Reportaje

Especial aniversario: los 10 mejores Fiat de la historia

58 fotos

Ampliar

03 de marzo, 2019

Fiat cumple en 2019 nada menos que 120 años de vida y se nos ha ocurrido que la mejor manera de celebrarlo es dando un repaso a algunos de los 10 mejores Fiat de la historia. Ahí va nuestra selección para que la disfrutes.

Fiat es una de esas marcas que tendemos a no valorar en su justa medida. Espero que con este pequeño homenaje nos demos cuenta de que es una de las marcas más importantes de la historia y que entre sus modelos ha habido de todo, desde utilitarios que han servido de manera eficaz para motorizar media Europa hasta deportivos de lujo o coupés con algunas de las carrocerías más llamativas de la historia.

De algunos modelos de sus inicios tan emblemáticos como el mítico Fiat Mefistófeles o el Fiat S76 caza récords que ya rendía 300 CV en 1911 ya os hablamos cuando os contamos la historia que hay detrás de su logo. Con más de un siglo de vida, está claro que Fiat tuvo muchos de los coches más influyentes en los inicios de la automoción y algo ha debido hacer bien cuando es una de las pocas marcas pioneras que ha conseguido llegar hasta nuestros días independiente, algo que no puede decir ni siquiera la mítica Rolls-Royce.

Fiat Balilla: 1932-1939

El Fiat Balilla destacaba por su fiabilidad y prestaciones.

58 fotos

Ampliar

Presentado en 1932 como Fiat 508 pero conocido universalmente como “Balilla”, este pequeño Fiat tenía una serie de características que lo hacían destacar en una Europa donde el automóvil seguía siendo un lujo para la mayoría.

Fiat consiguió presentar un coche de dimensiones muy compactas (apenas 3,1 metros de longitud) y un motorcito muy ligero pero muy alegre y con unas prestaciones muy llamativas para la época. Puede que sus 20 CV nos parezcan una ridiculez, pero conviene recordar que el Seat 600 apenas daba dos caballos más cuando llegó a revolucionar las carreteras españolas un cuarto de siglo más tarde.

El sobrenombre de Balilla ha estado envuelto en una controvertida discusión. Para muchos, este nombre fue elegido por Fiat como homenaje a la asociación de juventudes fascistas “Opera Nazionale Balilla”, fundada en 1926 y en pleno apogeo en la época de lanzamiento de este pequeño Fiat. La marca, en cambio, asegura que este nombre lo tomó prestado de la popular escultura del joven Giovanni Battista Perasso, apodado “Balilla” y de quien la organización fascista también tomó el nombre por su historia patriótica.

De la multitud de carrocerías y versiones que se fabricaron, el elegido para este homenaje es el Fiat Balilla Berlinetta Aerodinámica Mille Miglia, una verdadera joya que es pura esencia y que destaca, además de por sus excelentes prestaciones para la época, por un diseño realmente atractivo, como puedes ver en la galería de fotos.

Fiat Topolino: 1936-1955

El Topolino fue un modelo que hizo un papel fundamental para el transporte en su época.

58 fotos

Ampliar

El primer Fiat 500 tenía un aspecto muy diferente del que conocemos hoy en día. Al oír ese nombre todos pensamos en el modelo presentado en 1957, pero esta denominación surgió veinte años antes en un pequeñísimo utilitario del tamaño de un Smart ForTwo y que supuso toda una revolución en la movilidad de los años de preguerra.

El motivo de que no pensemos en él como un Fiat 500 es que es mucho más conocido por el apodo de “topolino”, (ratoncito), que le sienta de maravilla a este simpático microcoche que disponía de un diseño muy coqueto y en el que parece mentira que quepa un motor de 4 cilindros en línea refrigerado por agua.

El Fiat Topolino fue todo un éxito de ventas y se fabricaron casi 520.000 unidades en una época en la que apenas se matriculaban automóviles en una Europa que seguía recuperándose de una posguerra y una dura crisis económica.

Como de costumbre, tendemos a menospreciar la importancia de modelos modestos como éste, pero es justo reconocer la importancia social y económica que tuvieron y que pusieron los cimientos de una industria de las más importantes a nivel económico en todo el mundo.

Fiat 6C: 1935-1950

El Fiat 6C Touring fue una verdadera joya.

58 fotos

Ampliar

En los años treinta Fiat tenía un catálogo muy completo con modelos que iban desde los pequeños utilitarios hasta grandes berlinas de lujo como el Fiat 2800, elegido por el Papa o el rey Victor Manuel III de Italia.

En medio de esa gama estaban los Fiat 6C, denominados así por su chasis con motor de 6 cilindros de sólo 1,5 litros de cilindrada. Sus prestaciones no eran una locura, pero su funcionamiento hacía gala de una finura envidiable y sus bastidores fueron vestidos por algunos de los mejores carroceros de la época.

De entre todos los Fiat 6C fabricados a lo largo de su dilatada vida (hubo 4 generaciones: 6C 1500, 6C 1500B, 6C 1500D y 6C 1500E), tal vez el más impresionante sea el que encabeza este apartado, un precioso Fiat 6C 1500B carrozado por el genial Touring y con unas líneas muy similares a las del Alfa Romeo que hace apenas unas semanas ha pulverizado los récords de cotización en la subasta celebrada en Retromobile París por el que se han pujado casi 17 millones de euros.

Su estilo sigue las premisas de las teorías aerodinámicas de la época y está fabricado con la tecnología Touring para reducir al mínimo su peso, lo que lo convertía en uno de los coches más punteros de su época y, además, con un estilo que enamora.

Fiat 8V Ghia Supersonic: 1953

El Fiat 8V carrozado por Ghia es espectacular desde cualquier ángulo.

58 fotos

Ampliar

No, no he tenido un ataque disléxico y no me he equivocado al poner 8V en vez de V8. Lo que pasa es que en 1952 los responsables de Fiat no querían tener problemas legales con Ford a la hora de comercializar un coche que estaba pensado para cruzar el Atlántico y por aquel entonces uno de los modelos más populares era el Ford V8. Así nació el Fiat “otto vu”.

Su pequeño motor de 2 litros repartía su cubicaje entre ocho cilindros que se disponían formando una V a 70º, una disposición algo extraña. Sus prestaciones eran buenas aunque no estratosféricas, pero su diseño era una verdadera obra de arte estética.

De las numerosas variantes de carrocerías que vistieron estos bastidores, el carrozado por Ghia es uno de los más espectaculares y la verdad es que su nombre le viene como anillo al dedo.

El Fiat 8V Ghia Supersonic presentado en 1953 enamoró a todos los que lo pudieron ver, aunque sólo 8 afortunados pudieron hacerse con esta maravillosa creación, diseñada con la intención de inscribirlo en las Mille Miglia.

En aquellos años los diseñadores de automóviles estaban fascinados por los aviones a reacción y los primeros jets supersónicos, una fiebre nacida después de que Charles Elwood Yeager superase la barrera del sonido con el Bell X-1 en 1947.

Lejos de las exageradas colas y enormes carrocerías de los modelos americanos, el Fiat 8V Ghia Supersonic es una escultura mucho más sutil, aunque no puede pasar desapercibido y es espectacular desde cualquier ángulo que se mire.

Fiat Turbina: 1954

El Fiat Turbina parece salido de los Mangas de Meteoro.

58 fotos

Ampliar

Antes decíamos que después de que se batiese la barrera del sonido todos los diseñadores estaban cautivados por los motores a reacción. Aunque muchos de los concepts y modelos que se presentaban sólo se inspiraban en ellos estéticamente, también hubo algunos que se atrevieron a meter una turbina a reacción de verdad en un automóvil, entre ellos este sensacional Fiat Turbina de 1954.

A diferencia de la mayoría de los concept cars, que no son más que una maqueta, el Fiat Turbina era coche plenamente operativo y capaz de rodar por sí mismo gracias a una turbina de gas de dos etapas capaz de girar a 20.000 rpm.

Con una carrocería extraordinariamente aerodinámica (tenía un coeficiente aerodinámico de sólo 0,14) y apenas 1.000 kg de peso, el Fiat Turbina llegó a registrar velocidades estables de 250 km/h y un funcionamiento muy fiable.

Pese a sus buenos resultados y su llamativo diseño, el proyecto se arrinconó y no tuvo más desarrollos, relegado a ser para siempre una pieza de museo que se puede admirar en el Museo del Automóvil de Turín.

Fiat 500: 1957-1975

El Fiat 500 es uno de los coches con más carisma.

58 fotos

Ampliar

No podía faltar en esta selección el modelo que ha servido de inspiración para la gama actual de Fiat, el emblemático Fiat 500.

Este simpático automóvil nació con la difícil misión de sustituir al Topolino, uno de los primeros superventas de la industria europea, pero que ya estaba claramente desfasado. El nuevo Fiat 500 suponía un cambio radical. Para aprovechar mejor el espacio y ofrecer acomodo a 4 pasajeros, el motor pasó de la parte delantera a la trasera y sus rechonchas formas se convirtieron en todo un símbolo.

Gracias a sus sencillas soluciones, bajo coste de mantenimiento y fiabilidad, la fabricación de este Fiat traspasó fronteras y se mantuvo en producción en varios países casi hasta nuestros días.

Fiat 2300 S Coupé: 1961-1968

El Fiat 2300 S Coupé tenía un suave motor de 6 cilindros y una imagen muy llamativa.

58 fotos

Ampliar

Aunque te parezca mentira, debajo de esa llamativa carrocería que ves en esta imagen se esconde el esqueleto de un coche que seguramente conozcas: el Seat 1500, sí, el taxi de Peret. Mientras que en España sólo se comercializó con el motor de 4 cilindros y 1,5 litros de cilindrada, en Italia esta generación estuvo disponible en una versión de lujo motorizada con una suave mecánica de 6 cilindros y carrocerías cabrio y coupé.

Esta llamativa carrocería es obra del lápiz de Ghia y, aunque tiene algunos ángulos algo controvertidos, es muy elegante y bastante más atractivo en directo de lo que aparentan las imágenes.

Su motor de 6 cilindros y 2,3 litros de cilindrada destaca más por la total ausencia de vibraciones y un sonido cautivador que por sus prestaciones, aunque tampoco eran malas para la época.

Esta mecánica casaba a la perfección con un interior rematado al detalle y bastante lujoso gracias a sus formidables asientos de cuero o la madera del volante y salpicadero.

Fiat 1500 S cabrio: 1963-1967

El Fiat 1500 S cabrio tiene unas líneas muy elegantes obra de Pininfarina.

58 fotos

Ampliar

Fiat recurría a los mejores carroceros para vestir a sus modelos descapotables y coupés. Un año más tarde que el coupé se presentó el cabrio y el responsable de su diseño fue Pininfarina. El resultado fue esta elegante carrocería, muy del gusto de la época y que recuerda mucho a otros modelos contemporáneos como el Peugeot 404 cabrio o el Ferrari 250 GT cabrio.

Que no te engañe su denominación. Aunque sea un Fiat 1500, su motor no tiene nada que ver con el del Fiat/Seat 1500 que tenemos todos en mente. Bajo su capó delantero no hay una mecánica de berlina popular sino un corazón con doble árbol de levas y culatas hemisféricas derivado del Osca MT4 con base Maserati. Su potencia casi duplicaba a la del motor del Seat 1500 y con sus 80 CV (en algunas versiones llegó hasta los 100 CV) movía con mucha alegría este atractivo descapotable.

Osca (Officina Spedalizzata Costruzione Automobili) también se ocupaba de la fabricación de la carrocería, de ahí que este modelo sea conocido como Osca 1200/1500, aunque en realidad nunca llegó a lucir el emblema de esta compañía, comercializándose exclusivamente como Fiat.

Fiat Dino Spider: 1969-1973

El Fiat Dino Spider es uno de los descapotables más bellos de la época.

58 fotos

Ampliar

Mientras que Ferrari no estaba lo bastante orgullosa de un pequeño motor V6 para sus coches y prefería crear una nueva marca con el nombre de Dino que poner su caballo rampante en el frontal del Ferrari Dino, Fiat sacaba pecho con este motor que supo amortizar muy buen en sus Fiat Dino Coupé y Spider y en el Lancia Stratos.

Tanto el Fiat Dino Coupé como el Spider son verdaderas joyas, pero ya que en otro reportaje anterior hablamos del Coupé, ahora le damos protagonismo al descapotable, que es uno de los cabrios más bonitos que uno podía comprar en aquellos años.

Su motor V6 Ferrari tiene un sonido que pone los pelos de punta y sus prestaciones son muy buenas gracias a los 160 o 180 CV que rendía (dependiendo de la versión).

No hay un ángulo desde el cual no dé gusto admirar esta maravilla mecánica, desde su llamativo frontal con unos pasos de rueda muy redondeados hasta la zaga rematada con una cola truncada muy del gusto de la época.

Si eres de los que piensa que los Fiat no valen nada, en la actualidad esta joya se cotiza por encima de los 150.000 euros y se han llegado a pagar 300.000 euros por unidades en estado de concurso, bastante más de lo que cuesta un Porsche Turbo Cabrio hoy en día.

Fiat 130 Coupé: 1971-1977

El Fiat 130 Coupé fue un auténtico gran turismo de lujo con unas prestaciones y confort sobresalientes.

58 fotos

Ampliar

Si no te llega para poder gastarte del orden de 200.000 euros en el Fiat Dino Spider, puedes hacerte con este otro modelo de Fiat también muy exclusivo (su producción apenas alcanzó las cuatro mil unidades) por unas diez veces menos precio.

También equipa un motor V6, aunque en esta ocasión no está firmado por Ferrari sino por Lampredi, su potencia es muy similar, ofreciendo 160 CV bastante percherones gracias a su generosa cilindrada de 3,2 litros.

El Fiat 130 Coupé tiene un estilo muy llamativo y es un coche que sorprende por sus dimensiones (casi 5 metros de largo y 1,8 de ancho pero menos de 1,4 de alto) y su lujo. Su precio era muy elevado en su época, casi tanto como su consumo, que se convirtió en uno de los puntos que limitó tanto sus ventas debido al enorme incremento de los precios del combustible tras la crisis del petróleo.

Aunque no se llegaron a fabricar siquiera 4.500 unidades, no se puede considerar que fuese un fracaso comercial. Fiat nunca pretendió que este coche fuese un superventas, simplemente quería dejar claro que era capaz de hacer un coche de primer nivel. Muchos de los personajes más influyentes de la época sucumbieron a sus encantos, entre ellos Sofia Loren, el propio Enzo Ferrari o Giovanni Agnelli.

Su interior permitía viajar a cuatro pasajeros con el máximo confort y a velocidades que rondaban los 200 km/h con facilidad y disponía de detalles de lo más llamativos como una palanca que permitía abrir la puerta del copiloto desde el puesto del conductor o una palanca del freno de mano que, una vez accionada, volvía a la posición más baja para dejar entrar y salir cómodamente al conductor (va colocada entre el asiento y la puerta izquierda).

Por sus prestaciones, su lujo y la escasez de unidades producidas, el Fiat 130 Coupé es un clásico de lo más interesante que ya está empezando a cotizarse mucho más alto que hace algunos años, pero que todavía no se ha disparado a cifras inalcanzables como las del Dino Spider. Si se te pone uno a tiro, no lo dudes y cierra la operación.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche