Qué hacer si ves un accidente de tráfico

30 Enero, 2017, modificada el 8 Febrero, 2017 por

¿Qué hay que hacer si ves un accidente de tráfico? Si ves un accidente de tráfico es esencial seguir unas pautas de seguridad propia, de seguridad con respecto a otros conductores y con las mismas víctimas. Aquí te contamos cuáles.

Qué hacer si ves un accidente de tráfico8

El Código Penal en el artículo 195 considera delito la omisión de socorro a las personas en peligro. Una persona implicada en un accidente está en peligro y la ley nos obliga a prestar auxilio, pero no de cualquier manera. En el caso de presenciar un accidente (y siempre y cuando no haya ya más gente socorriendo al accidentado), debemos seguir lo que se conoce como protocolo PAS, que son las siglas de Proteger, Avisar y Socorrer, siempre por ese orden.

Por desgracia, es muy frecuente que la única víctima mortal de un accidente de tráfico sea alguien que se ha acercado al siniestro a ayudar y acaba siendo arrollado por un tercer vehículo. Esto se debe a dos factores de riesgo que coinciden y se suman:

  1. Cuando vemos un accidente y acudimos a socorrer los nervios hacen que no percibamos más riesgos a nuestro alrededor. Por ejemplo, paramos el coche antes del accidente y caminamos hacia él de espaldas al resto del tráfico, de manera que no vemos lo que se nos puede echar encima.
  2. Ante un accidente, los conductores suelen mirar al siniestro. El cerebro humano es el de un animal cazador y está diseñado evolutivamente para que el cuerpo tienda a moverse hacia el punto que está mirando, como un gato cuando acecha. Por eso, los niños (cuyo cerebro es muy instintivo) chocan con nosotros por la calle aunque nos estén viendo y mirando. Los conductores que ven un accidente dejan de prestar atención al tráfico y se centran en el siniestro y acaban atropellando a personas o chocando con otro vehículo.

PAS: Proteger, Avisar y Socorrer

Lo más importante es garantizar nuestra propia seguridad y evitar aumentar las consecuencias del accidente.8
Lo más importante es garantizar nuestra propia seguridad y evitar aumentar las consecuencias del accidente.

Para evitar hacer más graves las consecuencias de un accidente en lugar de ayudar a minimizarlas, es prioritario seguir este orden a la hora de prestar nuestro auxilio:

  • Proteger: se trata de protegernos a nosotros mismos y la zona del siniestro. Es lo más básico, importante y prioritario. Para ello, debemos, ante todo, hacernos bien  visibles, colocar nuestro vehículo en un lugar  visible y bien señalizado, con el alumbrado de emergencia encendido. Nosotros debemos ponernos los chalecos, colocar los triángulos de emergencia A SUFICIENTE DISTANCIA (no a 4 pasos del parachoques, como hace casi todo el mundo garrafalmente mal) y caminar siempre por el exterior de la calzada.
  • Avisar: es mejor no caminar y estar en un lugar seguro mientras llamamos por teléfono al 112. Mientras hablamos por teléfono, se suele caminar de manera errática y esto es un riesgo. Trata de mantener la calma e identifica bien dónde te ubicas. Cuando el agente del 112 te responda, te preguntará la ubicación y él casi seguro que no conocerá la zona. Es importante saber que la manera correcta de identificar una posición en una carretera es dar el nombre de la vía, punto kilométrico y sentido (si es en ciudad, el nombre de la ciudad, la calle y el número o cruce). Por ejemplo: Carretera N-VI, km 78, sentido creciente. Para ello es conveniente que nos acostumbremos a mirar de vez en cuando los hitos kilométricos y sepamos si en nuestro viaje el número sube o baja. En el caso del ejemplo anterior, podríamos decir que estamos en la N-VI, km 78, sentido Coruña, pero a veces es más difícil saber la ciudad hacia donde se dirige esa carretera que si los hitos kilométricos crecen o decrecen en el sentido de nuestro viaje.
  • Socorrer: es el tercer paso, acercarnos al siniestro y evaluar la situación. Si no tenemos conocimientos básicos de primeros auxilios, lo mejor es que no intervengamos, simplemente que veamos si las personas están conscientes y tratar de calmarlas en lo posible. Si la persona se puede mover por sí misma pero no puede salir del vehículo, debemos ayudarla a ello, pero con seguridad. Si el coche está volcado sobre un costado, es mejor tratar de sacarlo por el portón trasero o la luna trasera o el parabrisas que intentar abrir una puerta. El coche apoyado sobre un costado puede estar en una posición inestable y caerse sobre nosotros y aplastarnos al intentar subirnos a él para abrir la puerta del lado que no está apoyado sobre el asfalto.

Una vez hayan llegado los equipos de emergencias, deberemos identificarnos ante ellos y continuar nuestro viaje con la mayor calma posible en cuanto nos den permiso para irnos. Puede que podamos seguir ayudando después del accidente en el atestado o en posibles acciones judiciales, de modo que tendremos que dar nuestros datos.

6 cosas que nunca debemos hacer ante un accidente de tráfico

Sólo el personal especializado sabe cómo y tiene las herramientas para socorrer con seguridad.8
Sólo el personal especializado sabe cómo y tiene las herramientas para socorrer con seguridad.

La adrenalina y los nervios suelen envalentonarnos. Jamás se nos ocurriría (salvo que seamos médicos) hacer una traqueotomía a una persona, pero, en el caso de ver un accidente, no somos muy conscientes de hasta dónde somos capaces de llegar  y, con más frecuencia de lo que imaginamos, acabamos provocando nosotros más lesiones al accidentado al tratar de socorrerlo que el propio accidente. Esto es sólo un ejemplo de lo que no debemos hacer, pero hay más errores que tenemos que evitar:

  1. No seguir los consejos PAS.
  2. Huir del accidente: como decíamos al principio de este reportaje, la ley nos obliga a prestar auxilio. Si no lo hacemos, estamos cometiendo un delito, aunque no hayamos tenido la menor responsabilidad en el accidente. En el caso de haber estado implicados en el siniestro, además de la omisión de auxilio se considera huida, lo cual agrava la pena.
  3. Sacar al accidentado: si la persona está inconsciente o no se puede mover por sí sola por estar herida o atrapada, no intentes sacarla del coche. Trata de tranquilizarla, ya has llamado a emergencias y ellos saben lo que tienen que hacer cuando lleguen. Echa un vistazo a la galería de fotos y podrás ver que sacar a una persona de un coche exige, en la mayoría de las ocasiones, herramientas pesadas para poder excarcelarla. No intentes hacer nada que no sepas o no puedas hacer.
  4. Quitarle el casco a un motorista o ciclista: JAMÁS toques a un motorista o ciclista accidentado. Ni siquiera intentes tumbarlo en una posición determinada. Antes de mover a un accidentado de este tipo, hay que fijar partes claves del cuerpo (principalmente el cuello y la columna vertebral) para evitar lesiones peores.
  5. Provocar un atasco: si ya hay gente socorriendo, no pares. Muchos accidentes acaban convirtiéndose poco menos que en una feria y lo normal es que, cuando se arremolina la gente, se sume la estupidez en lugar de la serenidad.
  6. Ser morbosos: la curiosidad nos puede y, al ver un accidente, la mayoría de la gente se queda mirando a ver qué ha pasado. Son momentos de confusión y de riesgo: mantén la vista en la carretera y sigue tu camino si ya hay gente socorriendo al accidentado. A veces se producen choques en cadena por culpa de este tipo de comportamientos, el que va delante frena casi por completo para mirar lo que ha pasado y acaba siendo el protagonista de su propio accidente.

Vídeo: Cómo colocar los triángulos de emergencia

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba