Reportaje

¿Cuál fue el primer coche con aire acondicionado?

2 fotos

Ampliar

06 de junio, 2020

Hoy en día no se comercializa ningún coche en España sin aire acondicionado, pero hasta no hace muchos años era un extra muy caro. Si tienes curiosidad por saber cuál fue el primer coche en equipar este elemento de confort, sigue leyendo.

España es un país con un clima cálido y actualmente no se comercializa ningún coche que no tenga aire acondicionado de serie. Sin embargo, hace no mucho era una opción muy cara en la mayoría de los coches. Esto es algo que los aficionados a los clásicos y «youngtimers» sabrán bien. Intenta encontrar un VW Golf MK2 con aire acondicionado y verás que no es tan fácil dar con uno.

Los que recordamos qué era Barrio Sésamo hemos hecho los viajes familiares con las ventanillas bajadas y sudando como pollos en la mayoría de los casos. Hoy en día casi nadie está dispuesto a renunciar a este elemento de confort y, si se nos estropea, en cuanto podemos lo reparamos.

Tal vez te interese: ¿Cuál fue el primer coche con turbo?

Aunque no se ha convertido en un estándar hasta hace apenas 10 años, la realidad es que los sistemas de aire acondicionado en los coches existen desde hace un montón de años. El primer coche en llevar aire acondicionado fue el Packard Super Eight de 1940.

Packard Custom Super Eight 1940, el primer coche con aire acondicionado

2 fotos

Ampliar

Era uno de los automóviles más caros y lujosos del mundo y este elemento de confort fue una ventaja brutal frente a sus rivales. Pronto se propagó entre el público la increíble ventaja que suponía el poder viajar a una temperatura agradable en los días de calor más sofocante y rápidamente Cadillac también lo añadió a su catálogo de accesorios.

Por qué el aire acondicionado es un elemento de seguridad

Viajar cómodo en el coche no sólo es una ventaja desde el punto de vista del confort, también para la seguridad. El aire acondicionado es un elemento que nos ayuda en la conducción porque nos reduce el estrés al poder viajar a una temperatura más confortable y, además, también nos ayuda en invierno a desempañar los cristales al reducir la humedad del aire en el interior.

Tal vez te interese: cómo evitar el sueño al conducir

El aire acondicionado y los sistemas de climatización nos ayudan a mantener la concentración en la carretera y reducen así el riesgo de sufrir un accidente. Cuando tenemos demasiado calor, nuestro cerebro se estresa y, ademas, también nos iremos moviendo más en el asiento, empezamos a buscar cómo refrescarnos (que si con la ventanilla más bajada, que si ahora abro también las de atrás…) y desatendemos lo realmente importante. Además, al viajar con las ventanillas bajadas en verano aumenta el riesgo de que entre algún insecto y todavía nos distraigamos más.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche