*

Cómo se prueban las sillitas infantiles

2 Noviembre, 2016 por

El RACE y otros 30 clubes de automóviles europeos realizan anualmente pruebas de seguridad para analizar el grado de garantías de los sistemas de retención infantil; aquí explicamos cómo es ese proceso.

Cómo se prueban las sillitas infantiles7

Seguramente en tu preadolescencia, si eres mayor de 20 o 25 años, no habrás viajado mucho -por no decir bien poco o nada- en una sillita infantil. Afortunadamente, eso ha cambiado en la actualidad a base del desarrollo y la concienciación. Las cifras de fallecidos en siniestralidad infantil de hace 15 años con respecto a las de hoy en día también son muy distintas. En 2001 se registraron 159 muertos menores de 14 años en las carreteras; el pasado año, ese número decreció considerablemente: 25. En que no es suficiente todos estamos de acuerdo. El RACE tiene un claro objetivo: que una temporada entera se salde con cero víctimas mortales.

Vídeo ejemplo de prueba “crash test” en 2001

Este brutal descenso en fallecimientos infantiles por accidentes de tráfico es una clara consecuencia de la evolución en seguridad de los sistemas de retención infantil llevada a cabo por un grupo de asociaciones europeas entre las que se encuentra el RACE, que celebra 15 años de desarrollos en la seguridad infantil, y el ADAC germano, entre otras tres decenas más. Todos estos aliados que luchan por las garantías de vidas humanas y que han contribuido a reducir tanto las tragedias viales infantiles en los últimos lustros realizan exámenes anuales como los recientemente publicados -con una media de 400 crash tests (o test de impactos) al año que analizan las ventajas y desventajas de las sillas- y publican los informes de dichas evaluaciones. Los resultados pueden ayudar en una gran medida a que los usuarios adquieran los sistemas mejores y más seguros para la vida de sus hijos.

Es aconsejable colocar la silla en dirección opuesta a la marcha para que aumente la efectividad.7
Es aconsejable colocar la silla en dirección opuesta a la marcha para que aumente la efectividad.

Gracias al RACE y al experto en seguridad del ADAC (Automóvil Club Alemán) Andreas Ratzek podemos conocer cómo son y cómo se valoran las pruebas realizadas a los asientos de viaje para niños por el grupo de socios europeos.

En qué consisten las pruebas de sillitas infantiles

Los análisis se realizan en unas instalaciones especializadas que se revisan con ciclos de calibración regulares. Tras preparar todo lo relacionado con la prueba y los impactos de cada sistema, los ingenieros revisan individualmente los resultados y los vídeos para confirmar las mediciones.

En caso de que se detecte un fallo o daño grave en la sillita durante la prueba -realizada conforme a las normas ECE R 44 y 129 y los protocolos de Euro NCAP-, los técnicos realizarán de nuevo dicho test para corroborar que la conclusión es correcta, y lo repiten siempre que existe una mínima duda de error.

Antes de que los datos finales sean publicados, la organización de consumidores alemana Stiftung Warentest los hace llegar a los fabricantes para que estos puedan desarrollar y corregir algún defecto -si es que existe- y para que sean evaluados técnicamente por sus especialistas. Automáticamente, todas las mediciones de los impactos se guardan en la base de datos del club austríaco del automóvil (ÖAMTC). En el mismo lugar se almacenan los resultados de las pruebas de uso y se calculan las notas de los distintos apartados del estudio que van a archivarse en la base de datos de la Organización Internacional Independiente para la Investigación y Pruebas del Consumo (ICRT), encargada de evaluar las sustancias tóxicas y elaborar las recomendaciones finales.

En la conclusión del proceso, el club austríaco (ÖAMTC), el suizo (TCS) y el ADAC alemán se reúnen para hacer una revisión en profundidad de la tabla de resultados.

Es necesario asegurarse de que el niño viaja con los brazos por dentro de las cintas de sujeción.7
Es necesario asegurarse de que el niño viaja con los brazos por dentro de las cintas de sujeción.

Con qué herramientas se realizan las pruebas

Los sistemas de retención infantil se dividen en cinco grupos, dependiendo de la talla, del peso y de la edad del niño, que, evidentemente, abarcan los test en sus pruebas de seguridad.

Las pruebas de seguridad en el proceso de impactos se realizan con maniquíes dotados de sensores que cumplen las medidas de cada grupo evaluado. Dichas medidas, según el grupo al que pertenecen, son las siguientes:

  • Maniquíes del grupo Q1: pesan 10 kg y tienen una talla de 74 cm.
  • Maniquíes del grupo Q11/2: pesan 11 kg y tienen una talla de 80 cm.
  • Maniquíes del grupo Q3: pesan 15 kg y tienen una talla de 99 cm.
  • Maniquíes del grupo Q6: pesan 23 kg y tienen una talla de 114 cm.
  • Maniquíes del grupo Q10: pesan 36 kg y tienen una talla de 144 cm.

Los sensores incorporados en los modelos proporcionan detalles concretos sobre la aceleración de cabeza, la fuerza del cuello, el momento del cuello, la aceleración torácica y la presión abdominal.

En la prueba de cada sillita, los maniquíes son cambiados de postura (sentados y tumbados) para obtener datos más amplios y se prueban distintos tipos de sujeción (cinturón, sistema Isofix -con puntos de anclaje estándares para instalar en los vehículos y realizar un montaje de la silla más rápido y eficaz-, con base o sin base). Además, si una silla está homologada para varios grupos y tiene varias formas de anclaje, se prueba en cada una de las fases.

En qué carrocerías se realizan las pruebas

La carrocería del vehículo también cambia en cada impacto, al igual que a la hora de probar su uso y ergonomía. Así, las pruebas de impacto frontal, en la actualidad, se realizan desde un Volkswagen Golf VII con desaceleración mediante carro, según los estándares EuroNCAP, explica el experto Andreas Ratzek. Del mismo modo, los impactos laterales, examinados mediante un carro en banco según la homologación i-Size, se desarrollan a 27 km/h -aumentando la velocidad con respecto a años anteriores, cuando se ejecutaba el choque a 24,5 km/h- y con un ángulo de impacto de 80º (gravedad según la normativa Euro NCAP).

El impacto frontal se lleva a cabo en la carrocería de un VW Golf VII.7
El impacto frontal se lleva a cabo en la carrocería de un VW Golf VII.

Los análisis de uso y ergonomía se realizan con niños y maniquíes y con usuarios propios, realizando un proceso de instalación de la sillita en tres automóviles distintos: Opel Adam 3 puertas (coche ciudadano), VW Golf VII 5 puertas (compacto) y Ford C-Max (monovolumen).

En esta imagen se puede observar cómo se realiza la prueba del impacto lateral, a 27 km/h.7
En esta imagen se puede observar cómo se realiza la prueba del impacto lateral, a 27 km/h.

Valoración final y evaluaciones de las pruebas

El test, como cualquier examen que se precie, concluye con un aprobado o un suspenso, una nota que designa si lo que se ha evaluado es bueno o malo. Seguro o inseguro, en este caso. A partir de esto, la nota será mejor o peor, más alta o más baja. Pero lo que destaca de entre todo es el aprobado o el suspenso; el verde o el rojo. Para llegar a conocer esta conclusión, que al fin y al cabo es para lo que se efectúa todo el anterior proceso, el grupo de socios valora una serie de criterios y requisitos.

Qué elementos son valorados para la calificación

Cuatro principios son objeto de profundo análisis para los clubes que evalúan la seguridad en los sistemas de retención infantil: la seguridad -obviamente-, la facilidad de uso, la ergonomía y las sustancias peligrosas.

  • La seguridad: cuenta un 50% de la nota de la prueba y mide, realmente, qué grado de certeza o garantías tiene el asiento para la protección del cuerpo del niño. Los tests de seguridad (impactos frontales y laterales) son llevados a cabo en el centro técnico de ADAC.
    • 40%: protección contra impacto frontal
    • 40%: protección contra impacto lateral
    • 20%: diseño de la silla (un 10% de la evaluación es para el recorrido del cinturón y el otro 10% es la fijación al vehículo).
  • La facilidad de uso: cuenta un 40 % de la calificación general y durante el proceso de su evaluación se mide el grado de comodidad en el manejo de la silla. Los empleados de los clubes austríaco y suizo (ÖAMTC y TCS) son los encargados de hacer estas mediciones, al igual que las de la ergonomía.
    • 40%: uso incorrecto
    • 20%: sujeción del niño
    • 20%: instalación de la silla
    • 10%: ajuste de la silla / ajuste de altura
    • 8%: manual de usuario
    • 2%: limpieza y acabado (1% cada parte)
  • La ergonomía: cuenta un 10% de la evaluación y se miden los espacios y la confortabilidad.
    • 40%: espacio para el niño (del cual, el 10% mide la sujeción de la cabeza)
    • 20%: espacio necesario en el vehículo
    • 20%: postura
    • 20%: comodidad (dividida en pata de apoyo, acolchado / zonas descubiertas y visibilidad para el niño)
  • Pruebas de sustancias contaminantes: para medir dicho aspecto, se toma y analiza una prueba variada de todos los materiales textiles que entran en contacto con el niño y se realizan las correspondientes comprobaciones legales. La responsable de este proceso es la Organización Internacional Independiente para la Investigación y Pruebas del Consumo (ICRT), que encarga las pruebas a un laboratorio químico.

Vídeos de los impactos frontal y lateral en la prueba de sillitas infantiles

 

Te puede interesar...

Christian García

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba