Fatiga en la conducción: cómo prevenirla

9 Julio, 2009, modificada el 6 Marzo, 2012 por

Parar cada 200 kilómetros o 2 horas de conducción, así como la ingesta de refrescos y la realización de estiramientos son los principales métodos para combatir el agotamiento.

Frente a nada menos que 86 millones de desplazamientos previstos por la DGT para este verano, no se puede sino tratar de intentar que todas estas transacciones se realicen de la forma más ordenada y segura posible: evitando riesgos.

No en vano, es en estos meses cuando se registra un mayor numero de accidentes en carretera, la mayoría motivados por la fatiga y pérdida de concentración. Achacables a ambas causas, Tráfico atribuye 136 accidentes mortales en 2008, una cifra que se puede combatir realizando paradas cada 200 kilómetros o 2 horas de conducción.

En cada stop, los estudios elaborados por el Real Automóvil Club de España (RACE) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (Anfabra) recomiendan realizar estiramientos e ingerir refrescos -estos ayudan a mantener la capacidad de atención, de forma que el tiempo de respuesta ante un obstáculo es un 26% más rápido-, para prevenir la aparición de fatiga.

Los principales síntomas son cansancio, pérdida de atención, aumento del tiempo de reacción, picor de ojos, nerviosismo o somnolencia. En este sentido, el informe “Estudio de Fatiga y Conducción 2009” revela que más del 70% de los encuestados reconoce haber tenido episodios de sueño a los que no otorgó la importancia necesaria. Este dato es significativo ya que la somnolencia es la fase final y más peligrosa de la fatiga, lo que indica que el conductor previamente desatendió otros indicadores.

Del mismo modo, el 77% de las personas entrevistadas sintió necesidad de moverse en el asiento para recuperar la concentración, cuya pérdida fue manifiesta en algún momento entre el 52% de las personas preguntadas. Frente a estos avisos, el 60% de los encuestados reconoce que pararse y tomar un refresco les ayuda a despejarse.

¿Cuáles son los principales factores de exposición? La campaña itinerante de prevención de la fatiga puesta en marcha conjuntamente por la RACE y Anfabra “Un refresco, tu mejor combustible“, asegura que en la aparición de la fatiga influyen de manera determinante no sólo la falta de descanso, sino también la deshidratación, el calor, las comidas copiosas o el consumo de alcohol. Estos factores provocan una disminución de la atención al volante y aumentan en un 86% el tiempo de reacción frente a un obstáculo.

Sin embargo, llama la atención que sólo el 34% de los conductores considera la deshidratación como importante o muy importante, cuando es un factor que genera, entre otras cosas, cansancio, dolor de cabeza, aumento del ritmo cardíaco, dificultad de concentración etc…

En verano, también aumentan las salidas de ocio – aperitivos, comidas, cenas, fiestas…- Al preguntar a los conductores por sus hábitos de consumo de alcohol, un 54% afirma haber cogido el coche tras ingerir alcohol en estas actividades estivales. Esta baja percepción del riesgo es aún más significativa en el caso de las bebidas de baja graduación, ya que el 32% dijo conducir después de haberlas consumido.

Si comparamos la percepción del riesgo en función de la edad, los conductores más veteranos -especialmente a partir de 61 años– y con más experiencia al volante perciben un menor riesgo en la pérdida de concentración y el cansancio. Esto puede ser peligroso, ya que en el caso de los conductores más experimentados se puede producir una falsa confianza que lleva a asumir más riesgos, lo que convierte a este grupo en unos de los más expuestos a los accidentes de tráfico.

Para mejorar el conocimiento sobre la fatiga, la campaña “Un refresco tu mejor combustible” enseñará a los conductores a detectar a tiempo sus síntomas y les concienciará sobre la importancia de adoptar hábitos saludables al volante. Entre los meses de julio y septiembre se recorrerán distintas localidades con un stand de formación teórica y práctica, coordinado por especialistas en seguridad vial donde se desarrollarán distintas actividades como charlas formativas, proyección de vídeos divulgativos, distribución de materiales etc… Además, con la ayuda de unos simuladores de conducción se podrá comprobar, en primera persona, la diferencia que existe entre las reacciones que se producen en condiciones normales y bajo los efectos de la fatiga, así como la forma en que disminuyen los niveles de alerta.

Encuentra más temas relacionados con Las mujeres en el coche

Te puede interesar...

1 Comentario

Especial Operación Salida | Hoy Motor 30 Junio, 2011

[…] de los principales factores de riesgo en la conducción es la fatiga, ya que provoca un descenso en el rendimiento del automovilista causado por el cansancio físico y […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba