Reportaje

Cómo saber que a nuestro coche le ha llegado la hora

Ampliar

20 de febrero, 2019

Casi siempre cambiamos de coche simplemente porque nos hemos cansado de él, y cada día entran por las puertas de los desguaces vehículos a los que todavía les queda mucha vida. Sin embargo, hay veces en las que hay que rendirse a la evidencia y asumir que ha llegado el momento de cambiar de coche. Veamos cuáles son las señales de alerta.

Aunque la mayoría de los conductores cambia de vehículo más por gusto que por necesidad, hay un punto en la vida útil del coche en el que los costes de mantenimiento se disparan. Lo ideal es cambiarlo justo antes de empezar a perder demasiado dinero en sus reparaciones, así que vamos a ver cómo saber que a nuestro coche le ha llegado la hora.

Tal y como os contábamos en nuestro reportaje sobre la obsolescencia programada, los coches se diseñan para que duren un tiempo determinado. Lo normal es que la vida útil de proyecto esté en el entorno de los 250.000 km o diez años en la mayoría de componentes.

A partir de ese momento, muchos de los accesorios del coche empiezan a fallar en cascada. Seguro que más de una vez has oído decir a algún familiar, amigo o puede que a ti mismo que nunca había tenido un problema con el coche y de repente le fallan multitud de piezas y no sale del taller.

Hay elementos en los que nuestra forma de conducir o un mal mantenimiento acortan mucho su vida útil, como los embragues, frenos o el propio motor, por ejemplo. Sin embargo, otros como puede ser un alternador no envejecen más rápidamente por nuestra culpa sino por cuánto se ha previsto que dure en su diseño o fabricación. Cuando este tipo de componentes empieza a fallar es cuando debemos plantearnos el cambio del coche, ya que nos están diciendo que estamos llegando al final de la vida útil proyectada por el fabricante.

Qué fallos suelen indicar el final de la vida útil de un coche

Aunque siempre cabe la posibilidad de un fallo en la calidad de algún componente que acorte anormalmente su vida útil, que fallen determinados equipos del coche suele indicar que se está llegando al final de su vida útil programada y, cuando cae uno, es muy probable que empiecen a venir otros fallos encadenados. Por ejemplo, si un alternador deja de cargar o se estropea, seguramente pronto falle otra pieza, como el compresor del aire acondicionado, que aparezca alguna fuga de aceite en la cremallera de dirección (esto ya no es posible debido a que la mayoría de las direcciones asistidas son eléctricas y no hidráulicas), que el electroventilador dé problemas…

En el motor, lo primero que suele presagiar fallos y averías que pueden ser catastróficas es un aumento en el consumo de aceite, ya sea porque lo quema por fugas internas o porque empiezan a resecarse los sellos y juntas y empezamos a tener fugas al exterior, goteos, etc.

Otro indicativo son los fallos en componentes eléctricos que estén trabajando frecuentemente. Un elevalunas no tiene la menor importancia, pero, si empezamos a tener problemas con el alternador, el motor de arranque o los electroventiladores… debemos empezar a estar alerta, sobre todo cuando estos fallos suceden por encima de los 200.000 km.

Comparte este artículo:

Artículos similares

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • jcl

    buenos consejos, gracias y los tendré en cuenta…un saludo

  • Mariano Martínez de la Hera

    Decís muchas muchas muchas tonterías con lo cual entiendo que no sabéis lo que decís

    • Rubén Fidalgo

      Hola Mariano, gracias por una crítica tan constructiva. Un saludo.

  • Sebastian

    Esto es relativamente correcto,todo dependerá de la marca modelo y uso del vehículo así como de su nivel de calidad en su fabricación y tipos de materiales utilizados.No es lo mismo 250000 km en un vehículo utilitario de bajo precio.Que ese mismo kilometraje en una marca premium por poner un ejemplo Mercedes.y eso es de evidencia ,mientras en un vehículo de bajo precio esos 250000km son una exageración y evidentemente surgirán mil fallos.en el otro segmento apenas han rozado la mitad de su vida útil hay algunos modelos que alcanzan el 1000000km sin grandes problemas.Todo es siempre relativo a lo que te puedas permitir y usar.

    • Rubén Fidalgo

      Hola Sebastian, todo es cierto en parte. Con el tema de las marcas hay mucho mito sobre su fiabilidad. Echa un vistazo a los rankings de fiabilidad que se publican en diversos portales (OCU, Dekra, TÜV…) y se nos caerán muchos mitos, entre ellos el de Mercedes, que ya no son lo que eran. En cambio, marcas de utilitarios o de coches con menos fama (no nos engañemos, muchas marcas europeas premium viven de famas pretéritas) están por encima en esos rankings de fiabilidad, especialmente las coreanas y japonesas. Un saludo y gracias por tu comentario.

  • jesus

    Yo siempre he dejado los coches (citroen Xantia, Xsara) con mas de 400.000 km, eso si, con el 90% por carretera, y despues lo han tenido familiares al final terminan con cerca de 600.000 km. . Ahora tengo un almera 2.2 con 450.000 y un chryser 300 crd con 260.000. es cierto que algunos componentes fallan pero hasta ahora nada grave, lo peor una fuga de aceite en el chrysler en las gomas del intercambiador (radiador de aceite) piezas de unos pocos euros pero que para cambiarlas es una odisea. en general por lo demas, un empujador de embrague en el almera a los 380.000 km (cambie el embrague entero) y un alternador, han sido las averias mas graves. Supongo que depende mucho de como conduzcas.

    • Rubén Fidalgo

      Hola Jesús, sí, tanto el trato que lleva el coche como su mantenimiento afectan muchísimo a su vida útil, como todo. Gracias por tu comentario y compartir tu experiencia con nosotros.

  • Francisco

    Me parece poco profundo tu artículo. Que un alternador o un electro-ventilador falle, no lo veo como nada indicativo (tuve un golf IV que le fallo el alternador dos veces, con 40.000 y 90.000), y tampoco vas a tirar un coche con 200.000 porque tenga una pequeña pérdida. Lo que te falta decir es que los coches más modernos ya son cada vez mas caros de reparar. El que me cambio el compresor del aire acondicionado de mi Ibiza TDI 90 con 21 años y 200.000 km me dijo «estos coches todavía se pueden reparar, los modernos son de plástico hasta los soportes». A menudo uso coches de alquiler de todas las gamas y sobre todo los utilitarios y medianos dan sensación de endebles en todos los aspectos. Van bien porque están nuevos, pero en el futuro veremos. Y en cuanto a los Japoneses, independientemente de los ranking de fiabilidad que nos los discuto, te invito a que conduzcas en corolla con 15 años y un golf con esos años, y sobre todo, cuanto se ha gastado cada uno en «mantenimiento». Toyota, en las revisiones» te «invita» a que cambies embrague porque te va a fallar, y te hacen un descuento «especial»

    • Rubén Fidalgo

      Hola Francisco, si lees bien el artículo verás que digo que es posible que algunas cosas fallen por defectos de fabricación de manera prematura, pero que lo normal es que estén pensados para una vida útil de 250.000 km. Si se rompe un alternador con 20.000 km es anormal, pero si se rompe cuando tenemos más o menos ese kilometraje, es un claro indicativo de que lo más seguro es que empiecen a fallar más cosas. En cuanto a la calidad con la que envejece un Golf IV o un Corolla de la misma época… no creo que el del corolla haya tenido que cambiar los mecanismos de los elevalunas, se le hayan pelado los plásticos de los paneles de puerta, etc. como sí le sucede al Golf IV. El coste de mantenimiento es similar en ambos casos. Eso sí, el corolla que me dices tampoco es un ejemplo de fiabilidad en el caso de montar el fatídico motor diésel D-4D.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche