Consejo

¿Es mejor el freno de mano eléctrico o el de palanca?

2 fotos

Ampliar

25 de octubre, 2018

La clásica palanca del freno de mano está en peligro de extinción. La proliferación de frenos de estacionamiento de accionamiento eléctrico está haciendo que el gesto de tirar de una palanca tras aparcar el coche se ya cosa del pasado, pero, ¿tienen alguna ventaja estos frenos eléctricos?, me temo que tienen más inconvenientes que ventajas.

Ya quedan pocos coches en el mercado en los que tengamos que mover un brazo para subir o bajar una ventanilla. Lo mismo está pasando con el freno de mano, que deberíamos empezar a llamarlo freno de dedo, porque en casi todos los coches ya se acciona con un botón eléctrico en lugar de con una palanca. Para no liarnos a lo largo de este reportaje utilizaré el término correcto para designarlo: freno de estacionamiento, y luego distinguiré entre eléctricos y de palanca.

Como todo en la vida, cada uno tiene sus ventajas y sus inconvenientes y puede que para unos compensen las primeras a los segundos. Esto hace que sea muy difícil ser absolutamente categórico a la hora de emitir un veredicto universal y afirmar con rotundidad que uno es mejor que el otro. Lo que sí que está claro es que el freno de estacionamiento de accionamiento mecánico o de palanca pronto será una cosa del pasado, para bien y para mal.

Cómo funciona el freno de estacionamiento eléctrico

Éste es uno de los tipos de freno de estacionamiento eléctricos más comunes.

1 fotos

Ampliar

Para entender cómo funciona el freno de estacionamiento eléctrico primero debemos conocer qué hacemos cuando tiramos del freno de palanca, que es muy sencillo:

Al tirar de la palanca, lo que hacemos es tensar un cable (o dos, uno para cada rueda) que tira de una pieza excéntrica en el mecanismo de los frenos y aprieta las pastillas o las zapatas (según sean de disco o de tambor) para bloquear la rueda.

En los frenos de estacionamiento eléctricos, el trabajo de la palanca tradicional se puede hacer de dos maneras y esto hace que haya básicamente dos tipos:

  • Los que se accionan mediante un motor que tensa el cable que acciona luego el mecanismo en cada rueda.
  • Los que incorporan un pequeño motor eléctrico en cada pinza de freno que acciona un grupo de piñones en la pinza de freno de cada rueda para bloquearla.

Los frenos de estacionamiento eléctricos tienen más piezas, son más complicados y, por lo tanto, más susceptibles de averías. Sin embargo, permiten una serie de funciones que no se podrían incorporar a los mecanismos manuales.

Ventajas e inconvenientes de los frenos  de mano eléctricos

Los frenos de estacionamiento eléctricos encarecen el mantenimiento y provocan averías.

1 fotos

Ampliar

La principal ventaja del freno de estacionamiento eléctrico es que permite determinadas funciones que no se pueden delegar en el mecanismo manual, como el accionamiento automático al quitar la llave del contacto. Sin embargo, no todo son ventajas, por ejemplo, ¿cómo poder empujar un coche que se ha quedado sin batería y tiene un freno eléctrico y necesitamos mover del sitio donde se ha quedado bloqueado?.

Ventajas del freno de estacionamiento eléctrico

  • Ocupa menos espacio en el habitáculo y permite una mayor creatividad a los diseñadores de interiores.
  • Permite automatizar su accionamiento.
  • Hasta ahora, era un elemento diferenciador, aunque poco a poco se está volviendo algo corriente.
  • Es más difícil olvidarse de ponerlo al estar automatizado su accionamiento en la mayoría de los casos.
  • No supone ningún esfuerzo ponerlo ni quitarlo.

Desventajas del freno de estacionamiento eléctrico

  • Es más complicado y provoca averías caras y relativamente frecuentes.
  • En caso de fallo en la batería es necesario ver en el manual de instrucciones cómo liberarlo para desbloquear el vehículo o cómo accionarlo para bloquearlo sin batería.
  • Su accionamiento en marcha no es instantáneo sino que hay que accionar la tecla varios segundos. Esto puede ser un incordio en determinadas situaciones (por ejemplo, si nos quedamos sin frenos).
  • Su accionamiento no es progresivo sino «todo o nada». En un freno de palanca podemos regular la intensidad de la frenada en caso de necesidad.
  • Exige el uso de un equipo electrónico de diagnosis compatible para algo tan sencillo como cambiar las pastillas de freno, lo cual encarece los mantenimientos.
  • Requiere de un mantenimiento específico con equipos de diagnosis electrónicos.

Decide tú mismo si es mejor un mecanismo con la tradicional palanca o si compensa la comodidad de accionamiento con una simple tecla todos sus inconvenientes. De todos modos, poco importa cuál es mejor o peor, la tendencia del mercado es que desaparezcan los frenos de mano tradicionales.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Karmelo

    El Volvo que llevo ahora (V60) lleva este sistema y no me termina de convencer, es mucho mas fácil que se te olvide accionarlo. En mi anterior coche MB clase C , se accionaba con el pié y se soltaba con la mano, no ocupa sitio en la calandra central y regulas tu la frenada.
    Me gustaba mas ese o el de mano de palanca de toda la vida.

  • Txuchin

    Da igual que sea mejor o peor, el síndrome del servo mecanismo acabará (desgraciadamente) ganando. Es triste pero es así.
    Un espejo retrovisor de regulación manual (solo el del conductor por motivos evidentes) es más barato, rápido y al menos igual de preciso que el eléctrico y no depende de ninguna fuente de energía ni aumenta el consumo ni la emisión de CO2 ¡lo juro! pero desde los tiempos del BX ya no hay un coche racional en ese aspecto con un espejo del conductor manual y eléctrico el del acompañante.
    El próximo paso, el manejo del freno de mano con una «app»………. tiempo al tiempo.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche