Reportaje

¿Cuántos tipos de vidrios para lunas existen en el mercado?

4 fotos

Ampliar

02 de septiembre, 2021

En este reportaje, te contamos los distintos tipos de vidrios que se utilizan para las lunas de los automóviles, cuáles son sus características y cuáles se pueden reparar o precisan de un sustitución total.

De sobra es sabida la importancia de los distintos cristales que conforman la estructura de un vehículo, principalmente el parabrisas delantero, las ventanillas laterales, tanto delanteras como traseras, sin olvidarnos de la luneta trasera. Todos ellos garantizan la seguridad de todos los ocupantes del vehículo, facilitan la visibilidad que el conductor tiene de la calzada y son parte del esqueleto rígido que mantiene erguido un coche.

Pero, ¿sabías que existen distintos tipos de vidrios que se pueden utilizar en la fabricación de todas estas lunas y que cada uno de ellos tiene cualidades diferentes?

Es importante conocer esta diferenciación y saber cómo se pueden reparar los distintos tipos de lunas, siempre que se pueda realizar, ya que en ocasiones es necesario realizar una sustitución total.

Si no conocías esto último, no te preocupes, a continuación encontrarás un listado con los distintos tipos de lunas, sus características y si es posible o no reparar un golpe en las mismas.

Tipos de cristales utilizados en los vehículos y sus propiedades principales

Antes de averiguar cuáles son los tipos de cristales que se pueden reparar y cuáles, por el contrario, necesitan sustituirse, es necesario llevar a cabo una clasificación de las distintas opciones disponibles en el mercado:

  • Por un lado, están las lunas templadas, elaboradas a base de una única capa de vidrio, con un grosor aproximado de unos cinco milímetros. A pesar de finura, cuentan con una gran resistencia frente a los impactos gracias a que se someten a un proceso de endurecimiento a través de un tratamiento térmico. Este tipo de vidrio se suele utilizar en las ventanillas laterales y en la luneta trasera.
  • A continuación, se encuentran las lunas laminadas, cuya composición es algo más complicada que el caso anterior, ya que, como su propio nombre indica, están creadas a base de diversas láminas. Las capas exteriores están fabricadas de vidrio, mientras que en el medio de ambas se establece una capa de plástico conocido como polivinil butiral (PVB). Es un tipo de cristal más flexible, por lo que a la hora de recibir un impacto no se rompe por completo, sino que sufre pequeñas roturas o grietas.

Ahora bien, además de la clasificación basada en el proceso de creación de cada luna, encontramos otro tipo de vidrios, teniendo en cuenta las funciones concretas a las que van dirigidos.

  • Lunas térmicas: también conocidas como lunas calefactadas, son aquellas que están fabricadas a base de cristales que contienen un sistema eléctrico de calefacción, el cual está destinado a eliminar el hielo o la condensación del vidrio. Se suelen utilizar en las lunetas traseras, aunque en ocasiones se pueden ver también en los parabrisas delanteros.
  • Lunas atérmicas: son aquellas que están destinadas a minimizar el riesgo de deslumbramiento causado por una intensa luminosidad en el exterior del vehículo. Para ello, estos cristales se tintan con óxidos metálicos, sin causar un gran cambio en la claridad de la luna.
  • Lunas electrocrómicas: se destinan a evitar que el conductor tenga mala visibilidad a causa de los rayos solares, por lo que se aclaran y oscurecen en función de este agente externo.
  • Lunas tintadas: son aquellos cristales más oscuros cuya función es absorber la luminosidad y el calor que entra en el vehículo.

¿Qué vidrios para lunas se pueden reparar y cuáles precisan de sustitución?

Ahora bien, la posible reparación o sustitución del cristal de un parabrisas depende de varios factores, entre ellos el tipo de vidrio utilizado para su fabricación y el tipo de impacto o grieta que sufra.

En cuanto a las distintas clases de lunas, debido a sus características, las lunas templadas precisan de un cambio en caso de sufrir un golpe, puesto que tienden a romperse en muchos pedazos pequeños. Por otro lado, las lunas laminadas pueden llegar a arreglarse en determinados casos, definidos a continuación:

  • Cuando el impacto no tenga grietas y sea de un diámetro inferior a una moneda de dos euros.
  • Cuando es una grieta inferior a 16 milímetros y no está en el borde de la luna.

En el resto de casos, se deberá proceder a una sustitución completa del vidrio.

¿Cómo se realiza la reparación de un parabrisas?

La técnica que se utiliza para reparar los impactos previamente mencionados se realiza de la siguiente manera:

  1. Primero, se debe extraer el aire que se encuentra en el interior del impacto.
  2. A continuación, una vez limpio el hueco, este se rellena con un tipo de resina especial que garantiza un resultado óptimo con el fin de ofrecer una perfecta visibilidad de la calzada.

De todos modos, si tu vehículo recibe cualquier tipo de impacto en alguno de los cristales y no sabes si se puede realizar una reparación o si la solución correcta es una sustitución, lo mejor que se puede hacer es acudir cuanto antes a un profesional que pueda asesorarte al respecto.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche