Reportaje

VÍDEO | Cómo usar el kit antipinchazos del coche

7 fotos

Ampliar

11 de abril, 2019

En la actualidad, la mayoría de los coches carecen de rueda de repuesto y en su lugar llevamos un kit reparador de pinchazos. Vamos a ver cómo tenemos que hacer para seguir nuestro viaje si pinchamos y tenemos que hacer uso de este kit.

Para reducir el peso y ahorrar espacio y dinero, la mayoría de los fabricantes ya no equipan a sus coches con la tradicional rueda de repuesto, ni siquiera de las de emergencia. En la actualidad cada vez más coches llevan un kit antipinchazos para salir del paso en caso de quedarnos sin aire en una rueda.

La verdad es que, estadísticamente, la probabilidad de pinchar es muy remota y no merece la pena cargar con la rueda, el gato y las herramientas en el maletero, además de que tampoco es muy seguro ponerse a cambiar una rueda en el arcén. Sin embargo, estos kits sólo nos sacan del apuro si es un pinchazo leve, pero si el agujero es grande o si el problema es que hemos cortado el neumático en uno de los abundantes baches de nuestras carreteras, no podremos hacer nada más que llamar a la grúa.

Para saber cómo usar estos kits de reparación de pinchazos hemos hecho este vídeo y este reportaje. Lo primero que debemos hacer es consultar en el manual de usuario de nuestro coche dónde está el kit, normalmente en el hueco donde solía ir al rueda de repuesto o en un cofre en el lateral del maletero. También nos darán algunas indicaciones de seguridad que siempre conviene tener en cuenta.

Qué encontramos en el kit antipinchazos

El kit está compuesto por una resina especial selladora, un compresor y, en algunos casos, una llave para desmontar obuses.

7 fotos

Ampliar

El kit de reparación de pinchazos que traen los coches se compone de varios elementos:

  • Un compresor de aire eléctrico para hinchar el neumático
  • Un bote con una resina especial que sella la fuga de aire
  • Un útil para retirar la válvula del neumático
  • Una cánula para introducir la resina en el neumático

Es importante que revisemos antes de cada viaje que tenemos todos estos elementos y que su estado es correcto. No sirve de nada echar el líquido en la rueda pinchada si luego el compresor no funciona o si nos falta algún útil.

Cómo usar el kit antipinchazos

En este caso el bote de resina se conecta al neumático y la boquilla libre al compresor, que es el que intruduce el sellante en el neumático.

7 fotos

Ampliar

En cuanto el sistema TPMS nos alerte de que una rueda ha perdido presión debemos parar y comprobarla. Si rodamos con la rueda baja de aire lo más seguro es que el orificio se haga más grande debido a la mayor deformación que sufre un neumático con la presión baja, lo cual aumenta el riesgo de que el kit no funcione correctamente.

Una vez detenidos en una zona segura y tras comprobar que en efecto tenemos la rueda pinchada, procederemos siguiendo las instrucciones del sistema. Mi consejo es que lo primero que hagas (después de haber señalizado el vehículo y puesto el chaleco) sea sacar el compresor, conectarlo a la toma de corriente del coche y comprobar que funciona. Si no funciona, no sigas.

Con el coche detenido en una zona segura, el chaleco puesto y todo señalizado, empezamos el proceso, que puede ser de dos maneras. La primera:

  • Retiramos el tapón de la válvula como cuando vamos a mirar la presión
  • Con el útil del kit retiramos el obús de la válvula con cuidado de no perderlo, porque nos va a hacer falta después
  • Colocamos la cánula del liquido antipinchazos en la válvula
  • Vaciamos el líquido antipinchazos en la rueda
  • Ponemos de nuevo el obús en la válvula
  • Conectamos el compresor a la válvula y, antes de encender el compresor, encendemos el motor del coche para no quedarnos sin batería
  • Retiramos el compresor y recogemos todo
  • Rodamos unos kilómetros con precaución para que el producto se esparza bien por toda la rueda
  • Paramos para volver a comprobar la presión

El segundo tipo de kits antipinchazos en lugar de tener que quitar el obús de la válvula para que el líquido sellante entre bien, éste es impulsado por el compresor y debemos hacer como en el vídeo que os ponemos a continuación de la siguiente manera:

  • Retiramos el tapón de la válvula del neumático
  • Conectamos la boquilla del bote de la resina al compresor del kit antipinchazos
  • Conectamos la boquilla del compresor a la válvula del neumático
  • Encendemos el coche
  • Encendemos el compresor e inflamos el neumático
  • Retiramos el compresor y recogemos el kit
  • Ponemos el adhesivo que nos advierte del límite de velocidad en un lugar visible para el conductor
  • Circulamos con precaución

Para que sea más fácil de entender aquí te dejamos este vídeo práctico.

Y después de reparar el pinchazo… ¡PRECAUCIÓN!

Después de reparar el neumático se debe circular con precaución y el neumático queda inutilizable.

7 fotos

Ampliar

Como ves en el vídeo, reparar el neumático es muy sencillo y se hace sin mancharnos las manos y de forma más segura que cambiar una rueda. Sin embargo, la resina que sella las fugas de aire estropea la válvula y también obliga a tener que cambiar el neumático. No se trata de una reparación eterna, es sólo para salir del paso.

Para empezar, no debemos superar los 80 km/h una vez reparado el pinchazo, para recordárnoslo, el kit lleva esta pegatina que deberemos poner en un lugar visible como recordatorio.

Además, lo conveniente es cambiar el neumático en cuanto tengamos oportunidad. Como ves no es la mejor solución, aunque sí la más cómoda para muchos usuarios y, sobre todo, para los fabricantes.

Vídeo práctico: cómo usar el kit antipinchazos

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Txuchin

    Pues si, es cierto que en España el riesgo de pinchazos es más bien bajo, y también es cierto que estos kit no sirven para nada (o casi) salvo el típico caso en que al rueda de deshincha a lo largo de varios días (u horas) pero cualquier típico pinchazo en ruta, hace que destroces la rueda en unas pocas decenas de metros.
    A mi me tocó vivirlo con un coche nuevo y, cuando salta el aviso de baja presión en el cuadro, casi nunca puedes parar en ese momento, debes recorrer unos cientos de metros, en parte por la inercia y en parte por la imposibilidad de detenerte en el lugar del pinchazo. Y eso que yo llevaba tanto el kit como un juego de mechas y lima para reparar pinchazos.
    Asi que he dejado el compresor en el maletero junto con una rueda de repuesto, que llevo o dejo en el garaje en función de la necesidades de carga.
    También es cierto que quedarse tirado en carretera hoy en día es una molestia más que un auténtico problema como lo era es otros tiempos.
    Vamos, lo dicho, que el kit ese vale para dar tranquilidad porque lo que se dice útil, lo es muy poco.

    • Rubén Fidalgo

      Hola, tienes toda la razón, no cabe duda de que la mejor solución es una rueda de recambio, pero también es verdad que conozco muchos casos que, como su uso es tan esporádico y la gente no suele prestarle la más mínima atención, el día que la tienen que usar está casi sin aire por dejadez

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche