Consejo

Consejos sobre cristales tintados para el coche

Ampliar

16 de enero, 2019

Los cristales tintados tienen algunas ventajas respecto a los normales, pero también sus inconvenientes. Te damos las claves para conocerlos y, sobre todo, para saber cuáles son buenos y cuáles no.

Lo primero que debemos diferenciar son los cristales tintados y los cristales laminados, que no es lo mismo aunque nos lo parezca. Los cristales tintados son aquellos en los que el propio vidrio tiene un color debido a su composición. Normalmente los tintados simplemente añaden un tono algo verdoso o marrón al cristal. Los laminados pueden ser transparentes, como el parabrisas, o tener el color y aspecto que queramos.

El tintado de verdad no se puede realizar con posterioridad sino que tiene que ser en el momento en el que se fabrica el cristal cuando se añaden los minerales que le dan ese color y aspecto tintado.

Tampoco es lo mismo el tintado de fábrica de un coche que el hacerlo posteriormente. Aunque hay profesionales que logran unos acabados excelentes y films de calidad muy buena, nadie desmonta una luna trasera o una ventanilla para aplicar la lámina con el filtro de color sino que simplemente la pegan sobre toda la superficie a la que tienen acceso, que no es el vidrio completo.

Este es el principal motivo por el que suelen despegarse con el tiempo algunos laminados de los cristales tintados, porque en los bordes de los cristales no quedan bien pegados al tener la base del cristal una serigrafía que hace que su superficie no sea lisa, además de no llegar bien al borde interior del cristal.

Si te decides a tintar los cristales de tu coche, además de tener que hacerlo en un lugar donde te los certifiquen para su homologación, debes saber que en España está prohibido el uso de cristales oscurecidos en el parabrisas y en las ventanillas de las puertas delanteras. Sólo con un permiso especial (vehículos policiales o de personalidades que por su seguridad necesiten una mayor discreción) se autoriza el “tintado” de estos cristales en nuestro país.

Ventajas e inconvenientes de los cristales tintados

Las ventanillas delanteras no se pueden oscurecer, ni tampoco el parabrisas.

1 fotos

Ampliar

El tema estético es algo personal, así que no vamos a juzgarlo. Hay a quien le encantan los cristales oscuros y a quien le parece una macarrada, pero lo que sí es cierto es que tienen una serie de ventajas y también inconvenientes, y en ellos es en lo que nos vamos a centrar para que podamos valorar si nos interesa o no elegir los cristales tintados.

Lo que sí debes tener absolutamente claro y cristalino es que, si te decides a tintar las lunas de tu coche, es imprescindible recurrir a un buen profesional y utilizar materiales de calidad y homologados. Como de costumbre, lo barato sale caro. Un material de mala calidad acabará por estropearse rápidamente y arruinando el aspecto del coche, además de ser peligroso.

Ventajas de los cristales tintados

Reducen el calor dentro del coche: la mayoría de los filtros que se utilizan cuando se tintan los cristales reducen la radiación que los atraviesa. Esto hace que la temperatura en el habitáculo sea menor y que el climatizador trabaje más eficientemente. Si te fijas, en los países más soleados (como en Arabia, Dubai…) los coches tienen las lunas casi completamente negras y llegan a parecer opacas. Además de reducir la temperatura, también se protegen los plásticos y tapizados, al recibir menos radiación solar.

Seguridad en caso de rotura: el parabrisas delantero de los coches es laminado por ley. Es así porque de este modo, en caso de rotura no se desprenden los trozos del vidrio sino que se quedan pegados a una capa de material plástico que está integrada entre las dos capas de vidrio del parabrisas. Sin embargo, las ventanillas y la luna trasera son de cristal templado que se astilla en trozos diminutos al romperse. Muy pocos coches montan vidrio laminado en las puertas o en la luna trasera. Cuando tintamos los cristales del coche, esta lámina que se adhiere por el interior hace de soporte en caso de rotura del cristal, evitando que se desprendan esos trozos y haciendo más difícil que el cristal se rompa.

Intimidad: los cristales oscurecidos hacen que sea más difícil que nos vean desde fuera.

Confort para los peques: los críos son más sensibles a la radiación solar y, por su estatura, están más expuestos que nosotros a ella. Mientras que a un adulto el sol apenas le molesta porque sus ojos suelen estar en la zona de sombra que produce el techo, ellos, al ir más bajos, reciben más luz directamente en los ojos. UNa solución es cubrir la ventanilla con una cortinilla o una tela, pero también podemos tintar el vidrio con un laminado.

Inconvenientes de los cristales tintados

Reducen la visibilidad: al dejar pasar menos luz, los cristales tintados reducen la visibilidad. Éste es el motivo por el que en España está prohibido el oscurecer el parabrisas o las ventanillas delanteras.

Tienden a despegarse o agrietarse: los tintados que no son de serie tienden a despegarse, especialmente en los bordes de la luna trasera, donde está serigrafiado el cristal original. Además, en el mercado existen calidades muy variadas y, aunque la mayoría de profesionales utilizan laminados buenos, los de peor calidad tienden a agrietarse y encogerse con el tiempo y la radiación solar.

Pueden devaluar el coche para su venta: esto es cuestión del gusto del comprador, pero siempre que modifiquemos la originalidad del coche corremos el riesgo de que lo que a nosotros nos gusta o nos parece apropiado no guste al que vaya a comprárnoslo. Los tintados no originales a veces no gustan y hacen que el coche pierda valor, sobre todo cuando elegimos acabados raros tipo espejo o similares.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche