¿Funcionan las descarbonizaciones del motor?

¿Funcionan las descarbonizaciones del motor?

26 noviembre, 2018

En los últimos tiempos están proliferando bastante los talleres y servicios de descarbonización de motores. Básicamente hay dos métodos para realizar estas limpiezas internas del motor, con resultados similares. Ésta es mi experiencia con uno de ellos.

La carbonilla en los motores tiene unos efectos similares para la mecánica a los del colesterol y las grasas en nuestro organismo. Los conductos internos se obstruyen y esto hace que aumenten el consumo, las emisiones y los desgastes, a la vez que perdemos rendimiento y prestaciones.

Esta suciedad, que generan los motores y que se adhiere a sus “venas”, se produce por los residuos de la combustión (tanto porque ésta no es completa y los combustibles no son 100% puros como por la contaminación del aceite en la cámara de combustión) y por los sistemas de recirculación de gases, necesarios par superar las normas anti polución, cada vez más severas.

Esto es especialmente grave en los motores diésel. Seguro que has oído alguna vez las letras “EGR” junto con la palabra “avería”. La EGR es una válvula que lo que hace es volver a meter en la admisión del motor parte de los gases de escape, y éstos suelen llevar cenizas y residuos que se van pegando y solidificando en las paredes de todos los conductos de la admisión del motor.

Esta costra de suciedad genera tres problemas:

  1. Obstruye los conductos y reduce su sección, es como si tienes la nariz taponada y respiras mal.
  2. Empeora la aerodinámica interna del motor. Dentro del motor tiene que moverse el aire y el combustible a determinadas velocidades. Los conductos de admisión son lisos, pero la carbonilla es rugosa y esto hace que el flujo de aire y de combustible se ralentice y se generen turbulencias.
  3. Estropea la hermeticidad de las válvulas en la culata, al sedimentarse en su asiento pueden llegar a impedir que la válvula cierre completamente y perdamos compresión en el cilindro.

Por desgracia, todo esto sucede en partes del motor a las cuales no se tiene acceso, de modo que no se pueden limpiar con un trapo o un cepillo. Para poder eliminar esta carbonilla es necesario un tratamiento que meta en esas zonas inaccesibles algún producto que desincruste toda esa porquería, y aquí es donde están los diferentes métodos.

Cómo se descarboniza un motor

Esta máquina genera hidrógeno que se mezcla con el aire de admisión del motor.
Esta máquina genera hidrógeno que se mezcla con el aire de admisión del motor.
Ampliar

Básicamente hay dos formas de limpiar la carbonilla de un motor: añadiendo al combustible algún tipo de aditivo que desincruste la suciedad o bien utilizando un combustible especial que, además de desincrustar, eleve la temperatura para incinerar todo lo que encuentre a su paso.

Los sistemas que más frecuentemente veo lo que hacen es acoplar al sistema de alimentación de combustible del coche una máquina y hacer funcionar el motor con ella en lugar de con el combustible que tengamos en el depósito. Este sistema tiene la ventaja de que, además de limpiar los conductos internos del motor, también limpiamos el circuito de combustible, es decir, la rampa de inyección y los inyectores.

Otros sistemas, como el que he podido probar, son más sencillos y simplemente añaden orto-oxihidrógeno puro en el aire de admisión. El orto-oxihidrógeno mejora la combustión y limpia los conductos y la verdad es que es más eficaz de lo que esperaba.

Para comprobar la eficacia de este sistema me ayudó un amigo que tiene una autoescuela. Llevamos uno de los coches de su autoescuela (un Renault Mégane dCi de 2014) a descarbonizar en las instalaciones de La Nave 108 en Vigo. El sistema que emplean allí es el del orto-oxihidrógeno y el proceso es muy sencillo.

Lo primero que se hace es encender la máquina que genera orto-oxihidrógeno y se conecta un tubo desde ésta hasta la toma de admisión de la caja del filtro de aire del coche. Se pone el motor en marcha y se deja funcionando durante media hora.

Antes de hacer la limpieza le di unos pisotones al acelerador para ver si salía hollín por el escape y así era, poco, pero algo salía y manchaba el suelo.

Durante la descarbonización lo primero que llama la atención es que cambian de olor los gases de escape. He trabajado en varios talleres y algunos motores producen un olor muy característico al quemar el gasóleo. Éste Mégane lo hacía y a los quince minutos dejé de notar ese olor.

Pasada la media hora con el motor en marcha alimentado con aire enriquecido con orto-oxihidrógeno, se apaga el motor y se desconecta la máquina del coche.

Volvimos a repetir lo de los acelerones y por el escape no salía nada.

Mi amigo de la autoescuela me comentó que el consumo del coche bajó casi 0,4 l/100 km, pero, sobre todo, había mejorado mucho la finura de funcionamiento, especialmente en baja. Pocos meses más tarde tuvo que pasar la ITV del coche y me comentó que en la inspección les llamó la atención el nivel tan bajo de opacidad de los gases que habían medido en un coche con esos kilómetros… y encima de autoescuela.

Sin lugar a dudas, esta experiencia ha sido positiva, pero hay algunos riesgos a la hora de descarbonizar un motor, como veremos a continuación.

¿Se puede estropear el motor por hacer una descarbonización?

La carbonilla que se desprende puede llegar a dañar las paredes de los cilindros o los asientos de válvula.
La carbonilla que se desprende puede llegar a dañar las paredes de los cilindros o los asientos de válvula.
Ampliar

Existe la probabilidad, por suerte no muy elevada, de provocar una avería al hacer una descarbonización. El motivo es que la carbonilla es como una piedra de esmeril y, si se desincrusta un trozo demasiado grande de ella, puede provocar daños en las válvulas y en las paredes del cilindro.

En el caso de las descarbonizaciones con orto-oxihidrógeno, al tratarse de una limpieza pirolítica y con un enriquecimiento en hidrógeno, este problema no existe, ya que lo que hace es incinerar esa carbonilla.

Lo más recomendable es hacer este tipo de descarbonizaciones regularmente para evitar que los sedimentos de carbonilla sean excesivos. Dependiendo del uso que hagamos del coche (cuanta más ciudad, peor), con hacer una descarbonización cada 40.000 km o 50.000 es suficiente.

Salvo en el caso de realizar las descarbonizaciones con este tipo de máquinas que, en vez de simplemente desincrustar la carbonilla, la incineran, no es recomendable hacerlo en coches que no conozcamos cómo ha sido su mantenimiento o con muchos kilómetros o demasiada carbonilla acumulada, precisamente porque el riesgo de que se desprenda un trozo demasiado grande es mayor.

También es conveniente informarse sobre la calidad de los equipos con los que se realizarán las descarbonizaciones, si cumplen con los requisitos y certificados como el ISO 9001 e ISO 14001

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

jcl 26 noviembre, 2018

muy buen articulo,saludos.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba