¿Cómo se programa el robot de una fábrica de coches?

¿Cómo se programa el robot de una fábrica de coches?

Volkswagen nos enseña cómo es el proceso de desarrollo y programación de un robot que luego funcionará junto a los trabajadores en la planta de montaje.

En Volkswagen y en las demás marcas pertenecientes al conglomerado, como en la inmensa mayoría del resto de fabricantes, la robótica y la digitalización están cada vez copando un protagonismo mayor. La colaboración entre humanos y máquinas se entiende como esencial y necesaria en cualquier parte del montaje de un coche. Con motivo de la celebración del CEBIT 2018, donde la marca de Wolfsburgo va a presentar todo su arsenal tecnológico, vamos a ahondar un poco en la cuestión de cómo se programa el robot de una fábrica de coches y quiénes son los encargados de hacerlo.

El Volkswagen Golf GTi más potente en el Wöthersee 2018

La labor de los robots y los trabajadores de las plantas se lleva a cabo de forma simultánea y conjunta. Esto quiere decir que los primeros deben entender lo que los segundos quieren y necesitan de ellos para que el trabajo sea lo más eficaz posible. Para ello, en el caso de Volkswagen, son “educados” y programados en el Smart Production Lab de la marca, ubicado en Wolfsburgo, por el experto Johannes Teiwes.

Prototipo del robot Mirco.
Prototipo del robot Mirco.
Ampliar

El robot que Teiwes y su equipo han desarrollado para la tarea en la línea de montaje reconoce los motores por su cuenta (TSI, TDI, TGI…) y ejecuta su función de fijar pernos con rapidez y precisión. Si uno de los humanos se acerca demasiado, lo detecta y ralentiza su trabajo para garantizar siempre la máxima seguridad. “Últimamente, se instalan cada vez más y más sensores en los robots. Esto requiere un nuevo modo de programación y nos plantea nuevos retos a los que trabajamos en TI”, dice.

Un robot que pueda realizar distintas labores en la planta

El equipo del Smart Production Lab ha desarrollado las funciones del robot de modo que se puedan usar para aplicaciones adicionales. Esto abre toda una gama de funciones posibles, como la entrega de partes o herramientas pesadas a las personas para maximizar la ergonomía. En la actualidad, el laboratorio donde nace todo esto cuenta con 40 expertos en TI (informáticos, ingenieros industriales y especialistas en negocio) que están focalizados, según indica el propio Teiwes, en las tecnologías inteligentes usadas en la producción, siempre desde la perspectiva del desarrollo de software.

Este conjunto de profesionales ya está trabajando en su siguiente proyecto de robot, un prototipo de dos brazos sobre una plataforma móvil que simule a la perfección las manos de una persona. Se llamará Mirco (Mobile Intelligent Robotic Co-Worker) y será efectivo tanto para agarrar objetos pesados como para sujetar un simple tornillo. “Para programar robots se necesita una buena imaginación y mucha paciencia”, confiesa Teiwes, quien sigue diciendo que programar es un proceso muy creativo. En su caso, le ayuda el hecho de que toque el piano en su tiempo libre y que disfrute especialmente al improvisar y crear nuevas melodías.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba