¿Cómo serán los coches del futuro?

29 marzo, 2017 por

Hace lustros que nos preguntamos cómo van a ser los coches del futuro con los increíbles avances en tecnología de los que gozamos desde el nuevo milenio, pero no nos damos cuenta de que es posible que estemos asistiendo ya, y desde hace años, a su constitución. Existen varios conceptos que seguramente estarán presentes en el coche del futuro. ¿Quieres saber cuáles son? Aquí te lo detallamos.

¿Cómo serán los coches del futuro?12

A la mayoría de los habitantes de este mundo nos inquieta una cuestión: ¿cómo van a ser los coches del futuro? No sólo nos hacemos esta pregunta los conductores o los amantes de este sector; la incertidumbre va mucho más allá. No hacemos más que ver prototipos que adelantan o dejan entrever un porvenir que está mucho más que próximo. Y, evidentemente, el cambio del que hablamos con respecto a lo que conocemos hoy por coche y a lo que conoceremos el día de mañana no será instantáneo. De hecho, será muy paulatino. Pero también muy dispar a lo que conocíamos por coche hace algunos -no demasiados- años. Ahora os hago otra pregunta: ¿no estamos ya, en cierto modo, asistiendo a la evolución de lo que será el vehículo del futuro? La respuesta afirmativa es muy obvia.

Estamos siendo testigos del coche del futuro

Nissan, con su V-Motion 2.0, es una de las marcas avanzadas en la continua carrera por el coche del futuro.12
Nissan, con su V-Motion 2.0, es una de las marcas avanzadas en la continua carrera por el coche del futuro.

Para ello, tan sólo tenemos que fijarnos en la larga lista de tecnologías y asistentes a la conducción que ya equipan los coches que en la actualidad se venden en los concesionarios. Y no nos referimos únicamente a los elementos destacados de los segmentos premium superiores del Mercedes Clase E, del próximo Audi A8 o del BMW Serie 7, que, como hemos podido ver esta semana en Autocasión, es capaz de aparcar solo por control remoto e, incluso, de girar sus ruedas para evitar la colisión con otro coche u objeto durante la maniobra. Estas tecnologías están presentes hasta en los más pequeños modelos urbanos y utilitarios (Smart, Ford Fiesta u Opel Corsa, con su pionero sistema OnStar).

Todas las marcas trabajan en los elementos y conceptos que van a constituir a estos coches en 20 o 30 años. Ninguna compañía pausa en su labor por seguir inventando cosas que los equipen relacionadas con innovaciones tecnológicas que hagan la conducción más cómoda, fácil y desentendida.

Cada novedad tecnológica que se lanza en un coche lo hace ser el coche del futuro. Si no, echad la vista 10 o 15  años atrás y pensad si os imaginabais que en esta época los coches podrían aparcar solos… En general, imaginamos los coches del futuro como vehículos voladores o algo así. Y hasta podría ser que esto no estuviera tan lejos. Al menos, la realidad es que ya hay coches que conducen solos en Nivel 5 de autonomía, aunque de momento estén en pistas de pruebas o en otros países ajenos a España (Uber, en las ciudades americanas de San Francisco o Pittsburgh). En esa carrera se trabaja.

El coche autónomo está llegando a la competición.12
El coche autónomo está llegando a la competición.

¿Todo esto significa que la conducción está destinada a morir? El subdirector de Gestión de la Movilidad de la DGT, Jaime Moreno, para tranquilidad de muchos -me incluyo- aseguró en el último Foro ABC de Tecnología y Seguridad Vial celebrado a finales del año pasado que no. Los que adoramos la conducción esperamos que Moreno no se equivoque. A ver hasta qué punto -o hasta qué año- tiene razón.

Los fabricantes parecen tener en cuenta el gusto por la conducción al desarrollar modos manuales junto al autónomo en sus prototipos. También, en la mayoría de ocasiones que vemos un prototipo tan futurista en algún salón internacional, nos da por pensar que esa producción está hecha para dar una imagen de que la marca no se queda obsoleta en el sentido de atrasarse en su evolución hacia la modernización, porque es cierto que su comercialización parece quedarse muy alejada de estos tiempos.

No obstante, como hemos dicho, todas las marcas se proponen el objetivo de mantener activa esa carrera por el coche del futuro, lo que hoy en día podríamos asociar al coche autónomo. Sin entrar en los aspectos de seguridad, legislación y las dudas que estos temas pueden suscitar, vamos a detallar qué elementos van a tener los coches del futuro. BMW (aquí puedes ver sus planes de futuro más próximos), Toyota, el Grupo Volkswagen, Hyundai con sus estudios sobre la pila de combustible, la Alianza Nissan-Renault y su apuesta por los coches eléctricos… Todos.

¿Qué elementos van a equipar los coches del futuro?

El diseño es espectacular.12
La mítica y clásica marca Rolls-Royce también se modernizará; aquí, un concept.

Si algo hay que tener en cuenta ahora, es que cada vehículo nuevo que sale al mercado puede equipar una innovadora tecnología que aprender a manejar orientada a facilitar la acción al conductor. Todos los nuevos inventos se incorporan ya en los próximos lanzamientos; en caso contrario, el modelo quedaría obsoleto en relación con la competencia.

  • Abundante tecnología: si algo tendrán de forma segura los coches del futuro, serán elementos tecnológicos. Desde el propio sistema de infoentretenimiento y asistentes a la conducción hasta algo que merece un punto en sí mismo, lo siguiente.
  • La conectividad llevada a la interconexión e interacción con el usuario: que los coches del futuro serán coches 100% conectados no lo duda nadie. Dejarán de existir mandos o llaves para que el coche sea manejable con totalidad desde el smartphone. La conectividad aumentará de lo que conocemos hoy hasta llegar a estar conectados con todos los vehículos que circulen por nuestra proximidad y poder comunicarnos con sus ocupantes. Algo tan impensable hace 15 años como avisarnos unos a otros mediante aplicaciones y dispositivos de las incidencias en carretera es hoy el pan de cada día. Además, este concepto tendrá otro aspecto importante: la total relación/conexión del coche con el usuario y viceversa.
  • Coches compartidos: la conectividad nos impulsa a compartir coches. Seguramente, dentro de 20 años el número de propietarios de vehículos haya decrecido. ¿La razón? Utilizar un coche en una ciudad únicamente cuando es imprescindible hacerlo es mucho más barato (mantenimiento, combustible, tarifas de estacionamiento…), y teniendo en cuenta que serán eléctricos o de otras energías renovables… La mayoría de los usuarios accederán a flotas de empresas de servicio o vehículos privados compartidos para conducir, sobre todo en las grandes urbes.
  • Control remoto: BMW ya ha llegado al futuro en este sentido. Al menos en el aparcamiento. También Audi con su Parking System Plus. Y llegará un momento en que digamos “pensad cuando el control remoto era sólo para aparcar el coche…”
  • Vehículos 100% autónomos: el siguiente paso es el Nivel 5 de autonomía. ¿Llegará en un futuro próximo? Preguntad a Uber, por ejemplo, que desde hace meses está llevando a cabo su servicio en algunas ciudades de Norteamérica con unidades de Volvo XC 90 totalmente autónomas. ¿Es que no estamos ya ante el coche del futuro? Pues sí, si recordamos cómo era la automoción hace un lustro. Pero lo que viene es lo que nos podemos imaginar elevado a la máxima potencia.
  • Ecológicos: se busca desde hace tiempo un futuro sostenible. La vida del planeta no le es ajena al sector y la contaminación en las principales ciudades europeas azota con dureza en este sentido. A pesar de que más de la mitad de ventas de turismos en 2015 fue diésel (650.101 de 1.034.232, según la Memoria de 2015 de Anfac) -tendencia que no bajó considerablemente en 2016-, el futuro estará compuesto por vehículos exentos de motor de combustión. Con respecto a esto, las ciudades se reinventarán y, seguramente, las carreteras dejarán de existir tal y como las conocemos ahora.
  • Confort como pieza clave: cuando se instaure el Nivel 5 de autonomía en un coche, la comodidad de su habitáculo tomará aún más importancia, ya que los ocupantes tendrán la posibilidad de realizar otras cosas durante el trayecto sin necesidad de tomar el control del vehículo. Los asientos, el cuadro de mandos, las pantallas, el equipo de audio y la conectividad serán esenciales a la hora de recorrer kilómetros en un coche autónomo (viendo películas o trasteando en el móvil las redes sociales, por ejemplo).
  • Seguridad: La seguridad para que nadie pueda acceder a ningún componente de los vehículos tendrá que perfeccionarse a grandes rasgos, pero no hay duda de que será otro equipamiento indispensable en los coches de dentro de dos o tres décadas. Por no hablar de los elementos relativos a la seguridad vial que incorporarán. Desde elementos que estudien al conductor para analizar su estilo y avisarle de que un posible incidente se aproxima hasta hacerlo ellos mismos durante la conducción autónoma.
  • La estética también cambiará: el diseño lo hemos dejado para lo último, aunque realmente es lo primero que se aprecia en un coche del futuro. La inmensa mayoría de fabricantes se empeñan en desarrollar el exterior de un prototipo como si se tratase del próximo aparato en cruzar la estratosfera. Esto no tiene por qué ser así, pero tendremos que esperar para ver si es un hecho indivisible del coche del futuro.
  • Leyes y jurisprudencia: en paralelo al cambio en las tecnologías y en los vehículos, se apreciarán modificaciones o nuevas reglamentaciones en las leyes para que la circulación de coches autónomos se lleve a cabo con total normalidad.

Con todo esto, solo falta predecir de qué futuro estamos hablando. Es decir, cuándo se harán realidad estos coches. Pues -aunque no soy Rappel ni tengo sus poderes para vaticinar el porvenir- resulta manifiesto que no será a muy corto plazo. ¿Y a medio plazo? Vete tú a saber lo que podemos ver en las carreteras dentro de 20 o 25 años…

Así ve Toyota las ventanillas de los coches del futuro

Así ve BMW sus coches del futuro

Te puede interesar...

Christian García

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba