Reportaje

El formidable Maserati México cumple 55 años

10 fotos

Ampliar

08 de octubre, 2021

El Maserati Mexico presentado en 1966 fue uno de los mejores GT del mundo en su momento, un modelo que sentó las bases de algunos de los modelos más prestacionales de la marca y con un sensacional V8 italiano en sus entrañas.

Tomando como punto de partida la base del Maserati Quattroporte, Maserati y Vignale acortaron su distancia entre ejes 11 centímetros y rediseñaron el perfil de la berlina para convertirla en un elegante coupé de 2 puertas y 4 plazas. Nacía así el Maserati México en 1966 y gracias a su estilo, su calidad y sus prestaciones se convirtió de inmediato en uno de los mejores GT del mundo en su momento. Por desgracia, las finanzas de Maserati estaban al límite, hasta el punto de ser comprada por Citroën apenas dos años después, lo cual influyó en las escasas ventas del Mexico, del que sólo se fabricaron 485 ejemplares muy cotizados en la actualidad.

Con un estilo muy clásico, el Maserati México ofrecía un nivel de prestaciones de primer nivel gracias a su excepcional motor V8 con un diseño muy moderno y excelente rendimiento. Convenientemente adaptado para el uso civil, esta mecánica provenía de los 450 S de competición y estuvo disponible en el Maserati México con dos cilindradas. La mayoría de los ejemplares se vendieron con el motor de 4,2 litros y 260 CV con los cuales el México alcanzaba los 240 km/h. Sólo 175 Maserati Mexico montaron el motor V8 de 4,7 litros y 290 CV de potencia con los cuales la velocidad máxima ascendía a unos espectaculares 255 km/h, convirtiéndose en uno de los coches de calle más rápidos de su época, además, con un elevado nivel de confort.

Puede que te interese: Logo e historia de Maserati

En cuanto a su dinámica, el México recibía buenas críticas en su época y se destacaba la potencia de sus frenos, con unos grandes discos de freno autoventilados y servoasistidos. La reducción en la distancia entre ejes conseguía una mayor agilidad en las zonas reviradas frente al Quattroporte, del que heredaba en gran medida su confort y calidad de rodadura. Pese a que sus aceleraciones y velocidad máxima eran bastante elevadas, el México no pretendía ser un deportivo extremo sino un verdadero GT.

Maserati Mexico: fruto de las coincidencias

El interior del Mexico está repleto de lujo y calidad.

10 fotos

Ampliar

Equipado con lujos para la época como los elevalunas eléctricos o el aire acondicionado, el México destacaba por su excelente calidad de fabricación, casi artesanal, y de materiales, con un interior repleto de madera y piel de la mejor calidad. Con el mercado americano en mente, Maserati ofrecía la dirección asistida y el cambio automático como opciones para los conductores que deseasen un confor y facilidad de uso todavía mayores.

La historia detrás de por qué Maserati eligió el nombre de México para su nuevo modelo es poco clara. Sorprendió bastante en su momento ya que no seguía ninguna de las lógicas de la marca. No definía ni su mecánica (como en la mayoría de sus predecesores), ni se correspondía con un viento (como el Mistral)… así que ¿por qué Maserati México?.

Bueno, la explicación más plausible tiene que ver con una serie de coincidencias. La primera de ellas es que el modelo definitivo nació como un prototipo hecho a mano por el carrocero Vignale sobre la base de un Maserati 5000 GT que había sufrido un accidente y se llevó a la fábrica para reconstruirse. Después de ser expuesto en el Salón de Turín de 1965, este «one-off» con carrocería Vignale sobre el chasis del 5000 GT fue adquirido por el presidente de Mexico, Adolfo López Mateos por una pequeña fortuna que dio algo de oxígeno a las finanzas de Maserati. Pocos meses después, John Surtess ganaba el Gran Premio de México con un Cooper-Maserati y en la fábrica consideraron que México les traía buena suerte, de ahí que eligiesen este nombre para su nuevo GT.

El México se mantuvo en producción hasta 1972, seis años en los que Citroën dio bastantes alas a la marca italiana y ésta diseñó y produjo modelos de diseño mucho más avanzado y futurista que dejaban un poco desfasado al elegante GT de Vignale, que se veía algo anacrónico al lado de los Ghibli, Indy y ya al final de sus días con los Merak y Bora. En la actualidad es un modelo de lo más apetecibles y sus cotizaciones, aunque elevadas, no son disparatadas, en el entorno de los 100.000 euros.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche