Deportivos de policía

3 Agosto, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

¿Te imaginas un Porsche 911 con sirenas o un Lamborghini Gallardo persiguiendo a un infractor en autopista? En algunos países la policía se las gasta así, a bordo de bólidos como estos.

Resulta increíble, pero los cuerpos policiales de algunos países disfrutan de deportivos “pata negra” para realiza su labor. En España hay un precedente más o menos próximo: los BMW X5, Ford Explorer y Mercedes ML de intervención rápida que figuran entre la dotación de servicios como el SAMUR madrileño. Pero, ahora verás, nada que ver a como las que se gastan, por ejemplo, en Alemania.


¡Qué prisas!
Y es que mientras nuestros agentes lidian con toda clase de generalistas -lo más de lo más son los Alfa Romeo 159 JTD de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil-, en Austria y Alemania tienen experiencia con monturas de las que cuesta escapar. La Polizei lleva años patrullando con algunos Porsche en sus filas. El primero fue el 356 A Cabrio de 1956, que para la época andaba lo suyo: con 1.582 c.c. daba 75 CV y 175 km/h. Un escándalo comprado con los VW Escarabajo que movían al grueso de la plantilla.


Su evolución, el 356 B Cabrio de 1960, elevaba rendimiento a 90 CV, pero ya conseguía 185 km/h; también figuró en la nómina de los agentes teutones. Años después tomó el testigo el 912 Targa y en 1976 el 924 con mecánica Volkswagen 2.0 de 125 CV. Para muchos era el “Porsche barato”, pero se plantaba en 204 km/h acelerando a 100 km/h en 9,6 segundos.


Los últimos episodios son los protagonizados por un 911/993 de 1996, con mecánica bóxer 3.6 de 285 CV –275 km/h y 0 a 100 km/h en 5,4 segundos­-, pero sobre todo por un 911/997 incorporado hace unos meses. Responde a una iniciativa del Ministerio Federal de Tráfico en colaboración con la Asociación Alemana de Tuning (VDAT) dentro del programa “Tune it safe!” que persigue concienciar sobre la importancia de modificar sin afectar aspectos sensibles del vehículo. El Porsche en cuestión, mostrado en el Essen Motorshow, es obra del especialista TechArt.


La iniciativa tuvo tal acogida que los responsables decidieron prolongarla en una segunda entrega. Esta vez el coche policial “preparado” fue un súper Brabus CLS. La base, el no menos imponente Rocket V12 biturbo de 730 CV. A ver quién es el listo que intenta escapar a unas sirenas que se aproximan a 306 km/h…


Italia, los especialistas
Claro que si la cosa va de velocidades trepidantes con luces, dispositivos acústicos y agentes de la autoridad a los mandos nada mejor que el Lamborghini Gallardo de la Polizia di Stato italiana. Tiene 2 unidades de intervención rápida cedidas con motivo del 152 Aniversario del cuerpo para vigilancia de carreteras y autopistas. Su equipamiento comprende hasta desfibrilador para emergencias sanitarias, y aunque es fácil distinguirlos por sus colores y emblemas no lo será tanto ir a su estela: 510 CV y más de 300 km/h con tracción total.


Paisano es el Ferrari 612 Scaglietti HGTS –de Handling GTS Package- preparado con colores –tono de carrocería Blue Tour de France; interior de cuero beige…-, sirenas “made in Woodway Engineerig” y logos para celebrar el 60ª aniversario de la marca. Dos unidades fueron donadas a la policía británica de forma provisional para los actos conmemorativos celebrados en territorio inglés, que entre otros acarrearon una caravana de clásicos. Los coches, que recorrieron más de 2.000 km entre Belfast y Londres, pasando por Gales, fueron conducidos por policías voluntarios fuera de servicio pertenecientes a las localidades que atravesaba la comitiva.


Fuera de serie
Muchos aseguraron que fue la mejor experiencia profesional en años de carrera; no nos cabe la menor duda. Tampoco quedaron decepcionados –el calificativo más adecuado sería fascinados- los agentes que “metieron mano” a un especialísimo Honda NSX policial preparado por Avon y mostrado en Somerset (Inglaterra). Aunque no pasaba de 280 km/h, hablaba un lenguaje similar.


Lo mismo que el Caparo T1 RRV ­Rapide Response Vehicle- que abre este reportaje, ultimado por la Policía Metropolitana de Londres y el famoso programa de televisión Top Gear capitaneado por Jeremy Clarkson. No deja de ser una broma de buen gusto que jamás patrullará, pero ¿se lo imaginan por un solo momento progagonizando una rápida persecución? Con más de 310 km/h y un 0 a 200 km/h de 5 segundos pondría los pelos de punta a cualquier evadido.


Y eso que los ingleses saben de coches así -entre otros, algún Lambo Murciélago-, aunque también de otros situados en el polo opuesto como el Smart Fortwo Fire Prevention. También disfrutan de varias unidades de Lotus Exige S, Subaru Impreza WRX STI de distintas épocas –los más modernos con 320 CV, también presentes en la policía japonesa-, algún que otro BMW M3 y M5, e incluso un par de Gallardos cedidos para dar el pistoletazo de salida a los Gumball Rally de 2005 y 2006. Por tener tienen hasta motos como la Honda CBR1000R Fireblade que se puede ver en la galería de imágenes que acompaña al reportaje.


En la localidad holandesa de Flevoland la policía metropolitana “supera” la dura jornada laboral a bordo de un Spyker Spyder C8 ultimado por TechArt y valorado en 340.000 euros. Por si fuera poco, y como su nombre apunta, es descapotable. Luce decoración específica y el preceptivo juego de sirenas. Destinado a labores de intercepción, se impulsa con un 4.2 V8 de 400 CV/480 Nm, suficientes para volar a 300 km/h, pasando de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. Por cierto, el cuerpo acaba de añadir otro fichaje rutilante: un M3 con la potencia del Spyker. No es lo mismo, pero casi…

Al otro del “charco”
Los americanos no andan cojos en este capítulo, aunque como es obvio han echado mano de producto local. Por ejemplo, junto a algún que otro Ford Mustang Shelby, varios Hummer Humvee H-1 y H-2 -junto a estas líneas- con sirenas y dotación especial, son habituales de las grandes rutas los Dodge Charger y Magnum SXT –versión familiar del anterior- con motor 5.7 V8 HEMI de 340 CV.

Hay cuerpos policiales con BMW, Mercedes, Porsche y Ferrari incautados a las mafias y luego reciclados como vehículos de la autoridad, algunos camuflados y otros, destinados a patrullas de carretera y autopista, no. Para este cometido alistaron Corvette SSP –de Special Service Package-, que utilizan en persecuciones y misiones especiales de rescate. Claro que la última si que es de impresión: se ve que la iniciativa ha gustado a algunas fuerzas armadas. Y si no que se lo pregunten a los alemanes: ni cortos ni parezosos han artillado y semi acorazado un Volkswagen Touareg hasta dejarlo con la guisa que se puede ver a la derecha, un “look” todo estridencia que a buen seguro haría las delicias de muchas bandas albano-kosovares.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba