¿Cómo se devalúa un coche nuevo?

16 Diciembre, 2014, modificada el 17 Diciembre, 2014 por

A la hora de comprar un coche nuevo, también debemos pensar en el futuro, es decir, cuándo y por cuánto lo podremos vender. Para facilitar esta previsión, te damos una pequeña guía, basada en un estudio de Audatex, sobre cómo se devalúa un coche… ¡hasta antes de salir del concesionario!

¿Cómo se devalúa un coche nuevo?1

Dejando el mercado de clásicos de lado, debemos ser conscientes de que por mucho que invirtamos en un coche nuevo, sea cual sea, éste va a perder valor hasta antes de salir del concesionario. Justo cuando nuestra nueva adquisición es matriculada, el valor de la misma desciende un 18%.

Desde entonces, el valor del coche va descendiendo a un ritmo del 10% anual durante los primeros seis años, momento en el cual esta depreciación se amortigua, siendo desde ese momento del 5% como máximo cada año. Esta sencilla cuenta nos hace ver que a los 9 años, en el mejor de los casos, nuestro coche ha perdido ¡el 84% de su valor! A partir de este momento, la devaluación de los coches se detiene prácticamente, sin haber apenas diferencias de un año a otro.

Valor de un coche nuevo con el paso de los años

  • Coche nuevo: 100%
  • Matriculación: 82%
  • Primer año: 72%
  • Segundo año: 62%
  • Tercer año: 52%
  • Cuarto año: 42%
  • Quinto año: 32%
  • Sexto año: 27%
  • Séptimo año: 22%
  • Octavo año: 18%
  • Noveno año: 16%
  • Décimo año: 13%

Esto nos indica que, aunque nuestro coche no tenga ni un solo problema con diez años y haya sido cuidado como si fuese nuestro hijo, su valor no superará nunca el 13% del original. De esta forma, nos planteamos la siguiente pregunta: ¿cuándo conviene vender nuestro coche?

Los estudios realizados valoran el kilometraje que se le suele realizar a los vehículos, así como el coste de su mantenimiento cada año que pasa. Al principio de la vida del coche, el kilometraje es siempre superior que cuando va envejeciendo. Estamos hablando de una media de unos 23.000 kilómetros al año al principio, por unos 12.000 a los nueve años. En cuanto al mantenimiento, durante los cuatro primeros años es mucho menor que después de esta fecha. De hecho, las simples revisiones rutinarias duplican prácticamente su coste a los seis años de vida del vehículo.

Esto lleva a la conclusión de que el mejor momento para vender tu coche es cuando éste cumpla cuatro o, como mucho, cinco años de antigüedad. A partir de ahí los costes de mantenimiento se disparan, tú le harás menos kilómetros que al principio -los seres humanos tendemos a cansarnos de lo que tenemos, anhelando nuevas adquisiciones con el paso de los años-, y su depreciación aún entra dentro de lo razonable.

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba