Reportaje

Desinfectar el coche con ozono: cómo funciona y qué precauciones debes tomar

3 fotos

Ampliar

26 de mayo, 2020

La limpieza mediante ozono es uno de los métodos que más se está empleando para la desinfección de los coches. Existen multitud de empresas que ofrecen este servicio a particulares y también a profesionales. ¿Son eficaces? ¿Cómo se hacen? ¿Pueden dañar la tapicería o los plásticos? Vamos a verlo.

Todos hemos oído hablar en algún momento del agujero en la capa de ozono y de los problemas para la salud de nuestra piel que provoca. Ahora, más que por su debilitamiento en la atmósfera, este gas es famoso porque todo el mundo habla sobre las limpiezas de ozono de habitaciones de hotel, hospitales, coches…

Para entender en qué consisten las limpiezas con ozono debemos saber qué es este producto. El ozono es un gas que está formado por una molécula «atípica» de oxígeno. Lo normal es que el oxígeno que hay en el aire esté formado por moléculas compuestas por dos átomos de oxígeno, pero a veces, bajo determinadas circunstancias, los átomos de oxígeno se combinan de tres en tres, dando lugar al ozono, cuya fórmula química es O3 en lugar de O2, que es el oxígeno que respiramos.

Puede que te interese: ¿Puedes lavar el coche en el estado de alarma?

Algunas de las situaciones en las que se genera ozono en la atmósfera de forma natural es, por ejemplo, durante las tormentas eléctricas. La ionización que se produce en el aire hace que sea más fácil que los átomos de oxígeno se combinen de tres en tres. Ese olor tan característico que percibimos a veces cuando estamos en medio de una fuerte tormenta se debe, precisamente, al ozono.

El ozono es un gas que desinfecta, purifica y, además, hace que rebote en él parte de la radiación ultravioleta. Es un gas muy necesario para la vida en la Tierra, siempre que esté donde debe estar, con concentraciones mayores en capas altas de la atmósfera, más o menos a unos 25 km de la superficie terrestre.

Este gas actúa de una forma parecida a como lo hace el agua oxigenada, es un desinfectante, pero seguro que nunca se te ha ocurrido beber agua oxigenada, pues con el ozono pasa igual. Es un gas que es muy beneficioso para algunas cosas, pero que es tóxico en concentraciones elevadas. Los soldadores profesionales saben bien los peligros que tiene el ozono, ya que son susceptibles de contraer enfermedades (principalmente edemas pulmonares) por soldar en zonas poco ventiladas, al formarse ozono con los arcos de soldadura eléctrica.

Coronavirus: las 5 partes del coche que has de limpiar a conciencia, según la DGT

Con esto no queremos alarmar ni que tengamos miedo a las desinfecciones con ozono, simplemente dejar claro que debemos huir de remedios caseros y que son procesos que debe realizar personal especializado con equipos profesionales.

Cómo se desinfecta un coche con ozono

La aplicación de la desinfección con ozono requiere personal especializado.

2 fotos

Ampliar

Utilizar ozono para la purificación y desinfección no es nada nuevo. Se emplea desde hace décadas para infinidad de procesos de este tipo, como por ejemplo, para la purificación del agua. Para desinfectar un coche, lo que se hace es introducir un generador de ozono dentro de él o bien conectar una manguera a un generador externo.

Los generadores de ozono básicamente funcionan igual que una tormenta eléctrica. Dentro de la máquina se producen una serie de descargas electrostáticas que rompen las moléculas de O2 del aire y las transforman en O3. De lo que se trata es de llenar el habitáculo del coche con este gas que es mortal para la mayoría de los microorganismos y virus, así desinfecta.

Para llenar el interior de un coche necesitamos una máquina que genere suficiente ozono, de lo contrario tardaríamos demasiado tiempo y sería poco eficaz, así que no caigas en la tentación de comprar generadores de ozono que se enchufan en el mechero del coche, son tan eficaces como tratar de tirar un árbol a soplidos.

El coche se deja durante unos minutos con el ozono en su interior y luego se debe ventilar, y esto es importante y crítico a la vez. El ozono es perjudicial para nuestro sistema respiratorio (produce irritación e inflamaciones, más o menos graves en función de la exposición y concentración, en las vías respiratorias) y es un oxidante muy potente para nuestras células, que aceleran así su envejecimiento.

El problema es que, aunque hayamos desinfectado por completo el interior con ozono, cuando lo ventilemos para poder entrar nosotros con seguridad, corremos el riesgo de volver a introducir el patógeno dentro. Además, nosotros mismos podemos introducirlo de nuevo al llevarlo impregnado en nuestras manos, en los zapatos, en la ropa…

Esto no significa que las desinfecciones con ozono no sean útiles, lo que debemos comprender es que es una enorme mentira eso del «Covid-Free». No sirve de nada haber desinfectado el coche si no seguimos tomando una serie de precauciones nosotros mismos.

¿Puede el ozono estropear el interior del coche?

El ozono puede dañar algunos plásticos si se aplica mal.

2 fotos

Ampliar

Antes decíamos que el ozono era un potente oxidante, así que es lógico pensar que si oxida nuestras células, también oxidará nuestro coche. Para que su efecto fuese perceptible, deberíamos dejar el coche con ozono durante meses sin renovar el aire del interior, algo que no sucede. Con las concentraciones y tiempos que se emplean para la desinfección, los efectos en la mayoría de los materiales que se emplean en la fabricación de automóviles son prácticamente inocuos.

Ahora bien, una mala aplicación, una excesiva concentración o una exposición muy elevada al ozono pueden acabar provocando daños en determinados materiales, especialmente aquellos que contengan caucho, celulosa, algunas pinturas, etc. Otra razón más para evitar experimentos y asegurarnos de que dejamos los tratamientos de ozono en manos de auténticos profesionales.

Información útil sobre el estado de alarma y la crisis del coronavirus:

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche