Del Opel Monza Concept al GT Experimental: los prototipos de Opel

Del Opel Monza Concept al GT Experimental: los prototipos de Opel

10 septiembre, 2013

Esta marca fue pionera entre los fabricantes europeos presentando el primer concept en el Salón de Frankfurt de 1965. Precisamente como homenaje, este año dará a conocer su nuevo prototipo de coupé, el Opel Monza Concept, un modelo que concentrará gran parte de las miradas.

No es de extrañar que el primer fabricante europeo que mostró prototipos en los salones de automóviles fuese Opel. Pese a que en el Viejo Continente no era frecuente la aparición de modelos futuristas, los propietarios de la marca (GM) eran verdaderos virtuosos en tales menesteres gracias a sus famosos “Motorama“, exposiciones en las que se exhibían concepts que aún hoy resultarían modernos: modelos movidos por reactores nucleares, coches-jet, camiones imposibles…

Sin duda, los departamentos de diseño de General Motors poseían el caldo de cultivo ideal para que su filial alemana presentase el primer concept europeo en el Salón de Frankfurt de 1965: el Opel Experimental GT. Este pequeño deportivo impactó tanto en la feria que pasaría a la producción en serie casi sin cambios estéticos y daría lugar a uno de los coches más emblemáticos de la televisión: el Opel GT del famoso Súper Agente 86. Conocido popularmente como el Corvette de los pobres (sus formas recordaban al Chevrolet Corvette de la época, pero a escala y con un modesto motor de 4 cilindros en línea en lugar de un poderoso V8 bajo el capó), gozó de cierto éxito gracias a las llamativas formas de su carrocería de fibra de vidrio y a la serie cómica.

Tras el éxito como reclamo del Opel Experimental GT, prácticamente todas las marcas europeas se sumaron al carro de la producción de llamativos prototipos para llevar la atención de los espectadores a sus stands. Opel, mientras tanto, continuó con su iniciativa (que este año se ha perpetuado con el precioso Opel Monza Concept en el Salón de Frankfurt 2013).

Así, el Opel CD presentado en 1969 mostraba unas líneas muy agresivas sobre la plataforma mecánica del Diplomat, un modelo con unas prestaciones relevantes para la época. Su nombre sería empleado por un preparador alemán (especialista en la marca) en sus creaciones Bitter CD, bastante cotizadas actualmente por los coleccionistas.

1975 sería el año del Opel GT20, que atrajo las miradas gracias a sus formas angulosas y aerodinámicas, junto con unas llamativas puertas deslizantes que daban acceso a un interior aún más futurista: instrumentación digital, asientos individuales, etc.

Uno de los modelos más controvertidos fue el Opel Junior presentado en 1983, un compacto utilitario de apenas 3,5 m de longitud con un habitáculo muy modulable, pero con un aspecto que sorprendió al público.

En 1999 llega el turno del Opel G90, cuyo nombre hacía mención a sus emisiones de CO2: sólo 90 g/km gracias a la eficiencia de su compacto motor de combustión y a una carrocería en la que el peso reducido y la aerodinámica eran sus principales características.

Cuatro años más tarde, en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt de 2003, la marca presentó un concepto completamente nuevo de vehículo con el Insignia. Este lujoso prototipo dio más que su nombre a la nueva generación del “tope de gama” en 2008: su lenguaje de diseño –similar al Concepto Monza para el futuro– también tuvo un impacto considerable en los siguientes modelos de producción de Opel. El Concepto Insignia incorporaba unas elegantes líneas progresivas e innovaciones como la iluminación con tecnología LED y unos nuevos mecanismos de pantógrafo para la apertura de sus puertas traseras.

El Opel Monza Concept 2013, en vídeo

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Rubén Fidalgo 10 septiembre, 2013

Lo cierto es que en el Motorama de GM muchos de los proyectos eran absolutamente delirantes, eran los años en los que se pensaba que en el año 2000 los coches volarían, ahora sabemos que aún en 2013, distan mucho de separarse del asfalto.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba