*

Control de estabilidad: cómo conducir un coche con ESP

31 Octubre, 2014, modificada el 7 Febrero, 2017 por

¿Cómo conducir un coche con ESP? Para conducir un coche con ESP o control de estabilidad deberemos ser muy claros a la hora de dar órdenes al coche y entender que el ESP actúa sobre los frenos para corregir una trayectoria, pero no proporciona más agarre.

Control de estabilidad: cómo conducir un coche con ESP1

Hace tiempo que te explicamos cómo funciona el control de estabilidad del coche, ahora que todos los coches matriculados a partir del 1 de noviembre de 2014 lo tendrán que llevar de serie es el momento de explicarte cómo sacar el mayor partido de este sistema de seguridad.

Te recomiendo que eches un vistazo a nuestro reportaje sobre cómo funciona el ESP para que puedas entender mejor los consejos que te voy a dar para no engañar al control de estabilidad (cada fabricante lo llama de una manera, ESP, VSC…). Es importante que seamos conscientes de que el coche no tiene ojos y la única manera que tiene de saber a dónde queremos ir es el volante, por lo que deberemos ser muy claros a la hora de dar órdenes al coche.

Lo segundo que debes tener claro es que el automóvil es un ser inerte, no hace nada que no le hayamos ordenado, ya sea consciente o inconscientemente, por lo que siempre será el conductor el responsable de los acontecimientos.

Un gran problema que me he encontrado como monitor en los cursos de conducción es que la gente tiene un concepto del ESP equivocado. En ello tienen parte de culpa algunos comerciales que para “despachar” rápido al cliente sueltan mentiras como que “el control de estabilidad es para que el coche se agarre mejor en las curvas“. Esto es absolutamente falso y una necedad total. El agarre lo da el neumático y el asfalto. El ESP actúa sobre los frenos para corregir una trayectoria, pero no proporciona más agarre. Precisamente la adherencia es quien marca los límites del ESP y si superamos éstos, el control de estabilidad no podrá hacer nada por nosotros, así que ojo con la velocidad aunque tengamos este sistema en nuestro coche.

Aquí va una lista con los detalles que debes tener en cuenta para sacar el mayor partido al ESP de tu coche:

  • Todo tiene un límite: como te decía antes, el ESP necesita que los neumáticos tengan adherencia para poder corregir la trayectoria. Si vamos demasiado rápido no podrá corregir nuestro error. El control de estabilidad nos saca de muchos apuros, pero no es infinito, hay unos límites físicos razonables que no debemos superar.
  • No hagas contravolante: muchos conductores se acuerdan de que alguna vez alguien les dijo “si se te va de culo gira el volante hacia donde se vaya la trasera“, es lo que se conoce como contravolante y es una maniobra que requiere muchísimo entrenamiento para hacerla bien. Si tu coche tiene ESP no debes hacerla jamás. El coche no tiene ojos y el control de estabilidad trabaja para llevar el coche a donde le indiquemos con el volante. Si hacemos contravolante en un coche con ESP le estaremos indicando que queremos ir en la dirección opuesta a la que realmente queremos ir, provocando que el coche se salga de la carretera por el lado contrario. Simplemente apunta con el volante a donde quieres llegar y deja trabajar al sistema.
  • Estado de los neumáticos: el ESP necesita que las ruedas tengan adherencia para poder corregir nuestra trayectoria aplicando los frenos a la rueda que corresponda. Si tenemos los neumáticos en mal estado o circulamos con las presiones incorrectas estamos reduciendo muchísimo la capacidad de reacción del control de estabilidad.
  • Mantén la calma: muchos conductores se asustan cuando ven que el sistema entra en acción. El coche empieza a hacer ruidos raros y, en la mayoría, se enciende un chivato naranja en el cuadro de instrumentos. Es absolutamente normal y nos está indicando que el sistema trabaja, así que concéntrate en marcar bien el destino con el volante.
  • No pises el embrague: además de actuar sobre los frenos, el ESP anula nuestras órdenes al pedal del acelerador. No debes accionar el embrague ni el cambio, por ahora concéntrate en salir del apuro apoyándote en el ESP, ya tendrás tiempo de cambiar de marcha cuando estés de nuevo en la trazada correcta. Sólo debes pisar el embrague si ves que el coche va a perder tanta velocidad que se podría calar para evitar que se apague el motor.
  • Acude a un curso de conducción: es muy importante haber notado alguna vez cómo trabaja el control de estabilidad. Por más que alguien intente explicártelo no es lo mismo que vivirlo en directo. En carretera abierta no te recomiendo que fuerces las cosas para provocar que el ESP entre en acción. Además, es importante que alguien con experiencia vaya contigo para explicarte lo que está sucediendo, provocarte errores para que veas las consecuencias y luego compruebes cómo se debe reaccionar. Es algo que debería ser obligatorio, pero como no lo es, mi consejo es que seas más listo que el resto de los conductores y acudas a algún curso de conducción segura donde te demuestren el funcionamiento de este tipo de sistemas.

Para que veas la diferencia real entre tener ESP y no tenerlo, aquí tienes este vídeo con dos trazadas idénticas, a la misma velocidad, con el mismo coche y sobre suelo mojado con y sin ESP. La maniobra está hecha a 80 km/h.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Nica 31 Octubre, 2014

Ya era hora de que lo hiciesen obligatorio, si apenas supone 10 euros más de coste frente a un coche que sólo lleve ABS, sólo se añaden dos acelerómetros y un sensor de giro del volante al sistema… en cualquier caso es una gran noticia que por fin sea obligatorio.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba