Qué errores cometen los compradores primerizos de coches

24 Marzo, 2017 por

¿Qué errores cometen los compradores de coches primerizos? Si estás pensando en comprarte tu primer coche te interesa leer cuáles son los errores más comunes que debes evitar para acertar con tu compra y disfrutar plenamente de tu nuevo coche.

Qué errores cometen los compradores primerizos de coches

Un consejo básico que dan para ahorrar cuando uno hace la compra diaria es que vayas al supermercado después de haber comido. Ir a comprar comida con hambre es un error. Esta norma básica se puede extrapolar a todos los procesos de compra de nuestra vida, incluido el automóvil.

El principal problema de quien se va a comprar su primer coche es, en la mayoría de los casos, “que compra con hambre”; tenemos cierta ansiedad para hacernos con el producto.

Visto esto, el primer consejo es obvio y la solución evidente, pero requiere mucho esfuerzo, porque el “hambre” es un instinto y siempre es difícil hacer prevalecer la razón sobre un instinto: trata de ser frío y analítico al comprar el coche, no seas impulsivo.

Vamos a ver cuáles son los errores más frecuentes que suele cometer un comprador novato. En el fondo, la mayoría son una consecuencia del que comentamos al principio.

Elegir mal el tipo de coche

Los descapotables son siempre muy atractivos, pero puede que no sean lo que necesitamos.
Los descapotables son siempre muy atractivos, pero puede que no sean lo que necesitamos.

Lo normal es que nuestro primer coche tenga que cubrir una necesidad. Sólo algunos pueden permitirse que su coche sea “un capricho”. Es fácil que los ojos se nos vayan hacia ese compacto de 3 puertas de aspecto tan deportivo, pero en el fondo lo que necesitamos es el utilitario anodino de la esquina. Analiza para qué vas a utilizar el coche y compra el que más te guste pero que cubra todas esas necesidades. Si vas a hacer viajes largos, si lo vas a usar casi exclusivamente en ciudad, si te obligará a tener una plaza de garaje… Para evaluar esto, es importante que analicemos si queremos mantener el mismo coche durante mucho tiempo o sólo buscamos uno para una etapa concreta de nuestra vida. Si tu idea es mantenerlo 7 u 8 años, piensa en cómo puede cambiar tu vida en ese tiempo, si vas a tener hijos, si tu trabajo puede obligarte en un futuro a hacer más desplazamientos, etc.

Si, además de ser la primera vez que compras un coche, eres primerizo conduciendo, no te pierdas nuestro reportaje con consejos para comprar el coche ideal para un principiante.

No aplicar bien la técnica del regateo

Los concesionarios deben reciclarse para adaptarse a un futuro en el que cambiaran las formas de movilidad.
Que no te intimide pedir un mejor precio o más equipamiento

Es frecuente que la gente se sienta incómoda a la hora de negociar un precio. Lo normal es que el vendedor juegue siempre con un margen y, también, que nos cale desde el principio y se dé cuenta de que somos primerizos. Intenta sacar siempre una mejor oferta por el coche. Si es nuevo, consulta en varios concesionarios y tantea precios. Si lo que vas a comprar es un usado, antes busca varias opciones de modelos similares en internet y así tendrás una idea del precio en el que suele mover ese modelo. Negocia sobre ello y procura que no se note demasiado que es la primera vez que compras un coche.

Si te sientes inseguro, lleva a alguien contigo que te sirva de apoyo. A veces ganas pidiendo que añadan equipamiento en vez de presionar para que te bajen el precio. Al concesionario le cuestan menos los accesorios que a ti, si los quisieras comprar. Si, por ejemplo, vas a necesitar una silla infantil, un portaequipajes…, ellos trabajan con precios de mayorista y puede que te interese equipar mejor tu coche en vez de negociar un descuento en el precio inicial de éste.

No acertar con la financiación

Financiar un coche es una de las maneras más populares de realizar este importante desembolso.
Financiar un coche es una de las maneras más populares de realizar este importante desembolso.

No siempre sale mejor comprar con “dinero en mano”. La mayoría de las veces, las marcas y los compraventas ofrecen buenos descuentos si se compra financiando parte del coche. Ojo con esto, porque, aunque el descuento sea suculento, debemos estar pendientes de los intereses. Muchas veces pagaremos más de intereses que el descuento que nos hacen, pero, si tenemos oportunidad de financiar una parte pequeña (que nos genera pocos intereses) y con ella es suficiente para acceder al descuento, podemos ahorrarnos un buen dinero.

Lo que tienes que calcular es cuánto vas a pagar en cada cuota de la financiación y durante cuánto tiempo, sumarlo y ver el valor total. Si lo que pagas de más al financiar es más que lo que te descuentan por financiarlo, mejor no lo hagas. Paga “a tocateja” o negocia un crédito con tu banco, que normalmente te va a ofrecer un interés más bajo que la financiera del concesionario. Si el descuento es mayor que lo que tienes que pagar de más al financiar, entonces adelante, financia el mínimo necesario para lograr ese descuento.

No te pierdas nuestros consejos para financiar el coche.

No elegir bien el equipamiento extra

La calidad de la imagen de las pantallas es excelente.
A veces los catálogos nos abruman con la cantidad de extras que podemos añadir a nuestro coche.

La lista de opciones y extras de algunos coches es verdaderamente abrumadora y, en muchos casos, se eligen dejándose llevar por la pasión. Volvamos al primer consejo: “no compres con hambre”. Hay opciones que son realmente útiles, pero de algunas no vamos a sacar demasiado partido como usuarios o van a ser un problema el día de mañana. Unos cristales excesivamente oscuros en las puertas traseras pueden resultar incómodos para los pasajeros de estas plazas, que tendrán la sensación de viajar en un coche menos espacioso y con menor visibilidad, por ejemplo.

Prioriza cuáles son tus necesidades. Si, por ejemplo, vas a viajar con frecuencia durante la noche, puede ser imprescindible gastar algo más de dinero en unos faros mejores en lugar de en la tapicería de cuero.

No valorar el coste de mantenimiento

Opel Astra GTC 2.0 CDTi 165 CV,Velle, Rubén Fidalgo
Llantas como éstas de 19 pulgadas resultan muy atractivas, pero su mantenimiento sale muy caro.

Si es tu primer coche, es muy probable que no te des cuenta de los gastos que se avecinan tras comprarlo. Seguro que muchas veces has oído eso de “el problema no es comprarlo, es mantenerlo”, pues en muchos casos es una realidad absoluta. Asegúrate de que los extras que pides en el coche no vayan a ser un problema posteriormente. A veces las compañías de seguros cobran recargos al montar determinados elementos como los faros de xenón o colores que consideran “de alto riesgo”, como los rojos, amarillos, grises… que tienen un mayor índice de siniestros.

Otro tema capital en este apartado es el de las llantas opcionales. Sí, las de más pulgadas son preciosas y le quedan de maravilla al coche, pero la diferencia de precio entre un neumático “normal” y uno de una llanta de más de 17 pulgadas suele ser abismal. Además, es frecuente que las ruedas de más diámetro las tengas que cambiar con más frecuencia. Por una parte, porque suelen ser de gamas deportivas y sus compuestos son más blandos y se desgastan antes; por otra, están más expuestos a sufrir cortes y reventones al aparcar contra un bordillo, coger un bache, etcétera. Por ponerte un ejemplo, un neumático de primera marca en medida 205/55-16 está en el entorno de los 80 euros. Uno 235/40-19 cuesta 300 euros. Esto significa que, el día que tengas que cambiarle las ruedas al coche, en el primer caso te gastarás 320 euros y en el segundo 1.200 euros. Duele…

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba