Reportaje

Elecciones 2019: las propuestas de los políticos para la automoción

2 fotos

Ampliar

25 de abril, 2019

A escasos días de las Elecciones Generales 2019, os detallamos las propuestas que exponen los principales candidatos a la presidencia del Gobierno con respecto al sector de la automoción y a la movilidad.

El próximo domingo, día 28 de abril, todos los ciudadanos españoles estamos llamados a votar en las Elecciones Generales 2019 para elegir el próximo Gobierno que presida el país. Tras dos jornadas consecutivas de debate televisivo por parte de los principales candidatos a la Moncloa (Pedro Sánchez -PSOE-, Pablo Casado -PP-, Albert Rivera -Ciudadanos- y Pablo Iglesias -Podemos-), hemos podido conocer buena parte de las propuestas que tienen en mente para solucionar los problemas más importantes que azotan España (empleo, sanidad, Cataluña, corrupción, economía, educación…) No obstante, a lo largo de este artículo, teniendo en cuenta que el sector del automóvil aglutina el 10% del PIB nacional, vamos a profundizar en cuáles son sus propuestas en materia de automoción y movilidad.

Lo que pide Anfac para mejorar la automoción española

En este sentido, aspectos como el impulso de los vehículos eléctricos y alternativos, la optimización de la infraestructura de carga, el peso de la industria del automóvil (recordemos que somos el segundo país europeo y el octavo del mundo que más coches fabrica) o la imparable caída de las matriculaciones (en negativo durante siete meses seguidos) son, sin duda, protagonistas en la actualidad. De hecho, la patronal de constructores, Anfac, ha incluido todos ellos en el Plan de Movilidad que ya ha presentado a las administraciones.

Pedro Sánchez y PSOE

La formación socialista y el actual presidente del Gobierno pretenden impulsar el Plan Estratégico de Apoyo Industrial al Sector de la Automoción con un presupuesto algo superior a los 2.600 millones de euros. El objetivo del documento no es otro que inyectar ese dinero a la producción automovilística para que el país continúe siendo competitivo y para que vayamos evolucionando ya hacia una movilidad conectada, inteligente y medioambientalmente sostenible.

No obstante, el modo en que quieren electrificar el sector parece algo acelerado. Su Marco Estratégico de Energía y Clima contempla el anteproyecto de Ley de Cambio Climático mediante el que desean prohibir las matriculaciones de vehículos nuevos con cualquier tipo de mecánica a combustión a partir de 2040.

Pablo Casado y PP

Los populares consideran necesario un cambio de fiscalidad y parte de esa modificación pasa por una reforma de la tasa de circulación que se fije en función de las emisiones y del consumo, no de la cilindrada y la potencia. Casado sí cree imprescindible esa transición hacia un transporte más limpio que deja patente Sánchez en su programa. Sin embargo, el modo de llevarla a cabo en su caso parece más sosegado y ordenado, no tan revolucionario. Prueba de ello es que el PP no sopesa ninguna prohibición o subida de impuestos para los vehículos diésel, como sí procura hacer el PSOE.

Pablo Casado, junto al presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos, en la fábrica de Palencia.

2 fotos

Ampliar

El partido con sede en la madrileña calle de Génova también promete la aprobación de planes para la renovación del parque automovilístico español, cuya edad media alcanza los 12 años, y de un marco regulatorio para el coche de conducción autónoma. Además, prevé invertir en I+D+i, en infraestructura de recarga y en financiación para vehículos eléctricos.

Lo que sí ha dejado de piedra a los automovilistas madrileños es cómo la candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid ha ensalzado los atascos. Según Díaz Ayuso, los atascos, especialmente los de madrugada, eran una seña de identidad de la capital que ha destruido el actual equipo municipal encabezado por Carmena.

Albert Rivera y C’s

El candidato naranja ofrece, al igual que Casado, un plan para renovar el parque circulante con nuevos modelos menos contaminantes. Asimismo, Ciudadanos asegura que constituirá una flota de transporte público 100% sostenible, que intensificará la red de carga para eléctricos y que dotará de mayor presupuesto a las industrias para la fabricación de baterías, algo esencial en la automoción del presente y del futuro.

Pablo Iglesias y Podemos

Unidas Podemos intenta un all in en electrificación y, para ello, sus propuestas vaticinan que el 25% de las ventas en 2025 deberían ser de coches alternativos a los tradicionales de combustibles fósiles y así lograr  que dentro de  15 años todo el parque sea eléctrico.

También desean colaborar con las marcas que producen en España para adaptar sus cadenas de montaje, invertir en producción de baterías mediante la vía público-privada, priorizar las energías renovables, montar una red inteligente de recarga y aprobar planes de ayuda a la compra de coches de cero y bajas emisiones.

Santiago Abascal y Vox

Finalmente, y aunque todavía no tiene representación en el Congreso, el líder de Vox, Santiago Abascal, rechaza cualquier sobrecarga fiscal al diésel porque, según él, no es algo que garantice un menor nivel de contaminación, debido a los altos precios de los coches de energías alternativas. Por eso, su programa contempla bajar el IVA en al adquisición de vehículos eléctricos del 21 al 10% y crear una legislación homogénea en sustitución de las 5 leyes de cambio climático y los 54 planes de calidad del aire que hay hoy en día.

Aquí puedes consultar los resultados de las Elecciones Generales 2019

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Eduardo Escribano

    Tiene menos pinta de presidentes… pobre España y sus ciudadanos, menos mal que, como dijo un rey de España, este es un país tan fuerte, que por mucho tiempo que llevan empeñados en destrozarlo, continua adelante, a pesar de todo.

    • Rubén Fidalgo

      Hola, la frase se atribuye a Otto von Bismarck, alemán, no español y por desgracia parece que tenía toda la razón… pero ya está hundida, un país con una deuda que ya es superior a su producto interior bruto lo tiene muy crudo.

  • Sr. Smith

    Nos toman por estúpidos y como a tales nos tratan. Un estado serio comenzaría por eliminar emisiones de las industrias, los tráficos aéreos y navales, y después, cuando todos viéramos que efectivamente la cosa va en manos serias podríamos acceder con menos esfuerzo a la tecnología que ellos llaman “limpia”, pero no, tiene que ser a nuestras costillas (como siempre) el desarrollo de un nuevo modelo económico y tecnológico. Que les vote spm.

    • Rubén Fidalgo

      El problema es que si cierran las industrias en España y se las llevan a otros países y se van al paro todos los que viven del transporte a ver quién queda con empleo para poder comprar un coche, ¿no te parece?. Es un problema global e individual… o cada uno de nosotros optimizamos la energía que desperdiciamos y TODO el mundo se compromete a reducir las emisiones, o no hay nada que hacer.

      • Sr. Smith

        Vamos a ver, que no se trata de que se lleven las industrias, de la misma manera que tampoco se trata de que se lleven los coches a otros países, es sencillísimo de entender. Lo dicho Rubén, un estado serio resuelve primero el tema en industrias y transportes, aéreo y sobre todo marítimo. ¿Cómo que se comprometa todo el mundo? esa es la trampa para que seamos los administrados quienes sigamos pagando el pato, el gran desperdicio de energías lo provocan quienes la suministran, no quienes la consumimos. También facilito de entender y muy sencillo de investigar.

        • Rubén Fidalgo

          Ya sé que se refiere a que se vayan las emisiones y no las industrias, pero el problema es que mientras no haya políticas a nivel mundial y dejemos de ser hipócritas (en la actualidad, los países desarrollados compran a los pobres los derechos para emitir más de lo que han prometido emitir), si yo penalizo a las industrias que contaminan en mi país se van a ir a producir a otro en el que les dejen contaminar por menos dinero, así de claro. En cuanto al transporte, en efecto el transporte que más emisiones contaminantes produce es el marítimo, pero el tráfico marítimo lejos de reducirse o de optimizarse está en auge, ¿por qué?, pues entre otras cosas porque cada vez compramos más artículos producidos y comercializados en la otra punta del mundo. Algo similar sucede con el transporte aéreo. Mientras no nos concienciemos de que el problema es el modelo de vida y económico que llevamos, en el que desperdiciamos muchísima energía, el resto es atrapar vientos. Que lo de la etiqueta ambiental de la DGT es una burda trampa y una forma de forzar a que cambiemos de coche aunque realmente no lo necesitemos ni nos lo podamos permitir, totalmente contigo, pero que la solución está en que el gobierno meta mano al transporte y a la industria no me parece tampoco lo correcto. Un saludo.

          • Sr. Smith

            ok Rubén, entiendo. Saludos.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche