Reportaje

5 consejos para alargar la vida de tu coche

2 fotos

Ampliar

06 de julio, 2020

Un coche es un bien caro y que nos cuesta mucho dinero cada mes. Con estos consejos alargaremos su vida y evitaremos averías caras que nos arruinen la economía. Ya verás qué sencillos son.

No deja de ser llamativo que, pese a que el coche es uno de los artículos más caros que compraremos a lo largo de nuestra vida, dedicamos más tiempo a elegir y comparar un electrodoméstico y que, en muchos casos, los tratemos bastante mal. Acelerones en frío, las ruedas deshinchadas, pequeñas averías que no reparamos y «tiramos palante»… En contra de lo que muchos crean, cuidar el coche no es caro y puede hacernos ahorrar mucho dinero o venderlo mejor cuando llegue el momento.

A la hora de cuidar el coche tampoco hay que volverse loco, no es una persona, ni siquiera un ser vivo, pero hay muchas cosas que son fáciles de tener en cuenta y que harán que nos dure más tiempo y con menos averías.

Nada de acelerones

Como me ha tocado repararlos, siempre que veo (o escucho) a algún «flipao» dando acelerones en parado a su coche (o moto, sobre todo), cruzo los dedos para que no le salte la culata y un pistón le dé en los dientes. Cuando el motor no está con carga y le damos acelerones para «fardar» de cómo suena delante de la pandilla, estamos acortando su vida de forma drástica. Al margen de que poner el motor al corte es juntar papeletas para que se pase la distribución y pegar un martillazo a una válvula, esos golpes de acelerador minan la lubricación del motor. El típico de los toquecitos al acelerador para que haga «run-run» está encharcando los cilindros de combustible que no se quema bien y que, además de carbonilla, lava los cilindros y se mezcla con el aceite, empobreciendo sus cualidades lubricantes.

Puede que te interese: ¿Cuál es el mejor aceite para el coche?

Este tipo de exhibiciones lo único que demuestran a los que realmente saben es que eres un ignorante, así que mejor ahorrárselas

Otro consejo relacionado con el acelerador está en una mala costumbre que tienen algunos conductores de dar un golpe de gas antes de apagar el motor. Esto se hacía antiguamente cuando ibas a encender el motor poco después de apagarlo. Lo que se conseguía era dejar algo de combustible sin quemar en el cilindro y que el siguiente arranque fuese mejor. Hacer esto ahora sólo hace que gastemos más gasolina y que acabemos gripando el turbo, al dejarlo girando con inercia mucho tiempo sin presión de aceite.

No subas bordillos

Si queremos alargar la vida del coche, debemos ser cuidadosos en conducción y evitar en lo posible los baches o, si son inevitables, pasarlos despacio. Pasar por los pasos de cebra elevados o por los guardias tumbados a toda velocidad sólo sirve para que rompamos un faldón o un cárter o que acabemos con la dirección desalineada y los amortiguadores para chatarra antes de tiempo.

Otra costumbre muy mala es la de subir bordillos o aparcar dejando el neumático pellizcado contra la acera. Cada vez que subimos un bordillo o giramos la dirección con las ruedas pegadas al bordillo estamos sometiendo a un estrés brutal a los componentes de la dirección y suspensión (rótulas, cremallera, trapecios, amortiguadores, silentblocks…), además de juntar papeletas para cortar un neumático y tener que cambiarlo.

No ahorres en el aceite

Usar aceite de buena calidad es fundamental para alargar la vida del motor.

2 fotos

Ampliar

Voy a ser exagerado, voy a decirte que puedes ahorrarte 100 euros entre el aceite que le corresponde a tu coche y el más barato, algo que es muy poco probable. Bien, pues ahorrarte 100 o 200 euros comprando el aceite más barato en vez de uno de excelente calidad es el peor negocio de tu vida. Los motores modernos, en su afán de reducir fricciones y rozamientos que aumenten el consumo, son cada vez más sensibles a la calidad del aceite. Un mal lubricante acorta la vida del motor muchísimo y las reparaciones que surgen por una mala lubricación cuestan 20 veces más de que lo que te puedes ahorrar usando un mal aceite. En pocas palabras, con lo que te gastes en reparar la primera avería por haber sido un rata con el aceite, podrías echarle del más caro durante 20 años.

Usa bien el cambio de marchas

Esto va a herir sensibilidades, pero es cierto: la mayoría de los conductores que han comprado un coche manual se han equivocado. Casi siempre que oigo a alguien lo de «es que el automático es aburrido» o «a mí me gusta cambiar de marchas» me tengo que morder la lengua para no decirle que lo primero que tendría que hacer es aprender a usar el cambio correctamente.

La conducción eficiente puede provocar averías

Cada vez que salimos de viaje y, en vez de bajar una o dos marchas, insistimos en ir con el acelerador a fondo para mantener la velocidad en una pendiente, estamos sometiendo a la mecánica a un estrés descomunal. Si tuviésemos el más mínimo conocimiento de lo que está pasando dentro del motor en esas condiciones nos echaríamos a llorar, pero lo hacemos porque nadie nos lo ha enseñado y creemos que es lo correcto.

En cuanto notemos que al coche le cuesta mantener la velocidad en una marcha, es mejor bajar una que llevarlo con el acelerador a fondo. Como norma general, si tenemos que pisar el acelerador más allá de 2/3 de su recorrido, es que lo correcto sería ir en una marcha más corta. No sólo sufrirá menos la mecánica, también ahorraremos en combustible.

Cómo evitar averías en el embrague

Otros errores con el cambio son conducir con la mano sobre la palanca (desgasta el mecanismo del selector del cambio), estar parado en los semáforos con una marcha metida y el embrague pisado en vez de en punto muerto y con el pedal suelto, etc.

Repara antes de que sea más grave

Una mala costumbre es notar que algo va mal en el coche pero seguir usándolo como si nada mientras no se pare. Esto es comportarse como un niño que se tapa los ojos creyendo que así se esconde.

Cómo ahorrar dinero en el taller

Un fallo leve nunca se va a reparar solo (lo del coche autónomo se refiere a otra cosa, no a que nunca se averíe o se repare sus propias averías) y lo único que puede hacer es convertirse en algo más grave… y caro.

En cuanto notemos que algo no va bien en el coche, debemos llevarlo al taller para que lo comprueben y, aunque siempre duele rascarse el bolsillo, es mejor repararlo que hacernos los suecos.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    Pues muy buenos consejos, ruben… a lo que yo añado: mas encender y arrancar el coche dejar al ralenti entre 30 segundo y 1 minuto para que se lubrique bien las piezas del motor y seguidamente empezar el desplazamiento con el vehiculo sin acelerones hasta que su temperatura llegue a 90 grados ( el del refrigerante).
    UN SALUDO.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche