¿Es mejor viajar de noche o de día?

¿Es mejor viajar de noche o de día?

¿Es mejor viajar de noche o de día? Si alguna vez te has hecho esta pregunta te interesa leer este reportaje en el que aclaramos algunas dudas que tal ve desconocieses.

Hoy nos planteamos la duda que muchos conductores nos han manifestado alguna vez: ¿Es mejor viajar de noche o de día? Pues… todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Seguro que alguna vez has oído a alguien decir que prefiere viajar por la noche porque hay menos tráfico. Esto es cierto, pero hay otros factores que hacen que la probabilidad de tener un accidente en esas horas sea mucho más alta.

Si dividimos el número de accidentes de tráfico que hay durante la noche entre el número de desplazamientos que hay en esas horas, obtendremos una cifra mucho más alta que si hacemos la misma operación con los datos de las horas diurnas.

Esto significa que el riesgo de sufrir un accidente en los viajes nocturnos es mucho más alta. La respuesta a la pregunta de si es más seguro viajar por la noche o por el día es clara: por el día, pero, ¿por qué aumenta tanto el riesgo en los desplazamientos nocturnos?.

La visibilidad es fundamental para conducir

Por el día tenemos mucha más visibilidad, que es la herramienta mas importante para poder conducir con seguridad.
Por el día tenemos mucha más visibilidad, que es la herramienta mas importante para poder conducir con seguridad.
Ampliar

Una persona completamente sorda puede conducir; también aunque tengamos alguna minusvalía física en los brazos o piernas, incluso si somos sordos y mancos… Sin embargo, si no tenemos un mínimo de agudeza visual, no podremos conducir, aunque el resto de nuestras capacidades físicas estén al 100%. El motivo es que la mayor parte de la información que necesitamos para poder circular la recibimos a través de la vista. Ver es fundamental para conducir.

Aquí ya tienes la primera causa por la que conducir por la noche es más peligroso, porque no vemos. Por muy buenos que sean nuestros faros, por mucha agudeza que tengan nuestras pupilas, siempre tendremos un campo de visión mucho menor de noche que de día. Percibimos los obstáculos más tarde y con menos tiempo para reaccionar.

Otro factor importante de riesgo es la fatiga. El ser humano es un animal diurno (incluso el universitario post adolescente). Siempre que hagamos trabajar a nuestro cerebro en las horas en las que debería estar descansando, estamos “forzando la máquina”.

Aunque es cierto que por la noche circulan menos vehículos, no son los únicos que usan la carretera. Hay muchos animales de hábitos nocturnos que pueden aparecer en medio de la calzada de improviso. El riesgo de atropello a animales se multiplica por cuatro durante la noche, porque, además de haber más animales silvestres a esas horas, los vemos con menos anticipación. No ver a un jabalí durante el día para poder esquivarlo o evitar el accidente es casi imposible, pero por la noche te lo encuentras sin tiempo de reacción posible.

Te puede interesar. ¿Qué animales provocan más accidentes de coche?

Luz de crepúsculo: peor que conducir por la noche

El anochecer y el amanecer son los momentos de más peligro para conducir.
El anochecer y el amanecer son los momentos de más peligro para conducir.
Ampliar

Hay una franja del día en la que “los astros se alían” para que sea todavía más peligroso conducir: las horas crepusculares, tanto del amanecer como del anochecer. En esas horas se junta una densidad de tráfico elevada con unas condiciones de visibilidad malas y, para colmo, suelen ser momentos en los que nuestro nivel de atención es mínimo, o estamos medio dormidos todavía o regresamos a casa después de una jornada de trabajo.

En resumen, aunque la idea de viajar por la noche pueda ser tentadora, lo cierto es que es más peligroso que hacerlo durante el día. Nuestro consejo es que viajes siempre en las horas del día con luz solar y que, si no queda más remedio que hacerlo durante la noche o en el crepúsculo, tengas claro cuáles son los riesgos para que los evites en lo posible.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Pablo 14 septiembre, 2018

Entiendo los argumentos que dais, aunque no estoy muy de acuerdo con ellos. De acuerdo a las probabilidades de animales que pueden salir a nuestro paso, al ratio vehículos versus accidentes y, también a los hábitos diurnos de las personas. No obstante, si hemos descansado lo necesario en previsión de un viaje nocturno, al menos en mi caso, un porcentaje muy alto de mi atención está sobre la carretera, no hay castillos, ni iglesias, ni tractores, ni aves, en suma, ni un sinfín de cosas que, circulando por nuestras autopistas a 120 kms/h., hacen que nuestro desplazamiento sea más parecido a una visita turística. Además, por la noche, la señalización luminosa de otros vehículos es más visible, así como las señales de tráfico que destacan sobre la negrura de la noche. En mi caso, al menos, el problema de la conducción nocturna es la no previsión. Me refiero a que después de una jornada diurna de actividad habitual, pretender hacer 600 kms por la noche es arriesgado por acumulación de cansancio. Por ello, me inclino por decir que el problema es el cansancio por falta de preparación, no por ser de día o de noche.
Saludos a todos..!!

Rubén Fidalgo 17 septiembre, 2018

Hola Pablo, te dejas en el tintero dos temas fundamentales: el primero es que para conducir lo más importante es ver y es obvio que por la noche se ve peor que por el día, lo cual ya es de por sí un notable incremento del riesgo. Por otro, que normalmente no tenemos hábitos nocturnos, de manera que es poco probable descansar por la tarde para poder salir por la noche de viaje, ya que aunque te acuestes a dormir por la tarde para estar descansado, lo más probable es que no concilies el sueño y duermas mal y no descanses lo suficiente. No obstante, sí hay personas que son más activas por la noche que por el día,pero seguirán teniendo el problema de que ven peor. Un saludo y gracias por tu comentario.

Jorge 17 septiembre, 2018

Esta muy claro que la visión es el más importante de los sentidos en la conducción de un vehículo y por supuesto cuanto más descansado se esté mejor, en la noche el cuerpo lleva todo el día levantado y el riesgo de accidente es mayor por cansancio además de por dicha visión. Los zapateros y profesionales del calzado siempre han dicho que la mejor hora para comprar un zapato es en la tarde cuando ya el pie está dilatado de todo el día y encontrarás la talla exacta, en la conducción igual solo que al contrario, cuanto más descansado, mejor.

Rubén Fidalgo 17 septiembre, 2018

Gracias por tu comentario.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba