¿Comprar coche nuevo o repararlo?

1 Abril, 2017, modificada el 7 Junio, 2017 por

En estos días inciertos en los que ahorrar un euro es más un deber que una posibilidad, hay que tener muy clara una serie de conceptos sobre lo que podemos cambiar en nuestro coche cuando se nos rompe. ¿Merece la pena repararlo si la avería es muy cara? Vamos a verlo…

¿Comprar coche nuevo o repararlo?2

A todos nos ha pasado (y a los que no, les envidio): se nos rompe nuestro coche ya “mayor” y por su reparación nos piden tropecientosmil euros. Casi lo mismo que nos cobrarían por adquirir uno nuevo. Y la decisión se convertirá en más difícil cuanta menos información tengamos. Pero, en el fondo, esto es como todo, ni tanto, ni tan calvo.

Nunca, y llevo muchos años en esto, me he encontrado con una avería cuya reparación equivaliese al precio de compra de un coche nuevo similar. Esto es así. Y quien te diga lo contrario, es que te quiere vender la moto.

Hace tiempo me escribía un internauta al que le pedían más de 6.000 euros por la sustitución de una caja de cambios automática rota; en la concesión le decían que le valía la pena hacerse con un vehículo nuevo. Por supuesto, le respondí que si le daban un coche a estrenar como el suyo (una berlina alemana de gama alta) por menos de ese importe, me lo hiciera saber y me encargara un par de ellos al concesionario. Entre gastarse 6.000 y 36.000 euros hay una diferencia notable, por muy baja que sea la cotización del modelo en su momento. Vale que algunas veces lo barato sale caro, pero cuando lo caro ya es caro y, además, debido a la crisis no podemos pagarlo…

Claves para decidirse: ¿cambiar de coche o sólo la pieza?

Lo que resulta clave a la hora de afrontar una reparación es contar con todos los detalles sobre la misma. Esto es, saber qué es lo que realmente se ha roto. En un concesionario oficial, por política de la marca, no reparan, sino que sustituyen, y una avería en un elemento aislado puede conllevar el cambio de una pieza muy costosa. A lo que hay que añadir la mano de obra… nada económica, por otra parte.

Por eso, los talleres de toda la vida están viviendo su “segunda juventud”. Y es que el arte de mancharse las manos de grasa desmontando motores sobre un banco de trabajo (que hace poco se había perdido), ahora ha vuelto con fuerza. Esos mecánicos que con un pitillo encendido en la comisura de los labios te desmontan la bomba de la gasolina y le cambian una arandela de un euro en menos de media hora son los que ahora nos salvan la vida… y la economía.

Y es que cada pieza es desmontable y reparable por separado. Sólo con tener un diagnóstico acertado podemos ir preguntando por talleres y suministradores de recambios -incluyo desguaces– hasta hacernos una idea del coste. De hecho, si nos lo trabajamos un poco, podemos localizar la pieza, comprarla, llevarla al taller nosotros mismos y pagar tan sólo la mano de obra a un precio razonable.

Tengo un conocido que hasta adquirió por Internet su tubo de escape -conjunto completo- por un importe muy bajo y lo llevó a que se lo pusieran al garaje de su barrio. El ahorro respecto al presupuesto inicial dado por la marca fue de un 60%. ¡Un sesenta por ciento! Por la mitad de eso ya merece la pena estar atento.

Es verdad que no todo el mundo goza de nociones de mecánica, y que muchos están –o estamos- en el nivel “junta de la trócola”; por ello hemos de creer en la buena voluntad del mecánico a la hora de valorar nuestra reparación, dejando claro que andamos mal de presupuesto, por si se apiada de nosotros. Es buen momento para sincerarse, porque a ti te interesa ahorrarte algo y al mecánico, ganarse algo. Así, todos satisfechos.

¿Tienes que cambiar de coche?

Qué piezas del coche merece la pena reparar… y cuáles hay que cambiar

Sin embargo, esta fórmula no vale para todo. Hay averías intrincadas que sí se puede reparar, pero cuya complejidad en trabajo manual puede superar el coste de la sustitución del elemento. Por eso, no nos debemos cerrar en banda. Esto sucede con casi todo lo eléctrico y electrónico de nuestro vehículo.

En planta motriz (motor, cambio) y trenes rodantes, la reparación es más que factible.

Las piezas del interior, sometidas a desgaste, también pueden ser reparadas y/o mejoradas (por ejemplo, un volante nuevo: 150 euros. Retapizar de cuero el que tenemos desgastado: 60. Cualquier cosa menos ponerle las fundas horteras que venden en los centros comerciales).

Hoy en día incluso se reparan los cristales con unos resultados sorprendentemente buenos. No deben estar muy machacados, claro, pero la técnica recupera alguno que hasta hace poco iba directo al contenedor de reciclaje.

El radiador sí que es de los pocos elementos bajo nuestro capó que la mayor parte de las veces necesita ser cambiado, pues una vez que pierde su hermeticidad, por un poro o fisura, es difícil dejarlo como nuevo. Y con la refrigeración y lubricación no conviene jugarse los cuartos.

En los golpes de chapa, los “abollones” se arreglan, en su mayoría, con masa de carrocero; respecto a las defensas y otros elementos, se pueden obtener en Internet de segunda mano a muy buen precio.

Así suma -o resta- y sigue.

Por todo esto, mucha atención ante las averías. No te quedes callado con cara de cordero degollado cuando te espeten que hace falta cambiar el turbo o similar. Indaga sobre lo que en realidad está averiado e intenta lograr la reparación de ello. Si no es posible, o no compensa, y sólo tras haberte asegurado de ello, acepta el cambio. Porque (en serio), lo más probable es que, aunque sea caro, te pedirán más por un coche nuevo.

Paciencia. Ya cambiarás de automóvil cuando económicamente “nos curemos”. Siempre queda el mercado de coche de ocasión, siempre y cuando te garanticen que ese vehículo no ha sufrido el mismo mal que el tuyo.

¡Descubre la web de Curro San Miguel y hazte con sus libros!

Te puede interesar...

Curro San Miguel

2 Comentarios

Rubén Fidalgo 19 Marzo, 2013

Gracias Curro, muy buena reflexión

lukito 21 Marzo, 2013

desde luego que al precio que estan los coches( los buenos) si el que tienes es de esos merece la pena reparar, hoy dia en los centros de reciclaje tienen practicamente de todo y con garantia, es verdad que hay “coches nuevos” por seis o siete mil euros, pero a mi entender son simples utilitarios cuya utilidad correcta no va mas alla de los cinco años.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba