerías.

El motor era un 4 cilindros de 1.293 cm3 que conseguía una potencia de 42 CV y una respuesta muy agradable al acelerador. Sus prestaciones eran buenas para la época y, además, su construcción era muy robusta. Estas cualidades lograron que el Peugeot 203 se ganase una buena fama de fiabilidad y cierta deportividad, llegando a ocupar buenas posiciones en algunas competiciones deportivas tan prestigiosas como las Mille Miglia o el Rally Monte Carlo.

Sus 120 km/h de velocidad máxima eran algo estratosférico en una época en la que las carreteras no eran una maravilla y la gasolina estaba racionada. El tiempo que duraba un viaje dependía más de que el coche no tuviese que parar por algún problema técnico que por la velocidad que alcanzase, y el Peugeot 203 era una garantía de llegar a tiempo.

Peugeot 203: cabrio, berlina, familiar e incluso pick up

El Peugeot 203 cabrio tenía una silueta de más seductora.
El Peugeot 203 cabrio tenía una silueta de más seductora.
Ampliar

Además de la fiabilidad y las prestaciones, otra de las cualidades que logró que el Peugeot 203 llegase a vender casi 700.000 unidades en una época en la que tener un coche era un lujazo fue su versatilidad. La plataforma del 203 era lo bastante robusta como para que sobre ella se pudiesen montar carrocerías de berlina, coupé, cabrio, familiar e incluso una camioneta tipo pick up con una caja de tablas de madera.

De todos ellos, los Peugeot 203 Coupé y Cabrio son los más buscados por los coleccionistas. Además de que se produjeron menos unidades, sus carrocerías de 2 puertas son realmente bellas.

El interior del Peugeot 203 sorprendía por sus asientos delanteros con dos banquetas independientes en una época en la que la moda era un banco corrido. Relativamente amplio para su tamaño, el 203 era de los coches más confortables para viajar en su época, gracias a la suavidad de sus suspensiones y el mullido de sus asientos.

El Peugeot 203 en España: para oficiales de aviación

El Peugeot 203 fue relativamente frecuente en una España con las fronteras cerradas.
El Peugeot 203 fue relativamente frecuente en una España con las fronteras cerradas.
Ampliar

En una España con las fronteras cerradas a los coches importados, sorprende ver que existen bastantes (relativamente) unidades matriculadas en nuestro país. El motivo es que fue un coche usado con cierta frecuencia por los oficiales de aviación nacionales, de modo que algunos pasaron las aduanas españolas en su época.

También las Islas Canarias tuvieron ciertas facilidades para importar los Peugeot 203, de modo que se pueden encontrar piezas nacionales de este gran coche.

En cuanto a cotizaciones, el Peugeot 203 varía mucho dependiendo del tipo de carrocería y su estado. Los más valorados son los Cabrios y Coupés, con precios que oscilan entre los 19.000 y los 35.000 euros por una pieza en perfecto estado.

Las berlinas se mueven entre los 7.000 euros de un ejemplar en estado de marcha hasta los 12.000 por uno impecable.

Si te animas a hacerte con uno es importante que compruebes que conserva todos sus elementos originales pues no abundan los recambios para el Peugeot 203, sobre todo en lo que a carrocería e interiores se refiere. Del motor, la caja de cambios y el eje trasero es más fácil conseguir piezas, así como de los frenos.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba