El mítico Peugeot 504 cumple 50 años

El mítico Peugeot 504 cumple 50 años

El Peugeot 504 es uno de los coches que más a pulso se ha ganado la fama de irrompible. Su fiabilidad es legendaria y ha convertido a este coche en uno de los más longevos y extendidos por todo el mundo, desde la Patagonia hasta África. Así ha sido su historia.

En el Salón de París de 1968, una de las estrellas francesas más brillantes fue el Peugeot 504, una berlina que era toda una revolución por su concepción completamente nueva y que dejaba muy atrás a su predecesor, el 404. Este año, el mítico Peugeot 504 cumple 50 años y son fáciles de celebrar porque, gracias a su fiabilidad y longevidad, todavía son muchos los que están en orden de marcha y dando servicio en condiciones extremas.

Aunque en su esquema técnico el 504 era mucho más conservador que sus rivales de Citroën, Peugeot introdujo importantes avances en su nueva berlina, siempre con la fiabilidad y el confort como máximas principales. Se mantuvo fiel al motor delantero en posición longitudinal y con tracción al eje trasero, una configuración que con la década de los setenta en ciernes, empezaba ya a declinar frente a las ventajas de la tracción delantera de rivales como Renault, Citroën, Saab, Audi o Volkswagen.

Sus motores fueron siempre de 4 cilindros en línea -salvo para las versiones coupé y cabrio que llegaron a montar el V6 PRV, desarrollado en conjunto por Peugeot, Renault y Volvo- y, más que por sus prestaciones, destacaron por su robustez.

Entre las opciones mecánicas estaba el diésel atmosférico que en su momento otorgaban al 504 unas buenas prestaciones para lo que se estilaba en la época, dándole un zasca en toda la boca al Mercedes W123 con mecánica diésel pese a tener un cilindro menos y menos cilindrada que los 300D. Eso sí, la reacción de Mercedes en 1981 llegó en forma de soplo, añadiendo un turbo a su motor, lo cual elevaba el rendimiento a otro nivel.

Uno de los pocos puntos débiles del Peugeot 504 es su diferencial trasero. En lugar de un piñón de ataque cónico, emplea un tornillo sinfín que ataca la corona desde la parte más baja del grupo. Esto hace que tienda a perder aceite por el retén y que sean frecuentes sus averías.

Las curiosidades del Peugeot 504

El 504 destacó por su confort y por su fiabilidad.
El 504 destacó por su confort y por su fiabilidad.
Ampliar

Aunque esta berlina era algo conservadora en cuanto a su esquema técnico (pese a nacer 13 años después que el Citroën DS seguía siendo más innovador el de los chevrones), introdujo interesantes novedades y su diseño causó furor en su época, obra del maestro Pininfarina. Vamos a ver algunas de sus singularidades:

  • Fue el primer Peugeot sin faros redondos. Hasta entonces, todos los modelos de la marca francesa montaban las ópticas delanteras redondas. El diseño de Pininfarina introdujo unos faros trapezoidales que serían la principal seña de identidad de los modelos de Peugeot hasta finales de los ochenta.
  • Primer coche con mandos iluminados: el interior del Peugeot 504 sacaba lo mejor de sí por la noche. Hasta entonces, sólo la instrumentación estaba iluminada en los interiores de los coches. El primer coche en iluminar los distintos pulsadores y mandos del salpicadero fue éste, lo que supuso toda una revolución. Hubo otros modelos anteriores que iluminaban los mandos, pero con una luz indirecta. En el 504 era el propio pulsador el que tenía su luz.
  • El taxi preferido en África: el norte de África se peleaba por este coche. Lo habían visto correr en los rallys más duros del mundo (Safari, Bandama y Marruecos) y pronto se hizo valer su fiabilidad. Mientras en Europa empezaba a ser considerado un trasto viejo, muchos fueron embarcados para cruzar el estrecho y prestar sus servicios por toda África. Además de robusto, es un coche sencillo. Apenas unos alicates, una llave inglesa, un alambre y cinta aislante hacen falta para terminar cualquier viaje. Junto con el Mercedes W123, es uno de los coches más fáciles de ver hasta hace poco en ese continente. De hecho, los taxistas marroquíes pusieron el grito en el cielo cuando se les obligó a retirar estos modelos para cambiarlos por Dacias.
  • Se fabricó más de 42 años: sí, ya sé que el Porsche 911 lleva en producción más tiempo, pero entre el primer 911 y el actual hay un abismo. Sin embargo, entre el 504 presentado en París en 1968 y el último salido de la cadena de producción en 2010 apenas existen diferencias. Su robustez y sencillez lo convirtieron en un coche perfecto para los escenarios más duros y su producción se exportó a Argentina, Kenia y Nigeria.
  • Coche del año en 1969: después de su debut en París, el Peugeot 504 se alzó con el título de coche del año en 1969, por delante de de BMW y Alfa Romeo.

Peugeot 504 Coupé y Cabrio: los otros 504

Las ópticas traseras de este 504 Coupé han sido la fuente de inspiración para los pilotos de los Peugeot en la actualidad.
Las ópticas traseras de este 504 Coupé han sido la fuente de inspiración para los pilotos de los Peugeot en la actualidad.
Ampliar

Fíjate en la imagen que encabeza este apartado. ¿Reconoces la forma de esos pilotos traseros? En efecto, las luces traseras de los Peugeot actuales son una recreación de los que lucía la trasera de la primera generación de los Peugeot 504 Coupé y Cabrio.

Aunque tanto la berlina de 4 puertas como el gigantesco y práctico Break del 504 tenían un estilo muy particular y llamativo en su día, donde de verdad dejó claro su valor el lápiz de Pininfarina fue en las versiones deportivas de este modelo.

Su enfoque fue mucho más lujoso que el de los modelos de 4 puertas y familiar y llegaron a montar el motor V6 desarrollado en consorcio por Peugeot, Renault y Volvo, conocido como PRV y que se hizo famoso, sobre todo, en el Alpine A310 por su espectacularidad.

En la segunda generación de estas carrocerías, se modificaron los faros delanteros, que pasaron de ser dos independientes a cada lado a ir unidos bajo un único cristal, y las ópticas traseras, perdiendo algo de personalidad, pero necesarios para adaptarse a las nuevas normas y modas.

Aunque montaron el motor V6, los Peugeot 504 Coupé y Cabrio nunca destacaron como modelos deportivos. Su enfoque era más bien de gran turismo, con unas prestaciones suficientes, pero más enfocados a la comodidad de sus pasajeros.

Hoy en día empiezan a estar buscados porque son escasos y por su indudable atractivo. Si te animas a apadrinar uno, ojo con la corrosión, es su único punto débil.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Jorge 5 marzo, 2018

Hola Rubén

¿Consideras buena elección hacerse con un 504, coupé o descapotable si el precio y su estado sin razonables?, teniendo en cuenta claro que en España no será fácil

Saludos

Rubén Fidalgo 6 marzo, 2018

Hola Jorge, sí que me parece una excelente alternativa. Es un coche exclusivo que todavía está a un precio razonable. Es bonito, cómodo, muy utilizable en el tráfico actual y no hay demasiados problemas con los recambios todavía. Eso sí, revisa bien el estado de la carrocería porque, como digo en el reportaje, su tratamiento anti corrosión no era muy bueno, como en casi todos los coches de esa época. UN saludo y ánimo.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba