El emblemático Mitsubishi 500 cumple 57 años

25 Abril, 2017 por

Sí, al otro lado del mundo hubo otro 500 que motorizó una nación. Ésta es la historia del Mitsubishi 500, un simpático utilitario con unas formas que no pueden negar su parentesco con el modelo que conocemos en nuestro país, al que se asemeja tanto técnica como estéticamente, con potencias y rendimientos similares.

El emblemático Mitsubishi 500 cumple 57 años3

Al igual que Italia y la mayoría de Europa, Japón tuvo una posguerra complicada en la que la prioridad era conseguir medios de transporte económicos y sencillos. La recuperación fue lenta y, mientras al otro lado del Atlántico los coches eran enormes y con mecánicas de más de seis cilindros, en Europa y Asia se trabajaba a otra escala.

Apenas dos años después del lanzamiento de nuestro querido Seat 600, se presentaba en el Salón de Tokio de 1959 el equivalente japonés de este emblemático utilitario, el Mitsubishi 500, que sería introducido en el mercado en 1960.

El nuevo Mitsubishi 500 era un coche familiar y compacto (muy compacto, con apenas 3,14 m de largo, 1,39 de ancho y 1,38 de alto) que buscaba la simplicidad y racionalidad en el diseño. Se vendió a un precio asequible de 390.000 yenes, hecho que le llevó a ocupar los titulares en los periódicos japoneses de la época. El 500 se basó, en gran medida, en el know-how de Mitsubishi en ingeniería aeronáutica.

Construido en carrocería autoportante, el vehículo fue testado en largas pruebas sobre exigentes carreteras no pavimentadas y además fue el primer coche japonés probado en un túnel de viento.El Mitsubishi 500 presentaba un diseño orientado a la practicidad y simplicidad, con un motor de dos cilindros con 493 cm3 y 21 CV colocado en la parte trasera.

Contaba con un solo limpiaparabrisas y en el interior destacaba la ausencia de indicadores, excepto un intermitente montado en el pilar central. El 500 fue el símbolo del milagro económico japonés de los años 60 y más tarde fue sustituido por el Mitsubishi 500 Super Deluxe en 1961, que ofrecía asientos para cinco ocupantes y un motor de 594 cc y 25 CV.

Pequeño pero matón

Por su tamaño era muy ágil.3
Por su tamaño era muy ágil.

En total, se construyeron 13.289 Mitsubishi 500 hasta 1963, a continuación vino el Colt 600, primer Mitsubishi con la denominación Colt del que se vendieron 13.739 unidades entre 1963 y 1965.
El 500, el primer Mitsubishi de pasajeros de la historia vendido en serie, también marcó el comienzo de otra nueva era para la marca japonesa: la de los deportes de motor, debutando en carreras en el Gran Premio de Macao de 1962, donde cuatro 500 ocuparon las primeras cuatro posiciones en la categoría de “Under 750 cc”.

El truco estaba en su alegre motor y en un peso de sólo 490 kg que le otorgaban un comportamiento ágil y una velocidad punta de 90 km/h que ahora nos pueden parecer ridículos, pero que en su día eran una buena cifra. Su sucesor, el Colt 600, siguió sus pasos y en el Gran Premio de Macao del año siguiente copó el podio en la clase “Under 600 cc”.

La historia del Mitsubishi 500 en vídeo

 

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba