Reportaje

Así ha cambiado el Porsche 911 Targa a lo largo de 55 años

32 fotos

Ampliar

26 de mayo, 2020

El concepto del Porsche 911 Targa es uno de los más singulares de la historia del automóvil. Con el reciente lanzamiento de la última generación, es un buen momento para dar un repaso a la historia de estos coches con su peculiar techo.

En el Salón de Frankfurt de 1965 se presentó el primer Porsche 911 Targa y este año se cumple su 55 aniversario, así que es un buen momento para dar un repaso a la historia de este nuevo concepto de carrocería. Ni un coupé ni un cabrio, o ambas cosas a la vez, el Porsche 911 Targa hizo que su nombre sirviese para denominar un nuevo estilo de carrocerías en las que el techo no se desmonta por completo.

Antes de empezar con la historia de cada una de las generaciones del Porsche 911 Targa, vamos a ver por qué Porsche se sacó de la manga esta idea tan peculiar y de dónde le viene el nombre a estos modelos tan característicos.

¿Por qué Porsche hizo el Targa y no un descapotable?

Los primeros Targa tenían la parte trasera de lona plegable.

32 fotos

Ampliar

Tras el lanzamiento del Porsche 911, los de Stuttgart tenían claro que el mercado americano era el que más rentabilidad ofrecía y allí era importante ofrecer una carrocería de techo descubierto. La idea de quitarle el techo al 911 estaba en marcha y los ingenieros de la marca tuvieron una idea que hace pensar que tenían una bola de cristal.

El Porsche 911 Targa debutó en septiembre de 1965 y apenas dos meses después se publicó el libro «Unsafe at any speed» que ponía en tela de juicio la seguridad de los automóviles.

La sociedad estaba especialmente sensible con este tema y un capítulo especial era el tema de los descapotables y su protección a los pasajeros en caso de vuelco. La psicosis fue desproporcionada y Porsche salió muy bien parada con el Targa, que contaba con ese arco que protegía a sus pasajeros.

Lo cierto es que, aunque el libro se publicó después, ya se habían alzado algunas voces críticas antes, incluso se llegó a hablar de la prohibición de la venta de modelos descapotables. Con el concepto Targa, Porsche salvaba las posibles trabas legales y, además, la solución de mantener ese arco en la estructura del nueveonce era una buena forma de mantener una buena rigidez estructural sin aumentar demasiado el peso total del Porsche.

Definida la idea, sólo quedaba darle un nombre. Desde el primer momento se pensó en recurrir a los laureles de la marca en la mítica carrera «Targa-Florio», pero era demasiado largo. Algunos pensaron que sería buena idea llamarlo Porsche 911 Flori, pero Harald Wagner, que era el responsable de ventas del modelo, propuso que fuese simplemente «Targa». La cosa no estaba clara, pero se acercaba el día en el que había que imprimir los catálogos y preparar el lanzamiento, y al final se optó por el nombre que todos conocemos ahora.

Porsche Targa (1965-1973): el origen

Hasta 1967, los Targa tenían la luna trasera de lona plegable.

32 fotos

Ampliar

Presentado en septiembre de 1965, el Porsche 911 Targa no se empezó a comercializar hasta el otoño de 1966, tras finalizar su homologación y el registro de la patente de la idea. Los primeros Porsche 911 Targa se caracterizaban por un arco antivuelco forrado de acero inoxidable cepillado que se convertiría en su principal seña de identidad. Para disfrutar de la conducción al aire libre, se desmontaba la parte del techo sobre el piloto y el copiloto y, además, se podía abatir la parte de la luneta trasera, que era de lona plegable.

Algunos clientes se quejaban de la mala visibilidad trasera, de filtraciones de agua y, además, de que no se podía limpiar ni desempañar el plástico transparente que hacía las veces de luneta, así que en verano de 1967 se empezó a ofrecer como opción el cambiar esta pieza por una luneta panorámica de vidrio templado. La visibilidad aumentaba, se podía instalar un sistema de desempañamiento eléctrico e incluso un limpialuneta (el Porsche 911 fue el primer automóvil en contar con este elemento).

La mayoría de los clientes elegían esta opción, así que en pocos meses desapareció del catálogo la alternativa original y a partir de 1968 todos los Porsche 911 Targa contarían con esa cúpula trasera de vidrio que se ha convertido en todo un icono y objeto de discusión. En el mundo de los fans del 911 hay quien considera que los Targa son los más originales y también quien reniega de ellos.

Porsche 911 Targa G (1973-1989): la evolución

Con la generación G llegaron nuevas mecánicas, mejores prestaciones y equipamiento.

32 fotos

Ampliar

Los cambios en las normas de seguridad americanas obligaban a proteger más los faros de los coches, así que el estilizado frontal del 911 sufrió un cambio importante en verano de 1973 con la adopción de unos nuevos paragolpes conocidos popularmente como «de fuelle» que eran más prominentes y protegían mejor de los golpes a velocidades por debajo de los 8 km/h, que era lo marcado por la ley.

Llegaba así la que se conoce como generación «G», que además adoptaría una nueva caja de cambios de 5 marchas denominada G50 que era infinitamente mejor que la precedente.

Además de los paragolpes y pilotos delanteros, esta generación recibía nuevas mecánicas de mayor cilindrada y la opción de poder elegir el famoso arco de los Targa pintado en negro.

En 1983 llegaría por fin el primer Porsche 911 Cabrio auténtico, disipadas las dudas sobre la posible prohibición de este tipo de carrocerías, que finalmente no llegó a producirse. Sin embargo, las ventas de los Targa era buenas, así que se mantuvo en producción.

Porsche 911 Targa 964 (1989-1994): más cambios de lo que parece

Los cambios en el 964 son mucho más profundos de lo que se pueda pensar.

32 fotos

Ampliar

En 1989 llegó el momento de dar relevo y presentar la nueva generación del Porsche 911, que siguió a rajatabla los preceptos de Lampedusa: «Cambiarlo todo para que nada cambie«. En Porsche sabían que el diseño del 911 era un fenómeno social y no quisieron arriesgar cambiando demasiado su apariencia. Estéticamente puede parecer que sólo se cambiaron los paragolpes y los pilotos delanteros, pero lo cierto es que apenas los cristales laterales eran las únicas piezas comunes con el 911 anterior.

Las entrañas del Porsche 964 eran completamente nuevas. Adiós a la suspensión por barras de torsión, hola a unas de muelles, nuevos anclajes, nuevas cotas, nuevas mecánicas, nuevos frenos, tracción total… nada menos que el 85% del coche cambiaba por completo.

A la tecnología de la tracción total se añadía un alerón trasero con aerodinámica activa.

Porsche 911 Targa 993 (1995-1998): un cambio de concepto

Con el 993 se abandonó la forma característica de los Targa.

32 fotos

Ampliar

En 1993 llegó la que para muchos es considerada como la mejor generación de los Porsche 911, conocida como 993 y en 1995 la opción del techo Targa, que cambiaba radicalmente de concepto frente a las precedentes.

Un defecto conocido de los 911 Targa era que, al no haber unión entre el marco del parabrisas y el arco antivuelco y con el peso del motor colgado por detrás del eje, la plataforma del Porsche 911 tendía a doblarse y a que la parte superior del parabrisas y el arco trasero estuviesen poco a poco cada vez más lejos.

El mayor peso y prestaciones de la nueva generación obligó a los ingenieros a mejorar la rigidez estructural y, de paso, a volver a ofrecer un concepto absolutamente original, además de más sofisticado. Eso de tener que bajarse del coche, desmontar el techo y guardarlo en el maletero era una verdadera lata, así que con el 993 Targa lo que se hizo fue mantener unos robustos arcos laterales y poner en ellos unos rastreles sobre los que se desliza el techo de cristal de forma automática.

Si llueve, no pasa nada, el techo de vidrio y la forma de las ventanas laterales proporcionaban una luz interior casi como ir a techo descubierto y, si lo que queríamos era disfrutar al aire libre, con un simple botón abríamos una claraboya en el techo más grande todavía que la de los Targa precedentes. Todo ello sin perder rigidez y conservando la característica seguridad en caso de vuelco.

Porsche 911 Targa 996 (2001-2006): más práctico

Con el 996 los Targa ganaron en versatilidad al poder abrir la luna trasera.

32 fotos

Ampliar

En 1997 llegaba al mercado la generación 996 del Porsche 911, la primera con refrigeración líquida, pero la opción del Targa no llegaría hasta 2001, aprovechando el lavado de cara efectuado en el 996. Conservaba la idea presentada en el 993, pero añade la posibilidad de abrir la luneta trasera para dar acceso a un espacio de carga por detrás de los respaldos traseros y sobre la mecánica posterior, lo que añadía 230 litros extra de capacidad al maletero.

Porsche 911 Targa 997 (2006-2010): más alternativas

Con la generación 996 se ofrecía el Targa en las dos versiones de potencia, 4 y 4S.

32 fotos

Ampliar

En 2006 llegó el momento de un nuevo relevo en la saga de los Porsche 911 Targa. Al tratarse de una versión alta de gama y con un enfoque más lúdico que deportivo, la marca consideró que era más recomendable ofrecerla sólo con tracción total, a diferencia de las tres precedentes que estaban disponibles en versión de propulsión 2 o en la de tracción 4.

Eso sí, por primera vez el Targa se podía elegir con el motor «normal» o la versión más potente al ofrecerse el Targa 4 y el Targa 4S. En 2009 llegarían el lavado de cara del 997 con los nuevos motores de inyección directa de gasolina y el se abandonaba el vetusto cambio Tiptronic para acoger el formidable PDK en las variantes automáticas.

Entre las singularidades de esta generación está la de introducir un nuevo tipo de cristal que permitía aligerar considerablemente el peso del Targa.

Porsche 911 Targa 991 (2014-2019): vuelta a los orígenes

En la generación 991 de 2014 se retomó la idea original con la luna trasera panorámica y el arco antivuelco.

32 fotos

Ampliar

La siguiente generación del Porsche 911, denominada 991, llegó en 2011 y tres años más tarde vería la luz su variante Targa. En 2014 Porsche volvía a dar mucho que hablar y una verdadera alegría a sus seguidores más tradicionales al presentar el nuevo Porsche 911 Targa que de nuevo retomaba la idea del concepto original: la barra antivuelco y la cúpula trasera.

Gracias a las nuevas tecnologías, Porsche podía permitirse retomar el concepto original sin el problema de tener que bajarse del coche para poder retirar la cubierta del techo. Un moderno mecanismo automático perfectamente sincronizado eleva la cúpula trasera mientras oculta la parte del techo sobre las cabezas de sus pasajeros.

Porsche 911 Targa 992 (2020-20XX): ¿será el último?

El nuevo Targa acaba de presentarse.

32 fotos

Ampliar

Por fin llegamos a la última generación del Porsche 911 Targa que acaba de presentarse hace apenas una semana. Más tecnología, mecánicas más potentes y de menor consumo, mejor equipamiento y lo último en sistemas de asistencia a la conducción y multimedia para conseguir el mejor Targa de todos los tiempos.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche