¿Cuánto pagarías por el coche de Hitler?

¿Cuánto pagarías por el coche de Hitler?

26 diciembre, 2017

Uno de los coches personales de Hitler sale a subasta. Te contamos algunas de las curiosidades de esta pieza histórica, el modelo elegido por el dictador alemán para impresionar a Musolini en su visita a Alemania.

El Mercedes W150 770k Grosser Offener Tourenwagen que estuvo al servicio de Adolf Hitler sale a subasta el 17 de enero según ha hecho público la compañía Worldwide Auctioners. Aunque no fue su único coche, este Mercedes es una pieza clave de la historia de la Segunda Guerra mundial, al ser el elegido para protagonizar gran parte de sus desfiles y por ello es el coche de Hitler más conocido, al quedar inmortalizado en multitud de imágenes y películas.

No fue un coche único, Mercedes fabricó un total de 88 unidades de este modelo, aunque no todos los 770 Grosser fueron con esta carrocería descubierta. Una versión de carrocería cerrada y blindada de este mismo Mercedes fue regalada a Francisco Franco junto con el Mercedes 540 G4 de 3 ejes. Ambos modelos, casi más valiosos que nuestro protagonista de hoy, pertenecen al Patrimonio Nacional.

La historia del Mercedes 770 Grosser de Hitler

Hitler utilizó en muchos desfiles esta unidad.
Hitler utilizó en muchos desfiles esta unidad.
Ampliar

Adolf Hitler quiso promover la idea de que Alemania era superior y una de las formas de hacerlo fue impulsando la industria del automóvil y, especialmente, poniendo el énfasis en una calidad muy por encima de la media. En gran medida, podría decirse que ese empeño en el diseño concienzudo y de extrema calidad fue el germen del marchamo “Made in Germany“.

Con la llegada de Hitler al poder llegó la supremacía de la industria alemana automovilística y marcas como Mercedes, Maybach o Horch desarrollaron coches absolutamente formidables, considerados los mejores del mundo en su época, por su tecnología, prestaciones y calidad.

El máximo exponente de ese concepto de coche excepcional era el Mercedes 770, el mayor y más grande del catálogo de Mercedes Benz desde 1930, aunque en 1938 se presentó la segunda serie con un gran salto tecnológico, pasando de la denominación interna W07 a W150. En un alarde de imaginación y elocuencia germana, los de la estrella decidieron denominar a esta versión como Mercedes Grosser (literalmente, el Mercedes más grande) y se produjo con varios tipos de carrocería, cerradas o descapotables y con y sin blindaje.

Hitler encargó personalmente en 1938 esta unidad y eligió la versión descapotable para poder darse sus baños de multitudes en los desfiles. De este modo, el Mercedes 770 Grosser de Hitler se convirtió en una pieza fundamental de la campaña propagandística del régimen de Adolf Hitler.

Pese a la prioridad absoluta del encargo realizado, este Mercedes tardó nada menos que 11 meses en ser entregado al servicio del Führer, quien lo eligió para impresionar a Benito Mussolini en su visita a Múnich el 18 de junio de 1940. Pese a su tamaño y calidad, el dictador italiano prefería modelos más deportivos, como el excepcional Alfa Romeo 6C que regaló a su amante, Clara Petacci, y en el que fueron apresados cuando intentaban huir en los últimos días de la contienda.

El 770 Grosser era el más grande y lujoso de los Mercedes.
El 770 Grosser era el más grande y lujoso de los Mercedes.
Ampliar

Hoy en día es impensable que un dirigente político haga sus desfiles en un coche descubierto. Tras el asesinato de JFK a bordo de un Lincoln descubierto, los dirigentes prefieren ir encerrados en un búnker sobre ruedas, pero Hitler se consideraba intocable y que nadie se atrevería a atentar contra su vida. Así fue como eligió este modelo descapotable para su propaganda. Podía desfilar a bordo del formidable Mercedes 770 Grosser y ser perfectamente visible por un pueblo y unas tropas completamente entregados.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, este automóvil fue confiscado por el ejército americano, quien lo utilizó durante algún tiempo hasta que en 1946 pasó al servicio de un tabaquero belga. De éste empresario pasó a manos de otro empresario del sector, Tom Austin, quien pagó en especies este automóvil a cambio de 1.800 dólares en tabaco. De este modo, el coche de Hilter cruzó el charco para prestar servicio como donación a una de las asociaciones de veteranos de guerra americanos.

Desde que se entregó a Hitler en 1939, este Mercedes 770 Grosser ha recorrido apenas 40.000 km en una vida en la que ha hecho casi de todo, desde desfiles hasta posados estáticos en museos como su exposición en el Museo de Antigüedades Automovilísticas Históricas de Chicago, quien tasó su valor en un millón de dólares hace algunos años.

No se sabe el valor que puede alcanzar este automóvil en una subasta. Es una pieza histórica y lo razonable es que alcance una suma extraordinaria, pero pocos personajes desatan tanto odio como Hitler, por lo que puede que el desenlace de esta subasta sea toda una sorpresa. Habrá que estar atentos.

Cómo era el Mercedes 770 Grosser de Hitler

Carrocería descapotable del 770 Grosser.
Carrocería descapotable del 770 Grosser.
Ampliar

El Mercedes 770 era el tope de la gama Mercedes en 1930, su chasis más grande y con el motor de 8 cilindros en línea más potente. En 1938 se presenta la segunda generación de esta serie, denominado W150 y presentaba varias mejoras en su diseño.

Los chasis W150 se producían en varias configuraciones, con dos distancias entre ejes (había versiones cortas y tipo limusina) y carrocerías abiertas o cerradas con y sin blindaje. Sí, también se hacían carrocerías descapotables con cristales blindados, aunque pueda parecer algo absurdo.

La mejora más llamativa introducida en el W150 respecto a su predecesor, el W07, estaba en la potencia de su descomunal motor de 8 cilindros en línea y 7,6 litros de cilindrada, que pasaba de los 150/200 CV a los 155/230 CV. Te preguntarás por qué esas dos cifras de potencia y es porque estos motores llevaban un compresor para sobrealimentar el motor y funcionaba de una manera muy peculiar. La cifra inicial es la potencia del motor en condiciones normales, mientras que la segunda indica la potencia con el compresor conectado.

Para que la sobrealimentación entrase en acción, el chófer debía pisar el pedal del acelerador más allá de un pequeño resalte. Esto embragaba el compresor al cigüeñal y hacía que el 8 cilindros prácticamente duplicase su empuje. Para evitar daños en el motor, el compresor recibía el combustible de una pequeña nodriza que poco a poco se vaciaba, de forma que no se podía conducir con el compresor conectado durante más de un minuto para evitar que el larguísimo cigüeñal del 8 cilindros se retorciese.

Con el compresor soplando a máxima presión, los 230 CV eran suficientes como para lanzar a esta mole de 6 metros de largo y 3,6 toneladas hasta unos espeluznantes 160 km/h (no me quiero imaginar parar esta masa con 4 tambores a esa velocidad…). Lo más curioso, es que los modelos blindados montaban unos neumáticos especiales antibala que no podían rodar a más de 80 km/h con seguridad. Aunque los modelos blindados también añadían casi 1.000 kg extra y la velocidad máxima era menor que esos 160 km/h, sí eran capaces de superar la velocidad máxima de sus neumáticos.

La caja de cambios del segunda serie pasó de ser de 4 marchas (con la tercera directa y la cuarta como supermarcha para desahogo) a ser de 5 marchas en el W150, esta vez con la cuarta como directa (el motor gira a las mismas revoluciones que las ruedas) y la quinta como supermarcha.

Los Mercedes 770 Grosser fueron siempre destinados a los personajes más poderosos de sus épocas. El W07 tuvo entre sus clientes al emperador Hirohito y al emperador Guillermo II. De la segunda serie, W150, se fabricaron en total 88 unidades, dos de las cuales están en la península ibérica. Uno de ellos perteneció a António Salazar y está en el Museu do Caramulo en Portugal, y el otro en Madrid, en el Pardo. Ambos modelos son de carrocería cerrada y blindados.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba