Cuál es la importancia de los retrovisores

Cuál es la importancia de los retrovisores

23 agosto, 2017

Los espejos retrovisores son, en muchas ocasiones, los grandes olvidados de nuestro vehículo. No sólo porque omitamos su visión durante la conducción, sino que muchas veces no los tenemos correctamente regulados. Razones por las que evitamso que cumplan con su función vital.

Los retrovisores de nuestro coche cumplen con una función vital, darnos la posibilidad de ver qué vehículos se acercan a nosotros por detrás. Realizando un uso correcto evitaremos accidentes y situaciones comprometidas con los demás usuarios de la vía.

Nuestro coche debe llevar, por norma, dos retrovisores; el izquierdo y el central (en caso de vehículos con la visión central obstaculizada, debemos tener también el exterior derecho). Siempre será recomendable tener los tres, siempre, para cubrir lo mejor posible el espacio de visión hacia atrás. Ahora, lo más importante, cómo regularlos.

Nos gusta que sean grandes pero también, que tengan una forma regular, de nada sirve tener un espejo gigante si tiene una forma que amplía los puntos ciegos. Cierto es que muchos modelos actuales cuentan con algún sistema de aviso, de serie o como extra en el equipamiento, aun con ello lo más importante sigue siendo lo que somos capaces de ver.

Motos en el atasco
Fíjate bien en los retrovisores: puede haber una moto cambiando de carril que no hayas visto.
Ampliar

La regulación y el cuidado, de estos apéndices de nuestro coche, es vital para que tengamos la mejor visibilidad posible. Nosotros somos los únicos responsables del mantenimiento de nuestro vehículo y por tanto se sus retrovisores.

Quizá sea obvio, pero debemos mantenerlos limpios. No sólo de suciedad sino, también de hielo y otros agentes ambientales que pueden afectarles como, por ejemplo, agua de lluvia.

Otro aspecto importante es la visibilidad durante la noche. Los espejos interiores equipan una pestaña que modifica su posición, de modo que mantengamos la visión de la carretera, aunque sin que el vehículo tras nosotros nos deslumbre. También existen espejos con células fotosensibles que se oscurecen cuando tenemos una fuente de luz tras nosotros.

Prueba Nuevo Seat León, Málaga, Rubén Fidalgo
Los retrovisores son preciosos, pero algo pequeños y retrasados.
Ampliar

Pero… ¿Y los espejos exteriores? Algunos de ellos cuentan con un sistema automatizado parecido al que os comentaba del central pero muchos de ellos no. Aquí es donde entra la posición del espejo en escena.

Estos espejos exteriores deben estar posicionados de forma que veamos la mayor parte de calzada posible, dejando un pequeño espacio en el que veamos la zaga de nuestro propio vehículo (para esto es útil tomar como referencia la tapa del combustible o la manilla trasera, dejándola en la esquina baja más próxima al coche). Una vez bien posicionados los espejos debemos tener en cuenta el deslumbramiento nocturno y, regular hacia arriba o abajo el cristal en función de nuestra necesidad.

El espejo retrovisor central tiene una regulación más sencilla, desde mi punto de vista. Sólo debemos hacer coincidir la luneta trasera en el espejo, dejando ver la totalidad del cristal.

Tan importante es, ser visto como poder ver a dónde vamos y lo que viene por detrás. Por ello, es importante que prestemos la atención debida a los espejos retrovisores, especialmente en invierno cuando suele formarse hielo o se empañan.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba