Reportaje

Diésel o gasolina: ¿qué comprar?

El "dieselgate" está afectando claramente a las ventas

2 fotos

Ampliar

23 de agosto, 2018

El eterno dilema de la mayoría de los conductores tiene ahora nuevos argumentos que hacen que, cada vez más, la balanza se decante hacia las versiones de gasolina, pero puede que todavía siga siendo el diésel la mejor opción para determinados usuarios y modelos.

¿Diésel o gasolina? Una de las primeras dudas que nos surgen a la hora de adquirir un automóvil. Por lo general, el menor gasto de combustible y el precio más barato del gasóleo debido a una menor imposición fiscal sobre este combustible hacía que muchos conductores se decantasen finalmente por coches con este carburante. Sin embargo, esta conclusión no siempre era acertada.

Según el portal Acierto.com, 150.000 españoles se equivocan cada año al elegir un coche diésel, ya que nunca llegan a rentabilizar el mayor coste de estos automóviles. Esto es así simplemente teniendo en cuenta los datos actuales, pero, si lo enfocamos a medio plazo, la balanza todavía se inclina más hacia los modelos de gasolina aunque sólo planteemos la compra de una u otra motorización desde el punto de vista económico.

Hasta 2017 el mercado español estaba claramente dominado por los coches diésel. Más de dos tercios de las ventas eran para modelos de gasóleo, una tendencia que comenzó a cambiar hace apenas dos años con el incremento de las alertas por contaminación en las grandes ciudades y el endurecimiento de los protocolos de restricción de tráfico en dichos escenarios.

Los recientes anuncios por parte del gobierno sobre futuras subidas en el precio del gasóleo y posibles nuevos impuestos a los vehículos diésel o incluso su prohibición en 2025 han terminado por invertir por completo la balanza y que las ventas de modelos de gasóleo se hayan venido abajo drásticamente.

Esta nueva realidad puede que haya venido bien a muchos compradores que hasta ahora se estaban equivocando al comprar un coche diésel que jamás iban a rentabilizar. Sin embargo, está claro que perjudica a aquellos conductores que sí necesitan un vehículo de gasóleo por el tipo de uso que hacen de su coche.

El año pasado, Acierto.com realizó un estudio analizando los 10 modelos más vendidos en España, poniendo frente a frente las motorizaciones diésel y gasolina más exitosas y con precios similares y sus conclusiones fueron demoledoras: más del 50% de los compradores de coches diésel se habían equivocado al elegir esa motorización porque jamás la rentabilizarían económicamente.

¿Qué hace que un diésel sea más caro?

  • Precio de compra: el precio medio de las versiones con motor de gasolina de los 10 modelos más vendidos en España se sitúa en 14.567 euros, en comparación con los 16.495 euros de las versiones diésel. Es decir, una media de casi 2.000 euros más caros. Sin embargo, estos datos están cambiando de manera radical en la actualidad. La caída en picado de las ventas de versiones diésel están llevando a los fabricantes a hacer ofertas muy agresivas. El resultado es que, en determinados modelos, el diésel puede ser mucho más barato que la versión de gasolina.
  • Coste del seguro: asegurar un modelo diésel a todo riesgo cuesta de media un 13,6% más que hacerlo con la variante equivalente de gasolina. La diferencia en un ciclo de vida del coche de 11 años se sitúa en 624 euros más de media para los vehículos de gasóleo.
  • Coste de mantenimiento: la mayor complejidad de los motores diésel obliga a un mayor mantenimiento y posibilidades de sufrir una avería. El coste asociado a sus cuidados resulta alrededor de 330 euros más caro que el de un motor gasolina.

Ventajas económicas de un coche diésel, cada vez menos

  • Consumo de combustible: la diferencia de gasto de carburante entre los coches de gasolina y diésel es cada vez menor, por lo que uno de los pocos factores por los que merece la compra de un modelo de gasóleo está perdiendo peso. No obstante, la diferencia de consumo en el entorno urbano entre un gasolina y un diésel continúa siendo de media 1,8 l/100 km inferior en favor de estos últimos. En un uso extraurbano, el dato se sitúa en 1 l/100 km.
  • Precio del combustible: en la actualidad, el litro gasóleo es alrededor de un 5% más barato que el de gasolina. La diferencia hace diez años se situaba en el 14%. El problema es que esta diferencia de precio no se debe al coste real del combustible sino a unos impuestos menores en el gasóleo que en la gasolina. El anuncio por parte del gobierno para igualar las cargas fiscales sobre el diésel hará que esta diferencia de precio deje de existir o que incluso llegue a ser más caro el gasóleo que la gasolina a partir de enero de 2019.
  • Valor residual: los diésel resultan más caros, lo que en principio garantiza un valor de reventa también más elevado. Sin embargo, la comparación entre los diez modelos más vendidos transcurrido un periodo de 11 años apenas se sitúa en 400 euros y esta diferencia es cada vez menor. El precio en el mercado de usados lo fija la demanda y cada vez hay menos compradores interesados en coches diésel, de modo que sus precios están cayendo.

¿Cuándo sale rentable comprar un coche diésel?

Para recuperar la inversión adicional que supone la compra de un modelo de gasóleo es necesario recorrer de media más de 160.000 kilómetros en la vida del automóvil. Solo a partir de los 200.000 kilómetros se empezaría a generar un ahorro cercano a los 1.100 euros a favor de los motores a gasóleo, esto con las cifras actuales, pero con la incipiente subida del precio del gasóleo estos números serán todavía más desfavorables.

El problema está en que la mayor parte de los conductores no realiza un uso tan intensivo de su coche, por lo que se estima que alrededor de un 30% de las ventas de turismos diésel deberían corresponder a mecánicas de gasolina, únicamente teniendo en cuenta criterios económicos actuales.

¿Es buen momento para comprar un coche diésel?

Si vives en una gran ciudad como Madrid o Barcelona, lo más probable es que no. Durante años, la industria automovilística y los organismos oficiales predicaron a los cuatro vientos las bondades de las mecánicas diésel, lo que hizo posible que en España, por ejemplo, el mix de ventas gasolina/diésel se situará algún año en un 70% a favor del gasóleo.

En la actualidad, el escenario ha cambiado por completo y ahora se culpa los vehículos diésel de la mala calidad del aire que se respira en las grandes ciudades. Con la Unión Europea presionando vía sanciones para que se cumplan unos niveles máximos de partículas nocivas en el aire, ayuntamientos como el de Madrid han preparado y puesto en marcha ambiciosos protocolos anticontaminación en los que el vehículo diésel es poco menos que un arma de destrucción masiva a la que no se puede permitir el acceso.

Lo cierto es que estos protocolos solo se activan ante determinadas circunstancias, pero no cabe duda que la normativa se ira paulatinamente endureciendo. En París, por ejemplo, se pretende prohibir la entrada a cualquier vehículo diésel en 2020 y Londres se están planteando gravar con mayores impuestos a los diésel. En definitiva, no corren buenos tiempos para los coches de gasóleo que en un abrir y cerrar de ojos han pasado de héroes a villanos.

Aunque no vivas en una gran ciudad con problemas de contaminación, tampoco es buena idea comprar un coche diésel actualmente. Por desgracia, las grandes ciudades y sus problemas acaban por afectar a todos los demás. La situación creada en ellas lleva a los gobiernos a tomar medidas generales y, aunque vivas en un pueblecito la mar de sano, vas a tener que pagar el nuevo precio del gasóleo y las posibles nuevas tasas para los modelos diésel. También perderás más dinero al vender tu coche, así que, salvo que hagas los kilómetros suficientes como para que el menor consumo siga compensando el nuevo precio del gasóleo y todas las trabas administrativas que se impongan al diésel, mejor decántate por otras alternativas como el gas GLP o el gas GNC, híbridos enchufables, etc.

Conviene aclarar que, tanto el GLP como el GNC son combustibles con un precio muy económico pero que también puede terminar disparándose ya que el único motivo por el que son más baratos es fiscal y no hay nada escrito y firmado que garantice que vayan a seguir gravados con menores impuestos en un futuro a largo plazo.

Comentarios

  • Jose

    Estoy hecho un lío. Soy autónomo y mi furgoneta tiene una avería que puede ascender los 2.000 euros, es diesel, tiene 25 años y unos 157.000 kms. Me estoy mirando furgonetas, la duda está entre gasolina y diesel. No hago muchos kms, entre 5000 y 10000 al año. Pero la duda me surge porque los motores de gasolina son tricilíndricos y no hablan muy bien de ellos. En cambio el diesel, por lo que me han dicho, tiene la desventaja de que al hacer pocos kms puede ser un mar de averías. Mi poca cultura en mecánica me dice que una de las mejores opciones podría ser la Dacia Dokker 1.3 tce en gasolina y cuatro cilindros. ¿Qué me aconsejáis? Gracias, un saludo.

    • Rubén Fidalgo

      Hola, depende de si esos 5 o 10 mil km los haces en ciudad o en carretera. Si los haces en ciudad sí que son delicados los FAP, EGR… pero si los haces en recorridos de mas de 30 km no hay problema. Los motores tricilindricos no van mal, salvo que suelas llevar con mucho peso la furgo, en ese caso mejor que te dirijas al diesel.

  • Ramon Rio

    El articulista, técnicamente deja muchos hilos sueltos poco técnicos y si periodísticos. Los consumos de la gasolina son altos en comparación al diésel debido a las bombas inyectaras. Contamina el CO2 y no el NO2. La duración de los motores es mucho más alta en los diésel. En este momento las partículas del diésel son anuladas, el CO2 de la gasolina sigue siendo el mismo. Lo podríamos justificar por diversificar pero nada mas. Hay que ser técnicos y rigurosos para no entrar en palabrería.

  • Pedro

    Buenas tardes,

    Estoy pensando comprarme un Volkswagen Tiguan (150CV) y dudo entre si gasolina ó diésel.
    – El precio de ambos es muy similar (una diferencia de 500€).
    – No hago no más de 15.000km al año y por este motivo me inclino más hacia un gasolina.
    – Al tratarse de un coche pesado (1700kg), he leído que sería preferible un diésel por consumo.
    – A día de hoy mis trayectos no son especialmente largos (no más de 20km) y por este motivo me inclino hacia un gasolina.
    Os agradecería si pudierais echarme una mano para poder decantarme por uno u otro. Como he leido en algún comentario, a priori pienso que en mi caso es mejor opción un gasolina, pero me gustaría conocer vuestra opinión.
    Muchas gracias.

  • José Andrés

    Hola. Quiero cambiar mi coche Hyundai Tucson diesel, con 11 años y comprar un Mazda CX3. ¿Qué opinas del cambio de vehículo? El coche lo conducimos mi mujer y yo indistintamente. ?Qué me aconsejarías Gasoil o Gasolina?. Hago unos 13.000 Km/año. ¿Qué opinión te merece el Mazda? Lo que sí queremos es que sea un coche alto y así poder «dominar» la carretera durante la conducción.
    Muchas Gracias. Un saludo.

  • Juan

    Buenas. Estoy pensando en un coche espacioso de 7 plazas ocasionales para reemplazar nuestro coche que ya tiene 14 años. He recorrido con el en 14 años unos 160000Km. Y no creo que vaya ha hacer mas kilometros en el futuro que hasta ahora. Principalmente carretera y autovía y poca ciudad no mas de 25% de los kilometros. Nos ha encantado el 5008 y pensamos entre el 180CV de Gasoil o Gasolina ambos con cambio de 8v automaticos y que dicen que cumplen con la norma Euro mas exigente. Creemos que la opcion es Gasolina por k el consumo aunque sea mayor al venir de un vehiculo que ya nos gasta 7,5 de media no creemos que sea muy diferente, pero nos dicen que la gente lo compra mas en diesel y de precio andan parecido. Al ser un SUV, aun asi y con menor par nos merece gasolina? Pensabamos que con los 180Cv seria ya mas que suficiente para mover el coche con independencia del Par. ?¿?¿

Aquí está tu coche