Cursos de conducción: 10 cosas que debes saber

12 Junio, 2013, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Llegar al circuito, sentarse en el coche y… ¡a derrapar! Esto, según los monitores de los cursos de conducción, es lo que piensan muchos de los alumnos que contratan estas clases. Pero hay más, mucho más, que encuentran al llegar allí… y que te resumimos en 10 puntos clave.

Cursos de conducción: 10 cosas que debes saber9

¿Qué esperas de un curso de conducción? ¿Sabes en qué consiste? Los monitores del RACE y de PTC Escuela comentan que buena parte de sus alumnos llega con la idea preconcebida de que en estas clases te enseñan a derrapar y a ir deprisa con el coche… No del todo: lo principal, en la mayoría de los casos (hay cursos orientados específicamente a la conducción deportiva), es la seguridad. Te contamos, en 10 pasos, qué se hace en una de estas jornadas y dónde puedes contratarlas.

  1. Clases teóricas. El día suele iniciarse con una explicación teórica no sólo sobre lo que vas a hacer a lo largo del curso, sino también sobre los sistemas de seguridad con los que cuentan los coches que vas a conducir: así sabrás cómo actúan los dispositivos y qué puedes esperar de ellos en una situación crítica. También aprenderás conceptos sobre la dinámica del vehículo: cómo se comporta en las curvas, aceleraciones, frenadas…
  2. Objetivos. ¿“Quemar rueda”, marcar el mejor crono…? Aún sin sentarte en el coche, te aclararán que la función de un curso de conducción segura es mejorar las habilidades al volante, conocer el funcionamiento de los sistemas de ayuda, reconocer y evitar riesgos en el día a día y (si la clase es impartida por una marca) probar la mayor parte de la gama y los dispositivos de seguridad.
  3. Cómo sentarte. Lo creas o no, muy pocos automovilistas saben cómo sentarse correctamente para conducir. Algunos “tumban” demasiado el respaldo, otros van demasiado cerca del volante… Así, lo primero será examinar tu postura y corregirla, si es necesario.
  4. Esas manos… Otro de los puntos clave es la colocación de las manos en el volante y cómo moverlas para trazar diferentes tipos de curva o para contrarrestar un sobreviraje o subviraje. Por supuesto, coger el aro por el interior o poner las dos manos en el mismo lado del volante “está prohibido”, debido a su peligrosidad.
  5. La mejor forma de coger una curva… Es haciendo una línea lo más recta posible. Te lo explicarán en la parte teórica y tendrás la oportunidad de practicarlo una y mil veces.
  6. Derrapes, slalom, frenadas al límite. Llega la parte más divertida, la que hará que una sonrisa aflore en tu cara cuando lo cuentes. Ya al volante, los monitores te darán instrucciones (pueden estar sentados a tu lado o indicártelas desde fuera mediante walkie-talkies) para recolocar el coche con suavidad en un sobre o subviraje, trazar correctamente las curvas, controlar la transferencia de masas en un cambio de apoyo, frenar sobre una superficie deslizante y esquivar un obstáculo en el último momento… Normalmente, los dispositivos de seguridad estarán desconectados para que compruebes las reacciones del vehículo sin estas ayudas. Después, repetirás el ejercicio con el ESP y los diversos asistentes: la diferencia te asombrará. Más tarde, llega el momento de salir a la pista para exprimir la potencia del motor (un monitor evitará que las cosas “se salgan de su sitio”) o para acostumbrarte a las bondades de sistemas que mantienen la distancia de seguridad, la velocidad de crucero…
  7. Montamos en 4×4. Si el curso lo está impartiendo una marca (Mercedes o Audi, por ejemplo, no exigen que poseas un coche con su logo para asistir a estas clases), realizarás los ejercicios con diversos modelos de su gama. A la hora de enfrentarte a los 4×4, prepárate para los cruces de puentes y para subir y bajar por cuestas que parecen imposibles… La electrónica, cierta dosis de calma (perder los nervios en medio de una rampa si el vehículo se va hacia atrás puede ocasionar un grave accidente) y las enseñanzas de los monitores te harán salir airoso de la situación.
  8. Diplomas. La mayoría de los cursos termina con la entrega de un diploma que acredita tu aprovechamiento de las clases teóricas y prácticas. Es frecuente que haya una especie de “clasificación” y un detalle para el mejor alumno: el que menos tiempo haya invertido en los ejercicios demostrando una mayor técnica, sin tirar ningún cono y sin comprometer la seguridad.
  9. ¿Dónde se pueden realizar cursos de conducción? Además de las escuelas del RACC y el RACE, quizá las más conocidas, existen alternativas para mejorar la conducción como las que proponen PTC, el Centro de Perfeccionamiento de Bercimuel, TEPESA, Drivex… Además, muchas marcas de coches suelen ofrecer estos cursos a sus clientes y a quienes aún no lo son.
  10. Precio de los cursos de conducción. La horquilla es tan amplia como las posibilidades que proponen las escuelas y dependerá del tipo de curso (conducción segura, deportiva, ecológica, TT y SUV…) que quieras realizar. Para que te hagas una idea -y siempre hablando en líneas generales-, puedes gastarte entre 150 y 1.200 euros.

[auto_quote quote=”No transmitir las emociones al volante” quote_title=”Cómo conducir más seguros” quote_description=”Los monitores del RACE, en el circuito de El Jarama, nos explican cinco puntos clave para mejorar la seguridad: conducir de forma serena y sin tensiones con el fin de no transmitir nuestras emociones al volante, mantener la concentración para mejorar el tiempo de respuesta, desarrollar el sentido de la anticipación mediante la ampliación del campo visual, ser realistas respecto a nuestras limitaciones y realizar todos los movimientos o maniobras con suavidad.”]

Cursos de conducción segura9
La diferencia entre llevar el ESP conectado o no en el circuito es abismal.

Sea cual sea tu nivel o elección, te aseguramos que al terminar las clases habrás escuchado -o pronunciado- una de estas frases: “esto debería ser obligatorio”, “parece magia (por los sistemas de asistencia a la conducción)”, “yo siempre lo había hecho de otra manera…”. Los monitores, además, señalan la inconfundible expresión de asombro de los alumnos cuando se enteran de que un coche a 130 km/h sólo necesita un segundo para recorrer 36 metros. Es decir: si desvías un segundo la atención del volante, habrás recorrido la distancia equivalente a 9 vehículos compactos. ¿Lo sabías?

Vídeo: así se consigue la postura correcta al volante

Te puede interesar...

3 Comentarios

Rubén Fidalgo 13 Junio, 2013

La gente debería animarse a hacer este tipo de cursos, me maravilla que la gente asuma los riesgos que asume a diario en el coche sin saberlo.

pedro 13 Junio, 2013

Una pena que la mayoría sean caros…. Lo que debería hacerse es enseñar las maniobras básicas para evitar una situación de peligro en el momento de sacarse el carné y dejarse de conducción eficiente y demás cosas secundarias

Raimon 8 Abril, 2014

Hola Pedro: Aqui en este sitio aveces ponen ofertas interesantes http://www.quieroserpiloto.eu

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba