Así son los coches de la Guardia Civil de Tráfico

22 Noviembre, 2016, modificada el 25 Noviembre, 2016 por

En este reportaje, y gracias a la ayuda de la Benemérita, “detenemos a los coches de la Guardia Civil” para contarte de dónde salen y cómo son estos vehículos: modelos, versiones y tipos y damos respuesta a todas las preguntas que nos habéis hecho en nuestro canal.

Así son los coches de la Guardia Civil de Tráfico16

Quien más y quien menos ha soñado desde pequeño con conducir un coche de la policía: correr detrás de los “cacos”, hacer sonar la sirena y tener “licencia” para saltarse los semáforos son cosas que solo ellos pueden hacer.

Lejos de haber realizado tales hazañas, Autocasion.com ha compartido una mañana con casi todos los coches de los que dispone la Guardia Civil y, por suerte, no ha sido porque hayamos ido de comisaría en comisaría.

De hecho, los coches de la Guardia Civil de Tráfico no suelen usarse para el traslado de prisioneros o detenidos, por eso no tienen las plazas traseras “especiales”, con asientos de plástico o mampara de protección, como los de, por ejemplo, la Policía Nacional.

Hemos estado en la Comandancia de Tráfico y, con una enorme paciencia y amabilidad, los agentes encargados del parque móvil nos han estado ayudando a conocer los coches con los que, posiblemente, algún niño de hoy en día también sueñe.

¿Cómo se hace un coche de la Guardia Civil?

Todos parten de la base de modelos de distintos fabricantes que figuran incluidos en el “Catálogo de la Subdirección General de Contratación Centralizada de Suministros, Obras y Servicios del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas (SGCCSOS)” y, atendiendo al tipo de especialidad de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC), esto es, patrulla “uniformada” –se refiere al coche con los colores de la Guardia Civil- de 2 o 4 ruedas, radar, atestados y alcoholemia.

Una vez determinado, la empresa transformadora procede a la instalación de un “kit policial”. Este “kit” consta de puente de señalización –sirena, altavoz, focos destellantes-, botoneras del salpicadero, soportes e instalación eléctrica para transmisiones –radio emisora-, cargadores de linternas, focos, portátiles, etc.

Todos estos elementos están adaptados al tipo de vehículo y a las funciones que va a desempeñar. Es obvio: no puede ser igual la sirena, por ejemplo, de una moto que la de un coche.

¿Qué requisitos han de cumplir?

Siempre dentro de un marco de precio razonable, los modelos han de reunir unos requisitos de potencia, durabilidad y fiabilidad para desempeñar sus cometidos con total garantías. Además, antes de proceder a su adquisición, son sometidos a pruebas por personal especializado de la Guardia Civil. Después, y en base a las pruebas realizadas para cumplir el servicio con plenas garantías y buenas condiciones de seguridad, se elige uno u otro modelo.

¿Cuántos tipos de vehículos tiene la Guardia Civil de Tráfico?

Para cumplir con su trabajo, es necesario disponer de diferentes vehículos. Aquí los puedes tener todos.

Tipos de vehículos de la Guardia Civil de Tráfico:

  • Motocicletas
  • Patrulla ligero
  • Patrulla ligero 4×4 (SUV o “Todocamino”)
  • Todoterreno
  • Furgones pequeños
  • Furgones grandes
  • Monovolúmenes
  • Radar (berlinas y compactos)

¿Para qué sirve un vehículo de atestados?

El vehículo de atestados de la Guardia Civil de Tráfico sirve, fundamentalmente, para la reconstrucción de las causas de un accidente, instrucción de diligencias, pruebas de alcohol y drogas, así como para prestar servicio en carretera como vehículo patrulla.

¿Qué mantenimiento tienen los coches de la Guardia Civil?

No tienen un mantenimiento especial, sino que se ciñen al especificado por la marca tanto por kilómetros como por antigüedad. Excepto el mantenimiento más simple, siempre se llevan a concesionarios y talleres oficiales y concertados para hacer el mantenimiento como un coche más.

¿Tienen algún tipo de modificación mecánica?

Suspensiones, frenos, neumáticos e, incluso, motores son los de serie. Siendo completamente sinceros, sí nos han indicado que las suspensiones, tienen “alguna singularidad concreta en algún vehículo concreto”.

Los neumáticos, por su parte, son de serie  pero deben cumplir con unos requisitos mínimos de calidad para el correcto desempeño del servicio.

Por si sentís curiosidad, podemos confirmar que los motores son de serie, cubiertos por la garantía de la marca comercial adjudicataria. De esta manera, y como os hemos adelantado antes, los fabricantes han de cumplir los requisitos exigidos de cilindrada, potencia, emisiones, etc.

Además, muy amablemente, en la comandancia de la Guardia Civil nos han respondido a algunas de las preguntas que nos habéis realizado a través de la página de Facebook de Autocasión.

Así, ante la pregunta”¿Tienen manos libres o, cuando responden a una llamada por la emisora o el teléfono, tienen que soltar el volante?”, citamos textualmente la respuesta: (Los vehículos de la Guardia Civil) “…están equipados con la última tecnología, siendo el “manos libres” y la tecnología “bluetooth” uno de los dispositivos exigidos en 2 y 4 ruedas”.

También les transmitimos esta: “¿Montan un tacógrafo –los coches de la Guardia Civil- para saber si están excediendo la velocidad o si están realizando una ruta diferente a la indicada?. Esta es la respuesta que os dan: “Se dispone de un dispositivo AVL, que indica estos parámetros”.

Otra pregunta fue: ¿Cada cuánto se cambian los vehículos?. A esto, nos respondieron: “Cuando dejan de ser rentables para los intereses de la Administración, es decir, siempre que el coste que suponga su reparación en caso de avería o el mantenimiento supere el valor venal del mismo. Como media, podríamos decir que el parque automovilístico de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil referente a vehículos de 4 ruedas se renueva cada 5 años, mientras que para las motocicletas, el periodos es de 6 años.”

Para finalizar, también nos respondieron a esta pregunta: ¿Pueden negarse a salir a hacer un servicio si saben que el coche no está en buen estado?. Nos respondieron:  “Según nuestra normativa interna, es obligación de los miembros que prestan servicio, antes del inicio del mismo, realizar una revisión del vehículo para comprobar que se encuentra en perfecto estado para un desempeño eficaz y seguro de las funciones encomendadas, habiendo pasado  ITV todos los vehículos, sin excepción”.

 

Te puede interesar...

Nacho Torres

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba